<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Efraín “el Caimán” Sánchez, eterna gloria tricolor

  • Como reconocimiento a la historia que escribió Efraín Sánchez en el DIM, el club anunció ayer que le pondrá su nombre a los arcos de la sede de la institución en Llanogrande. FOTO ARCHIVO
    Como reconocimiento a la historia que escribió Efraín Sánchez en el DIM, el club anunció ayer que le pondrá su nombre a los arcos de la sede de la institución en Llanogrande. FOTO ARCHIVO
Por juan felipe zuleta valencia | Publicado el 17 de enero de 2020

Siempre que daba una entrevista, sobre todo en sus últimos años, remataba el diálogo agradeciendo que aún se acordaran de “un viejo como él”.

En realidad, de no ser por su impecable disposición con prensa y espectadores, y por su memoria prodigiosa que le permitía darse el lujo de contar anécdotas esenciales de su vida y del fútbol colombiano con inusitado detalle, buena parte de la historia del balompié nacional habría caído en el olvido.

Así era Efraín “el Caimán” Sánchez, arquero, entrenador y leyenda del fútbol patrio, quien falleció ayer en Bogotá, a los 93 años. Sánchez nació el 27 de febrero de 1926.

En 1948 se convirtió en el primer colombiano en jugar en el balompié argentino, pues tras una brillante actuación defendiendo el arco de la Selección Colombia en el Suramericano de 1947, el histórico delantero René Pontoni, ídolo de San Lorenzo, y quien presenció en vivo las actuaciones de Sánchez bajo los palos, lo recomendó a su equipo y este no dudó en ficharlo.

Cuando llegó a Buenos Aires los incisivos periodistas argentinos lo abordaron para saber más acerca de la exótica contratación del equipo de Boedo. “Soy de Barranquilla”, dijo con orgullo, según relatan cronistas e historiadores como Guillermo Ruiz, tras lo cual uno de los periodistas recordó la canción escrita por José Peñaranda, en 1926 “Se va el caimán, se va el caimán”.

“De Barranquilla nos envían al caimán”, escribió el cronista en su reseña.

Su ética inquebrantable y amor por el fútbol, sellos que marcaron su vida, lo hicieron partir de Argentina. “Ganaba bien, pero me mantenía en la banca. Además me pedían recomendar jugadores de allá para Colombia. Ninguna de las dos situaciones iban conmigo”, enfatizó entre risas en medio de un homenaje previo al Mundial de Brasil 2014, donde la Federación Colombiana de Fútbol reunió a varias glorias. Luego jugó para América, Cali, Junior, Santa Fe, Nacional y DIM, equipo al cual ayudó para lograr los títulos de 1955 y 1957.

La Copa Mundo

La cúspide la alcanzó en la década del 60 cuando ayudó a conducir a Colombia a su primer Mundial, en Chile 62.

Doce años después, el primer gran ídolo de la Tricolor asumió las riendas y condujo a la Selección hacia el subtítulo de Copa América en 1975, primer gran resultado del combinado patrio.

“El Caimán” no solo fue protagonista de estos dos hitos a nivel de resultados, sino que ayudó a gestar una mentalidad diferente en torno a la Selección. Hernando Tovar, uno de los cinco sobrevivientes del Mundial del 62, y quien fuera asistente de Sánchez 12 años después, recuerda el inestimable aporte del barranquillero. “El equipo que fue a esa Copa América estuvo rodeada de mucho profesionalismo. Él planificó de forma diferente a lo que se hacía hasta ese momento que era un tanto folclórico. Su rigor fue una ventana hacia años futuros”, recuerda Tovar.

Por eso su legado al fútbol nacional se ubica en lo más alto. En abril de 2018, “el Caimán” tuvo un emotivo diálogo con EL COLOMBIANO. En medio de este hizo una invitación y una súplica.

“Hago un llamado a la juventud para que vea entrevistas y videos que hay sobre nosotros y observe que éramos futbolistas humildes que teníamos hambre de triunfar. Esto despertará el sentimiento de pertenencia con el país”.

Y antes de agradecer por tener en cuenta a “un viejo”, dio cuenta de una “vida plena” y rogó que los compañeros que se adelantaron al encuentro con Dios” lo esperaran para “volver a jugar en la gloria eterna”.

Ídolo rojo, líder desde el arco y guía del fútbol colombiano

En 2013, Efraín Sánchez recibió un homenaje en medio del centenario del Independiente Medellín.
En 2013, Efraín Sánchez recibió un homenaje en medio del centenario del Independiente Medellín.
Su seguridad en el arco fue clave para que Colombia asistiera a su primer Mundial (Chile-62).
Su seguridad en el arco fue clave para que Colombia asistiera a su primer Mundial (Chile-62).
Dirigió a Colombia en el único subtítulo del país, hasta ahora, en Copa América (1975). Foto Archivo
Dirigió a Colombia en el único subtítulo del país, hasta ahora, en Copa América (1975). Foto Archivo

Contexto de la Noticia

EFRAÍN HIZO HISTORIA CON EL INDEPENDIENTE MEDELLÍN

Un trotamundos, así se puede denominar a Efraín Sánchez, quien tuvo su paso por Antioquia y vaya que dejó huella. En representación del Independiente Medellín quedó en la historia al salir campeón en 1955 y 1957, los dos primeros títulos del club. En esa primera conquista compartió con jugadores como Francisco Pacheco, Lauro Rodríguez, Lidoro Soria; Lorenzo Calonga, Pedro Retamozo; Orlando Larraz, René Seghini, Carlos Arango, Antonio Sacco, Valerio Delatour, Hernando Canino Caicedo, Álvaro Barreiro, Marcos Coll, Jorge Méndez, Iván Benítez, Felipe Marino, José Manuel Moreno, Alfonso Niño y Luis Alfonso Villegas. Según el libro ABC del Fútbol Colombiano, de Guillermo Ruiz Bonilla, Efraín también representó a Nacional, en 1958 y disputó 16 partidos. Con DIM participó en 188 duelos, entre 1954, 57, 60 y 62. Debutó como director técnico en esta institución en 1960.

de los 22 pioneros de 1962 ya van 17 fallecidos

Efraín “el Caimán” Sánchez fue el más veterano de los futbolistas colombianos participantes en el Mundial de Chile en 1962. Tras su fallecimiento, se suma a sus 16 compañeros que partieron con antelación.

El último en marcharse había sido el santandereano Germán Cuca Aceros (octubre de 2018), quien era la cuota goleadora de aquel equipo dirigido por el argentino Adolfo Pedernera, quien murió en 1995.

Mariano Klinger fue el primero de este grupo en fallecer tras un accidente de tránsito en 1975. Tenía 38 años. Le siguieron Ignacio Calle, Jaime González, Héctor ‘Canocho’ Echeverry, Cobo Zuluaga, Jaime Silva, Carlos Aponte, Óscar López, Ignacio Pérez, Antonio Rada, Marcos Coll, Luis Carlos Paz, Héctor González, Aníbal Álzate y Delio Gamboa.

Aún viven: Adelmo Vivas (85 años), Rolando Serrano (81), Hernando Tovar (81), Eusebio Escobar (83) y Jairo Arias (83).

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS