<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cuatro anécdotas para entender a Juanfer Quintero

  • Una vez debute en el Mundial de Clubes, Quintero completará cuatro certámenes mundialistas en su carrera: dos mundiales absolutos y uno juvenil, en todos anotó. FOTO afp
    Una vez debute en el Mundial de Clubes, Quintero completará cuatro certámenes mundialistas en su carrera: dos mundiales absolutos y uno juvenil, en todos anotó. FOTO afp
Publicado el 11 de diciembre de 2018

Juan Fernando Quintero Paniagua puede estar seguro de dos cosas: la primera, que las críticas que ha recibido son proporcionales a su talento. La segunda, que de no haber sufrido varios reveses en su carrera que lo sacaron de la zona de confort hoy engrosaría la extensa lista de volantes creativos colombianos que jamás lograron pasar las barreras del fútbol local y trascender en el plano internacional.

Hoy, el antioqueño de 25 años tiene un porvenir prometedor, pues tras la noche consagratoria en el Santiago Bernabéu, está a pocos días de marcar un hito difícil de replicar, ya que se convertiría en el primer jugador en disputar dos mundiales, Copa Libertadores, Champions League, Europa League, Mundial sub-20 y ahora Mundial de Clubes, torneo que será en Emiratos Árabes, desde mañana.

Argentina, a sus pies

Ayer, el mundo del fútbol en Argentina, prosiguió con su estela de elogios hacia el volante colombiano, el mismo que un amplio sector de la prensa criticó cuando llegó al equipo “millonario” por considerarlo poco apto para el ritmo del balompié gaucho.

“(Marcelo) Gallardo y su cuerpo técnico han sabido leer magistralmente los momentos en los que Quintero podía explotar sus condiciones. Estoy tan orgulloso de la capacidad de gestión de Gallardo como del talento y la personalidad del colombiano. El gol que marcó y el aporte que hizo es de jugadores excepcionales”, ponderó Enzo Francescolli, leyenda de River a la prensa internacional.

Para dimensionar la diferencia que marcó Juanfer en el segundo tiempo de la final copera, la prensa argentina se enfocó en reseñar la decisión del cuerpo técnico de River de incluir a Quintero como el as bajo la manga, en tanto que Guillermo Barros Schelotto, entrenador de Boca Juniors, desdeñó el talento de Edwin Cardona, a quien envió a la tribuna del Bernabéu a ver el partido mientras el cuadro xeneixe carecía de ideas para darle un vuelco a la final.

“Se equivocó Guillermo. Le faltó un mediocampista y dejó sobrepoblación de delanteros en la plantilla en un partido en el que las circunstancias llamaban a Edwin Cardona, rezagado en la tribuna. No es un superatleta como todos los jugadores, pero es, tal vez, el único que piensa, frena y halla los caminos. La vida le traerá revancha a Edwin”, escribió en su Instagram Agustín Riquelme, hijo del Juan Román, el máximo ídolo de Boca y el último gran creativo que produjo el balompié argentino y quien también había señalado la necesidad de que Cardona tuviera oportunidad en la final de Libertadores.

Esas críticas por la condición física de Cardona, que señaló el hijo de Riquelme, también han acompañado durante toda la carrera a Quintero y es ahí donde ha cimentado su mayor triunfo, pues como contarán cuatro técnicos que lo dirigieron y ayudaron a formar (ver recuadros), la personalidad y convicción de su talento fueron claves cuando la dinámica del fútbol actual amenazó una y otra vez con quitarle la ilusión de brillar.

Con sus 1,68 metros, su “tanque” pequeño pero su zurda única, Quintero ya entró en la historia grande de River. Quizás era el club internacional más indicado para que el oriundo de la Comuna 13 renaciera para este deporte. Una institución en la que nombres como Adolfo Pedernera, Ariel Ortega, Norberto Alonso, Pablo Aimar y tantos otros proclamaron que el talento está por encima de todo en el fútbol.

Un club que, de paso, en un país donde siempre primaron los fines más que las formas, nunca renunció al buen juego, aún cuando persistir con esta idea le costó títulos.

El Mundial, otra ilusión

River Plate llegará hoy con 23 jugadores a Emiratos Árabes Unidos para disputar el Mundial de Clubes, en el que hará su debut el 18 de diciembre.

Mañana arranca el torneo con el juego entre el Al-Ain, campéon de la Liga Árabe, y el Team Wellington, ganador de la confederación de Oceanía. El vencedor jugará el sábado ante el Esperance de Túnez, y de allí saldrá el rival de la banda cruzada. En la otra serie, Kashima Antlers se medirá ante Chivas de Guadalajara ese mismo sábado para definir el oponente de Real Madrid en la otra semifinal.

Contexto de la Noticia

de belÉn al bernabéu, el mismo juanfer

“Siendo un niño lo llevé a un partido de Liga en la categoría primera B, con jugadores de mayor rodaje y edad en la cancha de Belén. Íbamos perdiendo, y cuando voltié al banco lo vi mirándome y diciéndome ‘yo... yo’ (como diciéndome ‘meteme a mi’). Entonces lo mandé a la cancha. En minutos nos dio el resultado. Eso de ese día lo hizo en el Bernabéu cuando River perdía. Mirando al técnico y pidiendo entrar a la cancha. Ese ha sido Juanfer, un jugador con una personalidad la berraca. Solo una vez lo vi triste, fue en la cancha de El Dorado, lloró cuando Eduardo Lara lo sacó de la Selección juvenil por su talla. Creo que nos estamos desviando de lo que es el fútbol, porque él, con su 1,68 metros y sin tener el despliegue físico que piden, fue la figura de un juego de máxima élite”: Miguel Cadavid, primer entrenador que lo ascendió a jugar con mayores.

EL TEMOR NO LO identifica

“Recuerdo mucho cuando le fracturaron la tibia. Fue una jugada brutal y él era un niño de 17 años (en 2010), la cara de angustia en el momento que lo sacaron en camilla muestra el dolor que tuvo que soportar cuando tenía apenas minutos como profesional. Se demoró seis meses para volver a jugar y recuerdo que muchos hablábamos de la posibilidad de que no volviera a ser el mismo porque esas lesiones y más comenzando dejan muchas secuelas mentales. Hay decenas de casos de jugadores que no volvieron a recuperar la confianza. Pero él volvió incluso mucho más atrevido y confiado para encarar, para ir al frente, para proponer el uno contra uno. Y, personalmente, creo que esa situación lo ayudó a tener mucha más agilidad mental para jugar, para estar preparado para la siguiente jugada antes del rival”: Rubén Darío Bedoya, técnico suyo en Envigado.

el mismo gomoso que “robaba” uniformes

“El talento va por encima de cualquier cosa. Cada vez que él toca el balón nos recuerda esto a todos. Lo que hizo es la confirmación de lo que todos quienes hemos estado cerca de él hemos tenido certeza: su sensibilidad con la pelota, su capacidad, mental y su lectura de juego lo tienen destinado hacer cosas grandes en momentos cruciales: en los mundiales que disputó y ahora este título de Libertadores. Me gustó la respuesta que dio cuando le preguntaron que por qué creía que no era titular. Él dijo que cada jugador tenía un papel según el técnico y que su obligación era responder cuando lo llamaban.

Yo veo al mismo niño que se metía al camerino de Envigado a coger a escondidas uniformes para entrenar con los profesionales. Igual de gomoso, pero más consciente de lo que puede ofrecer”: John Hernández, preparador físico del Envigado.

“cero nervios, muchachos”

“Teníamos un partido de Libertadores en semana y debimos llevar el equipo alterno a jugar un clásico contra Millos en El Campín. El juego lo empezamos ganando 2-0 y ellos empataron antes de acabar el primer tiempo. Había mucha gente en el estadio y los jugadores entraron molestos por perder esa ventaja, algo que no ocurre a menudo y de visita en Bogotá. Entonces llega Quintero y dice, con esa irreverencia, algo así como: ‘cero nervios muchachos. Esto se resuelve’. Y se reía. Yo sabía que era un chico avispado pero no dejaba de ser curioso que con 18 años hablara así de fresco en un camerino como el de Nacional. Faltando 15 minutos para acabar el partido metió un golazo de tiro libre con el que ganamos. Hay jugadores que a pesar de ser talentosos no logran contagiar al resto del equipo, él lo logra”: Sachi Escobar, lo dirigió en Nacional.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS