<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Algo huele mal... ¿Qué sucede con el camerino de Nacional?

Desde hace un par de años las alarmas están encendidas, pero al parecer el tema de los jugadores que deberían salir del club sigue vigente.

  • En la imagen aparecen Jéfferson Duque y Dorlan Pabón durante una de las prácticas del club. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
    En la imagen aparecen Jéfferson Duque y Dorlan Pabón durante una de las prácticas del club. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
29 de febrero de 2024
bookmark

Aunque la mayor parte de la responsabilidad por la crisis deportiva que atraviesa Atlético Nacional es indudablemente de los directivos y de las directrices de los dueños, casi siempre la cuerda se ha roto por el lado de los técnicos. Sin embargo, también hay que analizar la responsabilidad de los jugadores y la convivencia en el vestuario.

De los cinco futbolistas que el técnico Paulo Autuori pidió la salida del club, después de lo sucedido en la recordada final de Liga con Millonarios el año pasado, aún permanecen dos en el camerino de Nacional: Dorlan Pabón y Jéfferson Duque. Mientras que salieron de la institución Yerson Candelo, Jarlan Barrera y Yéiler Góez.

Hay que recordar que ante la negativa de que salieran estos jugadores, Autuori terminó renunciando al equipo después de que en aquella final algunos futbolistas le impidieron hacer unos cambios y decidieron otros. Sin embargo, el técnico brasileño ya le venía haciendo un seguimiento al camerino y, desde antes, ya había hablado con los directivos de que no era prudente la continuidad de estos futbolistas, por eso le sorprendió mucho cuando renovaron a Dorlan. Desde ese momento empezaron las diferencias con los directivos.

Quisimos contactar al técnico Paulo Autuori para que nos aclarara más esa situación, pero manifestó que el salir a hablar en un momento como el que atraviesa Nacional sería considerado como un oportunismo y él nunca se ha comportado así. “No voy a hablar en este momento, tal vez cuando el equipo esté bien se podría reflexionar sobre algunas situaciones, pero en este momento no voy a hacerlo, jamás lo haría”, dijo.

Un futbolistas que prefirió el anonimato, pero que compartió vestuario con Duque y con Dorlan en Nacional, manifestó que ellos, junto a Candelo, armaban grupos. “Tenían un comportamiento dañino, tanto dentro como fuera del campo de juego, pero eran los primeros en alzar la voz a la hora de definir los premios, lo cual generaba resistencia entre otros compañeros. Tampoco se la llevan bien con muchos jóvenes”.

Así mismo, pudimos conocer que a futbolistas como Brahian Palacios y Óscar Perea se les señala de perder la humildad y cuando eso sucede en un camerino las cosas se ponen difíciles, como lo manifestó el exgerente y expresidente del club, Víctor Marulanda, en un diálogo con la Bitácora Verdolaga: “Cuando se pierde la humildad en un vestuario es muy complejo el tema, porque ahí hay normas que no se negocian por nada del mundo, eso es como en el hogar y hay que cumplir esas normas”.

Otra situación que demuestra que el camerino de Nacional no ha sido sano en los últimos tiempos fue la salida de Nelson Deossa. “Peleaba con sus compañeros, pocos lo aguantaban”, dijo otra fuente cercana al club.

Hoy, cuando está en el Pachuca mexicano, en sus redes sociales ha mandado ciertos dardos que irían dirigidos al portero Chipi Chipi Castillo, quien en una rueda de prensa dijo jocosamente que “la presión era para los frijoles”.

Esto se suma a la forma como han salido varios ídolos del club como Gio Moreno, Álex Mejía, Alexis Henríquez y Macnelly Torres, entre otros, de quienes se decía que su cercanía con la barra viciaba el ambiente del camerino.

Tampoco se envió una buena señal cuando hace poco Nacional enfrentó al Deportivo Cali y, en la imágenes de televisión, se vio que el saludo entre Jéfferson Duque y Alex Mejía fue frío, incluso a este último le tocó desmentir de que tuvieran una mala relación, pero como dicen por ahí: “una imagen vale más que mil palabras”.

También, el venezolano Eric Ramírez sembró dudas sobre lo que sucedía, porque en otra rueda de prensa aseguró que la gente decía que él no se la llevaba bien con Jéfferson Duque, pero que eso no era cierto y que tenían una muy buena relación. Sin embargo, muchos se preguntaron: ¿por qué si era así debía salir a desmentir una situación que no era cierta?

Lo cierto es que Dorlan y Duque no seguirían en el club cuando venzan su contrato a mediados de este año y ya se conoce que hay conversaciones avanzadas con el Envigado para que ellos lleguen al equipo naranja.

Por ahora, los directivos verdes, principales responsables del momento actual, deben actuar y sanear un camerino en el que algo huele mal y que podría condenar también al nuevo técnico, el uruguayo Pablo Repetto.

Así que es un momento para la reflexión, actuar con pinzas y tomar decisiones con tacto.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD