<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Superación y esfuerzos bien recompensados

  • La vida de Germán Gómez transcurre entre tableros, flechas y arcos.
    La vida de Germán Gómez transcurre entre tableros, flechas y arcos.
  • Laura Bedoya, la referente y capitana de la Selección Antioquia de fútbol de salón con discapacidad auditiva.
    Laura Bedoya, la referente y capitana de la Selección Antioquia de fútbol de salón con discapacidad auditiva.
  • Jacobo Cardona no era una promesa sino una realidad en el boccia.
    Jacobo Cardona no era una promesa sino una realidad en el boccia.
  • Luis Eduardo Rojas Osorno nada desde los 10 años, cuando conoció el polo acuático.
    Luis Eduardo Rojas Osorno nada desde los 10 años, cuando conoció el polo acuático.
  • A Nelson Serna lo “arrastró” su hermano Elkin al atletismo, pero hace diez años llegó al ciclismo.
    A Nelson Serna lo “arrastró” su hermano Elkin al atletismo, pero hace diez años llegó al ciclismo.
Publicado el 06 de febrero de 2017

Los deportistas paralímpicos son auténticos ejemplos de superación y esfuerzo. Su tenacidad y sacrificio está a prueba de todo y de todos.

Aunque la vida les puso retos y les demostró que no todo es bello, ellos eligieron seguir adelante, vencer sus límites y derribar, entre otras cosas, la barrera de la discriminación y la creencia popular del “no se puede”.

Así quedó demostrado en Río, el año pasado, cuando 39 deportistas paralímpicos colombianos superaron todas las expectativas que se tenían desde el Comité Paralímpico: esperaban cinco medallas y llegaron 17, una muestra de la determinación y la voluntad de ratificar que no hay imposibles. “Para ellos la frase no se puede, no existe”, cuenta Germán Naranjo, guía del medallista Elkin Serna.

Los medallistas de Río son solo la cara visible del paralimpismo colombiano, que en Antioquia, por ejemplo, está lleno de talentos que ven en el deporte una nueva oportunidad para creer.

Ese es el caso de Nelson, Germán, Luis Eduardo, Laura y Jacobo, cinco atletas paisas que no se dejan vencer por las dificultades y por el contrario, hallaron en el deporte su razón de ser.

Contexto de la Noticia

Nelson, en bielas hasta el podio

A Nelson Serna lo “arrastró” su hermano Elkin al atletismo. Pero las recurrentes lesiones lo hicieron cambiar de disciplina. Hace diez años llegó al ciclismo. Al comienzo dudó, pues pensó que su discapacidad -baja visión- no le permitiría triunfar en esta práctica. Pero su deseo de superarse y su autonomía a la hora de pedalear lo han hecho ubicarse en lo más alto del podio.

Licenciado en Educación Física y Deporte de la U. de A., es bicampeón en Juegos Paranacionales y Parapanamericanos de pista y ruta, modalidad tándem (bicicleta para dos personas). Marlon Pérez, campeón mundial juvenil de pista, es su guía. Con él comparte la idea de: ser medallísta paralímpico y mundial.

Germán da en el blanco del éxito

Desde hace dos años y medio la vida de Germán Gómez transcurre entre tableros, flechas y arcos. Su vida es el tiro con arco, el deporte que le dio una razón para seguir luchando luego de que asaltantes le dispararan en la espalda tras oponerse al robo de su moto.

Germán se negó a dejarse vencer por la amargura de saber que jamás iba a volver a caminar. Por el contrario, encontró en su puntería el sentido de vida. Este antioqueño, de 49 años, logró ser el primer arquero colombiano en unos Juegos Paralímpicos, al clasificarse a Río-2016, donde logró el decimosexto lugar entre 42 deportistas de diferentes partes del mundo. El sueño de foguearse y medirse con los mejores se cumplió. Ahora, con más visión y experiencia, por lo vivido en las justas brasileñas, promete subirse al podio en Tokio-2020, su siguiente reto.

Jacobo, una realidad en el Boccia

Cuatro meses fueron suficientes para saber que Jacobo Cardona no era una promesa sino una realidad en el boccia. Preocupados de ver que su hijo de 13 años, con parálisis cerebral, ya no disfrutaba sus fisioterapias, Edwin y Nidia encontraron en este deporte una forma recreativa de estimularlo y, así, mejorar su calidad de vida. Pero también descubrieron el gran talento que tenía para esta disciplina de estrategia y precisión.

Aunque sus habilidades eran evidentes y Antioquia quería tenerlo en la Selección que participó en el pasado Nacional que se celebró en Medellín, Jacobo no pudo debutar porque no tenía la edad mínima para competir -en ese entonces 12 años-. Sin embargo, su destreza llamó la atención de la Federación Colombiana de Deportistas con Parálisis Cerebral y tras un par de evaluaciones, lo incluyeron en el equipo nacional.

Laura le anota goles al silencio

Pudo ser una gran baloncestista; su altura le favorecía. Pero no, ella eligió patear un balón y ser futbolista. Esa es Laura Bedoya, la referente y capitana de la Selección Antioquia de fútbol de salón con discapacidad auditiva, una líder innata y ejemplo para sus compañeras, con las que celebra gritos de gol en silencio.

Desde que llegó al deporte en 2009, solo ha cosechado triunfos vestida de verde y blanco. Con su ‘combo’ de amigas ya se colgó una medalla de oro y una de plata en 2014 y 2015, respectivamente, en los clasificatorios a Juegos Paranacionales y cuando el fútbol de salón femenino fue incluido oficialmente en esta competencia se trajeron el oro a casa dos años atrás. Ahora van por su primer reto internacional que es representar a Colombia en los Parapanamericanos de la Juventud 2017 en Sao Paulo, Brasil.

Luis Eduardo goza de una vida bajo el agua

De los 46 años que tiene, Luis Eduardo Rojas Osorno ha pasado 36 bajo el agua. Nada desde los 10 años, cuando conoció el polo acuático, disciplina en la que fue campeón centroamericano con Colombia en 1989. Seis años después un accidente, mientras estaba en la isla de San Andrés, le produjo una elongación medular que, por poco, acaba con su sueño de desfilar representando a Colombia en unos Juegos Paralímpicos. Su discapacidad -cuadriplejia- no le impidió vivir lo que siempre quiso. Primero compitió en Londres-2012 y luego en Río-2016, donde obtuvo tres diplomas (50 y 100 metros espalda), distinciones que atribuye al “poder de un propósito”: superarse cada día más. Dueño de 4 récords continentales (50 espalda, 1.38; 100 espalda, 3.34; 200 libres, 7.50 y 50 libres, 1.41), le imprime ese carácter de superación.

Maritza y Yesenia

Este artículo se publicó en el aniversario 105 de EL COLOMBIANO, con Maritza Arango y Yesenia Restrepo como directoras invitadas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección