<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Un café en Junín inspiró el sabor de Colcafé

La empresa, que hace parte del Negocio de Cafés de Nutresa, lleva 72 años en el mercado.

  • Un café en Junín inspiró el sabor de Colcafé
  • Un café en Junín inspiró el sabor de Colcafé
Publicado el 27 de noviembre de 2022

Hablar de la historia de la Industria Colombiana de Café, Colcafé, es también hablar de la historia de Medellín porque fue en una de las esquinas más emblemáticas de la calle Junín –en el centro de la ciudad– donde el ahora Negocio de Cafés del Grupo Nutresa comenzó.

Corría la década de 1920 y en Medellín, los intelectuales adoptaron como refugio para sus ideas el tradicional Café La Bastilla, un lugar que Hipólito Londoño Mesa abrió en el corazón de la ciudad inspirado en los lugares de tertulias que visitó en sus viajes por Europa. Pero su visión de negocio no llegó hasta ahí. “Polito” se aventuró a emprender la Fábrica La Bastilla, una tostadora que con el tiempo se convirtió en líder de la producción del café tostado y molido del departamento.

Años más tarde, en 1950, varios de esos intelectuales que frecuentaban la famosa esquina de Junín, en un intento por comercializar de forma masiva el grano que se tostaba en La Bastilla, fusionaron varias compañías de chocolate para crear la Industria Colombiana de Café, que tuvo su primera sede en Bogotá, pero que diez años después, en 1960, trasladó su centro de operaciones a Medellín con la construcción de la primera planta de producción de café soluble –instantáneo–.

El Barrigón revolucionó el mercado

Bajo la gerencia de Fabio Rico Calle y el talento del ingeniero Jairo Velásquez, Colcafé se asestó su primer gran éxito en el mercado: la presentación del primer Colcafé soluble, de 170 gramos, presentado en un tarro de lata que fue llamado “El barrigón”, que además fue el protagonista del primer comercial de la compañía.

Pero además de asumir el liderazgo en el mercado local, “El Barrigón” se encargó de abrir fronteras para el sabor de Colcafé y fue en 1961 cuando la marca realizó su primera exportación a Japón.

Desde entonces la compañía se apuntó una serie de éxitos: en 1964 inició la producción de Café Sello Rojo en una nueva planta con sede en Bogotá y cuatro años después, en 1969, se hizo dueña de Fábrica La Bastilla, la tostadora que los inspiró.

Una década fue suficiente para que Colcafé conquistara el mercado asiático y le mostrara al mundo a qué sabía Colombia.

Fue esa primera ventana internacional, junto a la bonanza cafetera, las que hicieron despegar a Colcafé, que con la llegada de Santiago Londoño White a la presidencia de la compañía en 1979 y su relevo, Darío Montoya Londoño, en 1981, triplicaron la producción de café soluble y abrieron, por fin, los mercados de Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y Alemania.

Años más tarde, con las nuevas plantas de producción de café soluble en Santa Marta y Medellín; el desarrollo de las líneas granuladas y descafeinados; y la exportación del producto molido, Colcafé celebró sus 50 años metiéndose, coincidencialmente, en el mercado de igual número de países.

Crecimiento internacional

Con la creación del Grupo Nutresa (2011), en el que Colcafé pasó a ser parte de la división de Negocios de Cafés, la compañía experimentó un crecimiento vertiginoso que los llevó a invertir fuera de las fronteras colombianas y en el primer continente que los acogió: Asia, donde adquirieron la planta Dann Kaffe, en Johor Barú, Malasia.

Después vinieron los contratos para ser proveedores de grandes marcas como Starbucks en América Latina (2013) y Walmart (2014) eso sí, sin descuidar el negocio local en el que incursionaron en los cafés especiales con Matiz y las Cápsulas Express Nutresa (2016).

El último y más reciente hito en el camino de la internacionalización de la compañía se dio hace tres años, en 2019, con la adquisición de Cameron’s Coffee en Shakopee, Minnesota (Estados Unidos), que los consolidó como un importante jugador de la industria del café a nivel global, todo, teniendo como raíz y base a Medellín

$1,88

Contexto de la Noticia

El hombre detrás
del negocio del café soluble

Fue el primer empresario que gerenció Colcafé entre 1959 y 1979. Junto a Samuel Muñoz y Jairo Velásquez, impulsaron la instalación de la planta de extracción y torre de Secado en la fábrica de Medellín para producir café soluble. También fue presidente de la Compañía Nacional de Chocolates y subgerente de Empresas Públicas de Medellín.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección