<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Seba Seba: este bizcocho era la receta de una abuela

La familia Velásquez industrializó la receta secreta de su abuela, que llegó hasta EE.UU. y Canadá.

  • Seba Seba tomó fuerza en las estantería de Mercado Madrid y se extendió hasta las tiendas de barrio, minimercados y supermercados, así como las grandes superficies. FOTO CORTESÍA
    Seba Seba tomó fuerza en las estantería de Mercado Madrid y se extendió hasta las tiendas de barrio, minimercados y supermercados, así como las grandes superficies. FOTO CORTESÍA
09 de diciembre de 2022
bookmark

Las hermanas Gilma y Olga Lucía Velásquez se trazaron, en 1987, la meta de emprender en el mercado alimenticio con un producto de panadería nuevo y único en su textura, calidad y sabor, que les permitiera conquistar el paladar de los antioqueños.

Con ese propósito entre ceja y ceja, a las hermanas Velásquez se les ocurrió compartir con el mundo la receta de bizcochos caseros de su abuela y así sacaron al mercado hace 35 años sus ‘bizcochitos aliñados’, un producto que marcaría liderazgo en el ámbito de la panadería industrial.

Según cuenta Olga Lucía, gerente de Seba Seba, su empresa familiar creada en el municipio de Itagüí, al sur del Valle de Aburrá, se afianzó no solo por la calidad de sus productos, sino también por la autenticidad de su nombre, pues decidieron bautizarla “Seba Seba” porque sus clientes les decían que sus bizcochos “son tan ricos que uno se ceba”.

Al saber que los consumidores se quedaban “cebados” cuando probaban sus bizcochos, se les ocurrió adoptar ese término que se le da a la acción de “probar algo y no querer parar de comerlo”. Así fue como decidieron honrar a sus clientes con un nombre que hiciera alusión al que consideraron que fue el sentimiento que describía lo mejor de sus productos.

“En el año 1988 Seba Seba se formalizó como empresa. Empezamos laborando mi hermana Gilma y yo, con la ayuda de mi madre. Este producto (el bizcochito) es una receta de familia, de la abuela. El logotipo y el empaque se han conservado desde la época, con unas pequeñas mejoras que le hemos hecho a la presentación para irla modernizando”, aseguró la Gerente.

Seba Seba se consolidó como una tradición de los hogares antioqueños gracias al impulso de Antonio Madrid, quien es considerado por la familia Velásquez como uno de los primeros padrinos de este emprendimiento, ya que fue un puente en materia de distribución a través de Mercado Madrid, su empresa familiar. “Don Antonio Madrid nos ayudó mucho en saber hacer las cosas, en cómo entrar a los supermercados”, contó Olga Lucía.

Gracias a ese primer espaldarazo, este producto familiar se extendió hasta las estanterías de las tiendas de barrio, los minimercados y supermercados, así como las grandes superficies. Esto permitió que Seba Seba diversificara su portafolio de productos de panadería, repostería y refrigerios.

En los 35 años que lleva en mercado, la empresa sumó un total de 50 empleados y desarrolló una línea de más de 15 productos, entre los que se destacan las tostadas, caladitos clásicos, pandeyucas, y además “modernizaron” su producto estrella, pues ahora también ofrecen bizcochitos con chía, quinua y sal marina.

La calidad y popularidad de estos productos antioqueños también le permitieron sobrepasar fronteras para llegar a los mercados de Estados Unidos y Canadá. “El mercado de Estados Unidos ha sido supremamente constante para Seba Seba. Para nosotros es un orgullo cuando vamos a lugares como Nueva York y Nueva Jersey y vemos nuestros productos. Es un gran honor porque se trata del trabajo de los colombianos, de nuestro pueblo”, apuntó Olga Lucía.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD