<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Adopta un escritor de la Fiesta del Libro
  • Adopta un escritor de la Fiesta del Libro | La idea con el programa es que la Fiesta del Libro sirva para acercar más la literatura a las aulas de clase. FOTO CORTESÍA
    Adopta un escritor de la Fiesta del Libro | La idea con el programa es que la Fiesta del Libro sirva para acercar más la literatura a las aulas de clase. FOTO CORTESÍA
Por MÓNICA QUINTERO RESTREPO | Publicado el 13 de julio de 2013

Ese personaje tiene un nombre y una vida. No a todos les pasa lo mismo, porque depende del que escribe, pero eso se sabe cuando se pasa de la primera página y de la veinte y de la última. Eso se sabe cuando se lee el libro.

No es lo mismo que ese escritor esté al frente de una audiencia y se levante la mano, sin temblar, para preguntarle por los protagonistas de la historia, los hechos o las motivaciones y que el escritor responda.

Juan Diego Mejía, el escritor y director de la Fiesta del Libro lo vivió en México, en la Feria del Libro de Guadalajara. Esos niños, que no lo habían visto nunca, hasta lo dibujaron. Entonces se le ocurrió que se podría hacer en Medellín. Adopta un autor es la propuesta, a la manera de aquí. "Consiste —explica él— en que a la venida de un invitado, se anticipa una preparación con el público que lo va a recibir".

Esta primera vez es piloto y un trabajo conjunto entre la Fiesta y la Secretaría de Educación. Eligieron 30 instituciones educativas y ocho bibliotecas, con jóvenes de colegio, y les van a dar a herramientas teóricas y prácticas a los profesores y a los promotores de lectura, para que trabajen con ellos un autor desde su obra y su vida. "Reconocerlo incluso como ser humano. Le podrán hasta preguntar si ha pasado días sin bañarse", cuenta Marcela Velásquez, la tallerista. La idea es que preparen el encuentro a través de talleres para que puedan conversar y, si se les ocurre, hasta montar una obra de teatro o escribir su propia historia.

"Es conocer y apropiarse de ese personaje, porque cuando uno lo conoce, lo va a acompañar para siempre", señala Martha Ramírez, coordinadora de bibliotecas de la Secretaría de Educación.

La Fiesta tiene entre sus estrategias el fomento a la lectura, pero, dice Liliana Echavarría, jefe de públicos dirigidos, no es algo literal, que les permita saber si se están leyendo las obras. Adopta un autor permite no tener dudas.

El libro se lee, por gusto, porque no obligarán a los jóvenes. "No se trata de hacer un adoctrinamiento y de decir que el que lee no sirve o al revés, sino decirles que a la dureza de la vida se le puede adicionar ese disfrute de la lectura, que la lectura cambia el chip de la vida", precisa Juan Diego.

Detrás hay un sueño. La cotidianidad. Adoptar un autor, sin importar la edad, el colegio o el trabajo, por sí mismo.