<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Alta votación disparó las expectativas
Por ALFREDO MEZA | Publicado el 07 de octubre de 2012
En una jornada tranquila, cargada de optimismo y con una asistencia que analistas calificaron de “magnífica” y “abrumadora”, millones de venezolanos madrugaron a las urnas para elegir el rumbo de su país entre el socialismo sin retorno promulgado por el presidente Hugo Chávez , y la opción moderada que encarna el joven gobernador opositor Henrique Capriles Radonsky .

Fue tal la asistencia en los 13.810 colegios electorales dispuestos, que los analistas pronosticaron una participación superior a las elecciones presidenciales de 2006, cuando se abstuvo un 25,3 por ciento del padrón electoral.

Hubo personas que hicieron fila desde la madrugada, a la espera de que comenzara el proceso. A media mañana, las filas se contaban por cuadras.

Por esa razón, a la una y media de la tarde el Consejo Nacional Electoral dio la orden de aligerar el proceso. Fue poco después de que el presidente Hugo Chávez , acompañado de su familia, votara en el populoso sector del 23 de Enero, a pocas cuadras del palacio de Miraflores y reconociera que las esperas eran largas.

El aspirante opositor ejerció su derecho al voto en la urbanización caraqueña de clase alta Las Mercedes y aseguró que la decisión de los electores “es palabra sagrada”.

El CNE insistió ayer en que el primer boletín sería dado a conocer cuando los resultados sean irreversibles, y la experiencia de comicios pasados sugirió que eso no sería antes de la medianoche. Ayer, a la hora del cierre de esta edición, el CNE no había reportado resultados.

Tensión creciente
La lentitud aumentó la tensión en este polarizado país a medida que transcurrían las horas. En Petare, el barrio más grande de Caracas, donde gobierna la oposición, Zaida González , una morena enjuta, daba órdenes a un grupo de motorizados que esperaban para buscar a los potenciales votantes chavistas. Zaida era la coordinadora de la movilización en el sector El Carmen, ubicado en una colina escarpada de Petare.

Allí, cada militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) era responsable del voto de diez compañeros. Zaida lucía tranquila porque, dijo, “había llamado a sus votantes y todos habían cumplido con su deber”. Pero cuando le pregunté si estaba segura de la victoria del comandante-presidente, lanzó un suspiro y, señalando a una casa frente al otro lado de la acera, dijo: “La cosa está ruda. Ellos (la oposición) han movido hasta el gato”.

Migdalia Arteaga , coordinadora general del centro opositor electoral Julio Calcaño, tenía razones para estar contenta. Cuando empezó la jornada no tenían cómo movilizar al electorado desde sus casas hasta el colegio electoral. Pero en la mañana había conseguido un vehículo y se mostraba feliz.

Fue una fiesta electoral en todo sentido y nadie se la quiso perder. En Prados del Este, al sureste de Caracas, donde residen familias de clase media alta, llegaban ancianos con salud precaria dispuestos a sufragar.

Los venezolanos que residen en el sur de la Florida viajaron hasta New Orleans, en el estado de Louisiana, para ejercer su derecho, debido al cierre del consulado.

Esa masiva participación fue resaltada por el vicepresidente Elías Jaua en exclusiva para EL COLOMBIANO. “Nuestra democracia no es un cascarón vacío y la gran cantidad de gente es prueba de que en Venezuela reina la democracia”.