<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Baja inflación deja dudas sobre el ritmo de la actividad económica
Por JUAN FELIPE SIERRA SUÁREZ | Publicado el 06 de noviembre de 2013
Hasta los mismos analistas se sorprendieron con el dato de inflación alcanzado para octubre de 2013, el cual se dio a conocer el martes y se convirtió en el más bajo en la última década, al ubicarse en -0,26 por ciento.

Para entender si esta cifra es del todo buena o perjudicial para el bolsillo de los consumidores, en una suerte de claro oscuro, este diario habló con analistas sobre el fenómeno macroeconómico que podría ser visto como una excelente noticia, pero tiene sus bemoles.

"Lo de la repercusión inmediata en el bolsillo de la gente es difícil de establecer en el corto plazo, pero sí soy aguafiestas con el Gobierno porque datos tan bajos son perjudiciales para la economía. Así lo aprendimos de la reciente crisis global, se necesita tener un colchón de inflación. En E.U. tenían tasas del 2 por ciento, como Colombia ahora, pero cuando llegaron los malos tiempos, el Banco Central se quedó sin margen de maniobra para bajar las tasas porque pronto llegó a cero y la economía no respondió", dijo a este diario el profesor de economía de la U. de los Andes, Marc Hoffsteter.

Otra crítica que el experto hace es que ni el Gobierno Nacional ni el Banco de la República están preocupados con una inflación por debajo de dos por ciento durante casi un año. "Eso es grave y necesitamos que envíen señales al mercado al respecto", agregó Hoffsteter.

Por su parte, Roberto Steiner, investigador asociado de Fedesarrollo, dijo que con este dato la credibilidad del Emisor se puede comprometer porque no cumple con la meta establecida. "Preocupa que la inflación anual de octubre esté por debajo del rango meta que es 2 al 4 por ciento, con punto medio en 3, cuando en realidad se ubicó en 1,8 por ciento, inferior incluso a la parte baja del rango meta".

Para el experto, esta no fue una buena noticia, como tampoco lo hubiera sido que la inflación estuviese ligeramente por encima del rango meta (digamos en 4,2 por ciento). Porque lo fundamental en un esquema de inflación es la credibilidad, y esta se puede comprometer cuando no se cumple con la meta establecida.

Indicó además que la inflación termina siendo un termómetro de la capacidad instalada del país y refleja que las empresas no están produciendo con todo su potencial, sino a media marcha.