<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Cali y Cúcuta jugaron sin emoción
Colprensa | Publicado el 11 de abril de 2009

Lo que se venía viendo claramente desde hace rato, se ratificó una vez más este sábado en la noche en el Pascual Guerrero: el Cali está divorciado de su mejor fútbol y continúa en un preocupante bache que ya alarma a sus aficionados.

Frente al Cúcuta otra vez se vio un equipo plano. De nuevo apareció un Cali sin ideas. Una vez más se evidenció la falta de un libreto preciso. Como ha sucedido en los últimos partidos, los hombres del ‘Cheché’ siguen sin brújula, jugando a lo que salga.

Todo eso tiene que hacer prender ya las alarmas. Y más, cuando las estadísticas indican que el Cali llegó a cuatro partidos sin conocer la derrota. Su última gran alegría fue a mediados de mayo, cuando venció por la mínima diferencia al Quindío, en Armenia.

El encuentro de este sábado en la noche salió incluso como se esperaba: trabado, poco claro y sin opciones de gol. Frente a frente estaban dos técnicos que se conocen muy bien. El visitante, Jorge Luis Pinto, meticuloso, priorizando más el orden y el trabajo defensivo. Y el local, ‘Cheché’ Hernández, casi por la misma línea, aunque sobre el final decidió arriesgar un poco más con los ingresos de Carrillo, Batalla y Jarol Herrera.

Las opciones más claras de gol se presentaron a los 54 y 93 minutos con los cabezazos de Édgar Zapata y Sergio Herrera, aunque a los 85 hubo un remate de Pablo Batalla que besó el vertical derecho del arco defendido por Leandro Castellanos.

El visitante controló durante muchos pasajes el balón, pero no le alcanzó para arrimarse con peligro a los predios de Sebastián Blázquez.

El balance final fue satisfactorio para el Cúcuta, que se llevó un pinto del Pascual. Y malo para el Cali, que hace rato se olvidó de sumar de a tres, como debe ser, y que para preocupación de su afición viene mostrando un fútbol demasiado plano y falto de jerarquía.