<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El dengue acentúa su incidencia en la región

  • FOTO: EFE
    FOTO: EFE
Publicado el 15 de febrero de 2020
Infografía
El dengue acentúa su incidencia en la región
1 %

de los casos de dengue en Colombia son graves: Instituto Nacional de Salud.

en definitiva

El dengue es una enfermedad que preocupa en América. El número de casos que se presentaron en 2019 evidencia la necesidad de actuar para combatir al mosquito transmisor.

El 2019 cerró con más de 3 millones de casos de dengue en Latinoamérica. Así lo dio a conocer esta semana la Organización Panamericana de la Salud, una enfermedad que con la epidemia actual superó la crisis de 2015 en la que hubo 2,4 millones de reportes en la región

Para 2015 hubo 1.400 decesos, mientras que la data de 2019 asciende hasta los 1.538. No obstante, la proporción de víctimas mortales está por debajo del 1 %. No hay un país en la zona que esté libre de infectados. Solo Brasil tiene 2,2 millones de casos, México alcanza 268 mil y Colombia cerca de 127 mil (ver Infografía).

Ni el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ni la primera dama, Silvana López, quedaron exentos del dengue. Además en la capital, Asunción, las empresas de transporte tuvieron que desinfectar 800 buses para prevenir la proliferación del mosquito transmisor.

Mientras en Asia y algunas partes de Europa la alerta está por el coronavirus, una neumonía de la que van más de 49.000 casos y 1.400 decesos en 25 países; o en África, la alarma la enciende la epidemia de ébola en República Democrática del Congo que suma 3.400 personas contagiadas, de las que 2.253 han fallecido. En América hay que estar atentos al dengue.

Una amenaza real

Fernanda Gutiérrez, médica viróloga de la U. Javeriana, afirma que el dengue “es un problema al que tenemos que ponerle atención. El coronavirus genera una alerta mediática, pero lo que tiene que preocuparnos es el virus y el mosquito que lo genera”. Y es que estos son el problema de la expansión de la enfermedad.

Resisten a climas cálidos, permanecen en ambientes con aguas limpias como un simple balde o una lavadora, pueden aparecer en charcos de agua en la calle después de una llovizna, o en los lavaderos de autos. No hay una vacuna para prevenir la incidencia de la enfermedad y así uno de los pocos caminos que queda es eludir que sus transmisores se sigan reproduciendo a través de fumigaciones.

Solo en Paraguay, en 2020, van 4.255 casos confirmados y 85.000 notificaciones de sospechosos, según el Departamento de Vigilancia de la Salud. En Bolivia, son cerca de 4.200 confirmados y 17.000 sospechosos, de acuerdo con el Ministerio de Salud. En Colombia, el Gobierno ha notificado 12.217 casos, con mayor incidencia en Tolima, Valle del Cauca, Cali, Cesar, Huila, Santander y Meta.

Ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que, aunque la región está saliendo de un año epidémico, en 2020 todavía puede darse una alta incidencia de casos de dengue. La clave para que no se siga expandiendo, dicen expertos como la viróloga Gutiérrez, es el manejo del mosquito, una tarea que se hace a través de fumigaciones en la mayoría de los casos.

Medellín tendría la fórmula

Iván Darío Vélez, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales de la Universidad de Antioquia, conoce bien el dengue. A su mando está la biofábrica de mosquitos, un laboratorio que puede producir hasta 20 millones semanalmente, que son liberados en zonas de estudio del Valle de Aburrá para que los insectos sanos se apareen con los infectados y las futuras crías no lo transmitan.

Vélez está convencido de que esa estrategia que se ha implementado en Bello, Medellín y Sabaneta fue la que permitió que el Área Metropolitana no tuviera alerta por reportes de dengue en 2019. Sin embargo, en Antioquia este año van 475 casos según la Secretaría de Salud departamental. En Medellín, por su parte, fueron notificado 157, pero dicha Secretaría reportó el pasado 5 de febrero que no “es preocupante”.

“Lo que llevó a que no tuviéramos una sola semana de alarma es el control biológico. Está demostrado que la fumigación no es suficiente”, considera Vélez. La alarma por el dengue está encendida y reportes de países de la región evidencian que el mosquito transmisor va ganando terreno en una batalla con un viejo enemigo que científicos y gobiernos comenzaron a librar.

Contexto de la Noticia

Paréntesis identifique cómo es el dengue

Los síntomas son fiebres altas, de más de 40 grados, sarpullido y dolor muscular en todo el cuerpo, una característica que le valió el apodo de “enfermedad rompe huesos”. También puede presentarse dolor abdominal, náuseas y sangrado por la nariz. Se transmite a través de la picadura de un mosquito y el clima incide en el ciclo de vida de este. Con mucho calor se desarrolla mas rápido, cuando llueve se forman lagunas y ahí se cría. Expertos indican que las mejores formas de controlarlo son las fumigaciones o llevando mosquitos sanos al ambiente para que se apareen con estos y se generen crías sanas.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección