<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las 59 vidas colombianas que Maduro tiene presas

  • EL COLOMBIANO habló con familiares de los 59 nacionales detenidos arbitrariamente hace 28 meses en una comisaría en La Yaguara, en Caracas, acusados de ser paramilitares. Denuncian violaciones al debido proceso. Esta es la historia. ilustración Elena Ospina
    EL COLOMBIANO habló con familiares de los 59 nacionales detenidos arbitrariamente hace 28 meses en una comisaría en La Yaguara, en Caracas, acusados de ser paramilitares. Denuncian violaciones al debido proceso. Esta es la historia. ilustración Elena Ospina
JULIANA GIL GUTIÉRREZ | Publicado el 29 de diciembre de 2018
Infografía
Las 59 vidas colombianas que Maduro tiene presas
en definitiva

Venezuela ha violado los derechos del grupo de colombianos presos en la comisaría de La Yaguara desde hace 28 meses. Organismos internacionales y el gobierno esperan su liberación.

Paramilitar. Esa fue la acusación que le hicieron al esposo de Cecilia* cuando él, asegura, ni siquiera había empuñado un arma. Salió de su casa en Caracas rumbo a la barbería el viernes 2 de septiembre de 2016 y la Policía Nacional de Venezuela lo detuvo para una requisa.

(Lea aquí ONU exige liberar a 59 colombianos retenidos en Venezuela)

“Los papeles, los papeles”, le dijeron los uniformados. Él, un hombre que había migrado de Colombia a Venezuela diez años atrás para trabajar –en aquella época en que los colombianos partían al vecino país para buscar las oportunidades que acá escaseaban– sacó de su bolsillo su cédula colombiana ante la falta de documentos venezolanos. Como respuesta, lo montaron a una patrulla y se lo llevaron.

Esa historia se repitió 92 veces entre finales de agosto y comienzos de septiembre de ese año como resultado de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) por estar, supuestamente, indocumentados. ¿Casualidad? El primero de septiembre de ese año durante una alocución del presidente Nicolás Maduro el mandatario anunció la detención de un grupo de paramilitares colombianos que, según él, estaban en un campamento.

“En el marco de la OLP hemos capturado a 92 colombianos en un campamento paramilitar a 500 metros de Miraflores. Además, hemos detenido a varios dirigentes de la oposición. Tenían un plan violento conjunto para acabar con el gobierno”, señaló Maduro, con dos micrófonos en frente suyo, vistiendo un abrigo rojo, el color de la Revolución Bolivariana, y con un público de chavistas que ondeaban sus banderas, de este mismo tono, como símbolo de apoyo a las declaraciones del mandatario, quien es acusado de represión.

(Lea aquí El grito de los presos políticos en Venezuela)

Todo comenzó porque estaban “indocumentados” caminando por las calles de Caracas, donde vivían desde años atrás, y terminó en una celda en la comisaría de la Policía en La Yaguara, donde ajustan dos años y cuatro meses presos sin el debido proceso, pruebas en su contra, un lugar de detención indigno y sin garantías, tal como lo han denunciado sus familiares y organizaciones de Derechos Humanos.

Cecilia, madre de familia y esposa de uno de los presos, asegura que “han violado todos los derechos de los reos. No han dejado entrar a los abogados ni al consulado a las audiencias”.

Colombiano, no paramilitar

El supuesto clan paramilitar de Maduro es el mismo grupo de colombianos detenidos por no portar una nacionalidad venezolana, víctimas de un proceso irregular.

Cecilia se enteró de la situación ese mismo día, cuando un muchacho del barrio le contó que habían “agarrado” a su esposo y que sería deportado. Entonces, llamó a su suegra para pedirle que estuviera pendiente de enviarle los tiquetes de Cúcuta a Cartagena –porque la mayoría de los presos son de la costa– y ambas se quedaron esperando a que quedara en libertad: no fue liberado y menos deportado.

“Todos tienen historias diferentes. Venían desde sus casas en Caracas y los detienen por no tener documentos. Armaron un grupo de 92 porque Maduro dijo que tenía 92 paramilitares colombianos y quisieron reunir a este número indocumentados para hacerlos pasar como tal”, contó a EL COLOMBIANO una periodista venezolana.

Cerca de un mes después de la detención, ya en La Yaguara, se enteraron de que los cargos en su contra eran de paramilitarismo. Junto a ellos estaban 90 colombianos más, de los que quedan 59 porque 22 se escaparon, 7 fueron retirados por enfermedades graves y 4 recibieron medidas especiales por condiciones humanitarias (ver gráfico), según reseñó el periódico El Nacional.

(Lea aquí Los presos políticos venezolanos gritan a través del arte)

Allí están recluidos en una habitación que funcionaba como dormitorio para policías. No hay baños ni servicio de agua potable, deben orinar en baldes, duermen en camas individuales separadas por telas que hacen las veces de cortinas, solo les dan una comida al día, muchas veces en estado de descomposición y con gusanos, y a falta de electricidad dependen de la luz del sol que entra por una claraboya en el muro. Son pocos los que han logrado salir de ese infierno de forma legal. Uno de ellos fue un colombiano que recibió una medida humanitaria tras la muerte de su esposa para poder hacerse cargo de su familia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia reconoce estos casos como una “detención arbitraria”. A finales de noviembre estas personas fueron imputadas cuando no sabían que estaban en un juicio y sin la presencia de sus familiares. Angélica Lugo, investigadora de la organización Una Ventana a la Libertad, que se encarga de velar por los derechos de los presos en el país, explicó que a ellos les improvisaron una audiencia en la comisaría y cuando se dieron cuenta les estaban leyendo los cargos (ver recuadro) por los que son señalados. Allí solo estaban la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público y la Policía Nacional, todos representantes del régimen de Maduro, y no dejaron entrar a sus familiares ni a los abogados de la ONG Foro Penal.

Un padre de familia preso

“¿Por qué mi papá está ahí si es un hombre bueno?”: esa es la pregunta que recibe Manuela* de sus hijos tras la detención de su esposo, un albañil que fue privado de su libertad cuando caminaba rumbo a su trabajo el 2 de septiembre de 2016. “Simplemente le pidieron documentación, dijo que no tenía papeles venezolanos porque es colombiano, sacó su cédula y ahí lo montaron en un carro de la Policía”, cuenta, “dicen que son paramilitares, cosa que es falsa porque no los detuvieron en el mismo lugar, tenían procesos diferentes y se conocieron estando presos”, continúa.

Asegura que sus hijos y los de los demás presos están sufriendo. “Mi papá es un hombre honesto y no le hace daño a nadie”, clama uno de ellos, quienes llevan más de dos años separados de él a causa de esta detención arbitraria. Y a pesar de los llamados de organismos internacionales, los pronunciamientos de juzgados de Venezuela o los llamados de la Cancillería colombiana, siguen retenidos en la comisaría policial de La Yaguara.

En noviembre de 2017, el Juzgado Vigésimo Séptimo de Primera Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas decretó libertad plena para los ciudadanos de nacionalidad colombiana. Después, el Tribunal Supremo de Justicia dejó sin efecto la orden. El pasado 23 de diciembre el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas señaló que “la detención de los connacionales es arbitraria, y que, en consecuencia, el régimen venezolano debe disponer sin dilación alguna su liberación inmediata, y concederles el derecho a obtener una indemnización y una reparación adecuada”.

(Lea aquí El recinto de los presos políticos en Venezuela)

A este mismo llamado se ha sumado Colombia, tanto durante el gobierno de Juan Manuel Santos como el de Iván Duque. EL COLOMBIANO preguntó a la Cancillería sobre los procedimientos que se han adelantado para conseguir la libertad de estas personas. El pasado 14 de diciembre esta cartera respondió que ha realizado 90 visitas consulares a los detenidos, 56 actividades con sus familiares, 13 asistencias médicas permitidas por las autoridades venezolanas, 18 entregas de alimentos y varias jornadas de entrega de útiles de aseo y alimentos, para atender sus necesidades básicas. Además, ha elevado 100 notas verbales al gobierno de Venezuela invocando la legítima protección de los derechos humanos de los 59 connacionales.

Los familiares de los venezolanos consultados para este artículo señalaron que han recibido apoyo de Colombia, pero el gobierno tiene las manos atadas porque estas personas solo quedarán en libertad cuando el gobierno de Maduro así lo considere. Y es que el Ministerio de Relaciones Exteriores no ostenta de competencia para conseguir la liberación de los colombianos detenidos en Venezuela debido a que no es apoderado de los connacionales privados de la libertad, es decir, no puede juzgarlos, decidir sobre su liberación o intervenir en las resoluciones que emita el gobierno venezolano.

Mientras eso pasa, Cecilia y Manuela seguirán esperando a sus esposos, padres de familia, compañeros de vida, aquellas personas que el régimen apartó de su lado cuando aseguró que eran paramilitares. Y junto a ellas, otras 57 familias aguardan por el regreso de este grupo de hombres que se conocieron en la comisaría de La Yaguara, y sin planearlo, tienen una historia de vida común: ser presos del régimen de Nicolás Maduro . n

*Nombre cambiado para proteger la identidad de la fuente. .

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? A la espera de su liberación

La organización Foro Penal ha hecho seguimiento al caso de los colombianos presos en Venezuela y de otros reos del gobierno de Maduro. En noviembre de este año Alfredo Romero, abogado y director ejecutivo de la ONG, aseguró que el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) visitó la comisaría de La Yaguara donde están retenidas estas personas y señaló que su deportación es “probable”. Además, Naciones Unidas también se pronunció sobre el caso por lo que sus familiares esperan que estas personas sean liberadas y posiblemente enviadas de vuelta a Colombia.

Paréntesis delitos de los nacionales

El Cancillería de Colombia indicó que los delitos por los que los colombianos se encuentran detenidos en el país vecino son: narcotráfico, robo, homicidio o tentativa de homicidio, delitos sexuales, secuestro, contrabando crimen organizado, extorsión, porte ilegal de armas, violencia de género, fraude, terrorismo, falsedad en documento, lesiones personales, desacato a la autoridad, violencia intrafamiliar, trata de personas, daños, falso testimonio, amenazas, lavado de activos. Las pruebas que presenta el Estado venezolano en los juicios dependen del delito por el cual están siendo investigados y tienen que estar acordes con la normatividad interna del Estado.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección