<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Quintero también quedó mal: Biblioteca España no quedará lista

Vecinos se quejan de lentitud de obras y de falta de financiación. Distrito señala que apenas terminarían en mayo de 2024.

  • Pese a que faltan menos de 50 días para acabar el mandato del quinterismo, así luce la Biblioteca Nororiental que prometieron terminar en 2023 y que Quintero ya da por “recuperada”. FOTO Manuel Saldarriaga
    Pese a que faltan menos de 50 días para acabar el mandato del quinterismo, así luce la Biblioteca Nororiental que prometieron terminar en 2023 y que Quintero ya da por “recuperada”. FOTO Manuel Saldarriaga
12 de noviembre de 2023
bookmark

En su primer día como “un soldado más” en la campaña de Juan Carlos Upegui, el exalcalde de Medellín grabó un video desde la fachada de la Biblioteca España: “Fue un elefante blanco producto de la corrupción y de la desidia de otros gobiernos. En esta administración acabamos esa herida, para aquí, para Popular (sic)”.

Desde entonces Quintero se ha dedicado a decir que su alcaldía recuperó el espacio pese a que este —a menos de 50 días de que se acabe el año y oficialmente su administración— sigue en obra, con los fierros expuestos.

Y eso que la recuperación del espacio desocupado desde 2015 inició en enero de 2022 y se esperaba que terminara a mediados de este año.

Sin embargo, apenas para enero de 2023 la administración mostró como un “importante hito” haber alcanzado el reforzamiento de todo el sistema de cimentación (compuesto por nuevas pilas y vigas) y el reforzamiento de columnas y muros. Avance que tasó en un 50% de la obra.

“Podemos decir que vamos muy bien y que para el segundo semestre de este año la biblioteca será una realidad”, dijo el pasado 12 de enero la secretaria de Infraestructura Luisa Fernanda Gómez Villegas.

No obstante, una visita a la zona da cuenta de que la promesa de Gómez no se realizará por lo menos en lo que queda de este año.

Todavía en Santo Domingo retumban los martilleos y los ruidos de las sierras eléctricas buscando darles forma a las tres “cajas” que componen la estructura de este espacio cultural de la comunidad del nororiente.

En una de las paredes vecinas a la obra se leen dos letreros, uno reza: “Prohibido fumar bareta”; mientras que en otro se lee: “Prohibido olvidar”. Y eso es lo que han hecho los habitantes de Santo Domingo que todavía recuerdan a Quintero, ataviado de casco de obrero durante su visita a la zona el pasado mes de abril prometiéndoles que la biblioteca estaría lista en julio. “Y vea todo el tiempo que ha pasado ni nada”, se quejó una de las vecinas.

Otra de las residentes también comentó que no ven la hora que se acabe ese “martirio” del ruido y del polvo que se mete a las casas por cuenta de la reconstrucción. Alegan también que hasta los cerca de 100 niños del jardín de Buen Comienzo vecino están afectados por la dinámica, por lo que muchos de ellos no han vuelto al espacio.

“El pasado 27 de julio tuvimos una reunión en la JAC de Santo Domingo, allí el ingeniero supervisor general del contrato no solo confirmaba que la biblioteca no se terminaba este año por los atrasos que lleva, sino que no hay una fecha clara de terminación porque hacían falta otros $10.000 millones para culminar obras”, denunció un líder barrial que hace seguimiento a la reconstrucción de la Biblioteca.

Según el líder, lo visto en las visitas al interior de la biblioteca permiten calcular que los arreglos internos van en cerca de un 70%, mientras que la estructura de la tercera caja apenas se está montando. Y sobre la dotación del auditorio no hay nada concreto.

“Y ojo que esto no es algo solo de Quintero. Llevamos casi 20 años padeciendo este asunto. Recuerden que nosotros nunca pedimos esto tan fastuoso y aún así nos lo impusieron. Acá hubo 118 propietarios cuyas casas fueron expropiadas para poder hacer la biblioteca y a nosotros nos tocó hasta encadenarnos para que las pagaran bien. Aún así cuando ven esto abandonado dicen: '¿para esto sacrificamos nuestra vida comunitaria y social? ¿Para una obra que en dos décadas no han sido capaces de terminar?'”, apuntó Taborda.

En Mayo sería la entrega

Consultada sobre este tema, la Alcaldía de Medellín, inicialmente dijo que el avance esperado para estas fechas en la obra era del 98%. Sin embargo el avance real es del 90%.

También aclaró que el contrato firmado por $33.700 millones que inició en 2022 a la fecha ya alcanzó los $37.300 millones. Eso sí también dijo que pese a que su fecha de terminación es el 19 de noviembre del 2023; “en el momento se está tramitando una ampliación de plazo hasta el 19 de mayo del 2024”. Lo que confirma que se incumplirá la promesa hecha por Quintero. Eso sí, el distrito negó que haya un faltante de recursos para terminar la obra.

Y aunque la comunidad reconoce que el papel de la constructora contratista Inversiones IDC, ha sido crucial para conocer de primera mano lo que ha pasado con el proyecto, también admiten que hay dudas que van más allá de los muros de la biblioteca.

“No sabemos que va a pasar con los temas de mitigación del riesgo sobre todo de la quebrada que pasa cerca, tampoco como se van a manejar los temas de memoria. No está claro quien se va a ocupar del espacio público circundante. Y cuando la terminen, ¿cómo se va a combatir el tema del turismo desbordado, de la explotación sexual de niños o el narcoturismo? Acá todavía se sigue vendiendo a nivel mundial la biblioteca pero hasta en cosas tan básicas como estas no hay nada claro”.

Pese a lo que parece ser otra desilusión, la comunidad de Santo Domingo ha sido resiliente pues gracias a su iniciativa la gente no se ha quedado sin biblioteca así no haya un espacio físico permanente como tal.

Por ejemplo Parque al Barrio, una estrategia de biblioteca itinerante, fue implementada desde 2015 cuando el edificio cierra, llevando actividades de promoción de lectura, fotografía, cine, arte y cultura a todos los barrios de la zona y gracias a los esfuerzos de la Red de Bibliotecas, la Biblioteca Piloto y de gestores culturales como Marcial Aguirre quien nunca ha dejado de ser reconocido como el director de la Biblioteca.

Aún así, la comunidad espera que llegue pronto la biblioteca pues es más que necesaria su presencia. Entre el martilleo de los obreros, se escucha a todo volúmen desde la casa de un vecino la canción “No me toquen ese vals” de Julio Jaramillo. Canción perfecta para describir el sentir de la gente de Santo Domingo, que no quieren que le “toquen otro vals” con fechas cambiadas para reabrir su biblioteca, sino que la quieren abierta de una vez. “Aquí no importa si Fico o Quintero es el que viene a cortar la cinta. Lo que necesitamos es que independiente del mandatario la puerta se abra y que nos encontremos en la biblioteca lo que nos prometieron que iba a estar adentro” agregó otro de los líderes culturales del barrio Santo Domingo Savio en el nororiente.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD