<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Antes de comprar, revise la etiqueta de energía

  • En la página web www.etiquetaenergetica.gov.co se encuentra toda la información sobre este rotulado para equipos domésticos y a gas. Foto web www.etiquetaenergetica.gov.co
    En la página web www.etiquetaenergetica.gov.co se encuentra toda la información sobre este rotulado para equipos domésticos y a gas. Foto web www.etiquetaenergetica.gov.co
Por Juan Fernando Rojas T. | Publicado el 05 de junio de 2016
Infografía
Ahorro de energía: Colombia tendrá etiqueta energética
en definitiva

La etiqueta de eficiencia energética será una herramienta clara para hacer buenas inversiones al elegir equipos que ayudan a reducir las facturas de electricidad y gas.

Desde el próximo 31 de agosto, neveras, lavadoras, aires acondicionados, balastos eléctricos (para luminarias) y motores industriales (nacionales e importados) que se vendan en el país deberán tener adherido y visible una etiqueta amarilla con información sobre consumo de energía y otros indicadores de eficiencia.

A partir de 2017, esa etiqueta se hará exigible en equipos a gas como estufas, hornos, y calentadores de agua, aportando información que brinde al consumidor final elementos adicionales para decidir si compra una u otra referencia.

Por ejemplo, tendrá una escala que muestra el desempeño energético, siendo A el menor consumo y “G” el de menor eficiencia, además del consumo de energía mensual, claro que esto dependerá del sitio en que se instala, su uso y el mantenimiento que reciba (ver infografía).

Así que ya no solo marca, precio y necesidad definirán una compra, sino que se pensará en el ahorro de energía, lo cual se traduce menor costo de los recibos de luz y de gas y, de paso, contribuye al cuidado del medio ambiente.

Un estudio de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), de 2008, proyectó que para este año la penetración de tecnología energéticamente eficiente en el país puede significar ahorros de cerca de 2.500 gigavatios hora (GWh), solo al medir el uso residencial de iluminación y refrigeración. Eso es más del doble de lo que en seis semanas ahorraron los colombianos con la campaña “Apagar, Paga” durante el fenómeno de El Niño.

Así que, más tarde que temprano, Colombia se monta a la ola mundial del etiquetado energético, que se masificó desde hace 20 años y hoy aplican cerca de 70 países. Incluso Francia fue pionera, en 1966, una década después se sumó Estados Unidos (California). Alemania, por ejemplo, ya lo extendió a vehículos y hasta edificaciones, y no solo en electricidad, sino en consumo eficiente de agua.

“En este primer esfuerzo se contemplaron los electrodomésticos que más consumo de energía demandan en los hogares, pero luego se podrán etiquetar otros elementos como planchas, televisores y hasta vehículos. Al final, buscamos crear una herramienta clara para mirar atributos que vayan más allá del precio, la marca o la estética”, comentó a EL COLOMBIANO el viceministro de Energía, Carlos Fernando Eraso Calero.

¿Solo hasta ahora?

En el caso de Colombia, la eficiencia energética comenzó a ser parte de las normatividad desde la Ley 697 de 2001, que la declaró como asunto de interés y conveniencia nacional.

Pero fue con la Ley 1715 de 2014 que se ordenó promover el etiquetado y fomentar el uso de energías renovables no convencionales (eólica, solar, geotérmica). Y solo hasta el pasado 18 de septiembre, el Ministerio de Minas y Energía expidió el Reglamento Técnico de Etiquetado (Retiq).

Allí se establecen rangos de eficiencia, se hace obligatoria la rotulación y precisa sus condiciones. Esto es resultado de una larga negociación con la industria, trámites ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), identificar las mejores referencias tecnológicas, establecer mecanismos para certificarlas.

“La apuesta es porque la industria, nacional o extranjera, cada vez mejore más el consumo de energía de sus productos, que usen componentes más eficientes y que los colombianos tengan mejor acceso a una tecnología que les signifique ahorro y mejor calidad de vida”, explicó recientemente Luis Fernando López Pineda, especialista en reglamentación técnica del Ministerio de Minas y Energía.

De hecho, agregó el funcionario, el reemplazo de una nevera antigua y deteriorada, muchas veces heredada de familiares o conocidos, por un equipo nuevo puede significar un ahorro de ciento por ciento en el consumo de energía.

Habrá aplicación móvil

Con todo, ya existe un programa de normalización, acreditación, certificación y etiquetado de equipos de uso final de energía (Conoce). Este contempla estímulos para que los productores cubran las exigencias de la normativa. Desde finales de 2015 comenzaron socializaciones en capitales, incluyendo alcaldías, responsables de vigilar que se cumpla la medida (ver recuadro).

Además el Sena ya hizo un piloto de capacitación, en mayo pasado, con impulsadores y vendedores de empresas como Haceb, Indurama, Whirpool, Samsung, LG, Siemens, Mabe, entre otras.

En el caso del usuario final, siguiendo el ejemplo de otros países como Chile y España, en próximas semanas se espera concluya el desarrollo de una aplicación para celulares (APP) que no solo haga pedagogía con el comprador-consumidor.

Ofrecerá entre sus herramientas modelar el consumo de energía en el hogar. Basta ingresar datos de uso en refrigeración, iluminación y cocción, entre otros, que arrojan estimativos comparados con el promedio de hogares similares. Esto permitirá tomar decisiones informadas sobre la adecuada sustitución o compra de equipos.

También estará en las manos de los colombianos acceder a un ranquin para conocer electrodomésticos y gasodomésticos disponibles en el mercado nacional y puedan comparar desde su eficiencia energética hasta precios de referencia.

“No es lo mismo comprar una nevera que vale un millón de pesos y consume más energía que una que vale 1,1 millones y consume 10 % menos energía por siempre. No solo se debe evaluar el costo de corto plazo”, agregó el viceministro.

Por último, una herramienta financiera facilitará comparar costos de un equipo nuevo y usado, discriminando precio, costo de energía y emisiones de CO2.

Con esto queda claro que los colombianos tendrán en una etiqueta una triple oportunidad: ahorrar energía (dinero), proteger el medio ambiente (menos emisiones) y un servicio más óptimo en los equipos eléctricos o a gas de su hogar.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS ¿Quién vigila que se cumpla?

Reglamento Técnico de Etiquetado (Retiq) encargó a las alcaldías y a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) la vigilancia y control de los sitios de comercialización de productos que deben tener la etiqueta energética. También la SIC debe vigilar que los productores y certificadores de equipos efectivamente cumplan con sus obligaciones de eficiencia energética, tanto en la fabricación como evaluación de conformidad.

Juan Fernando Rojas Trujillo

Reportero por vocación. Convencido de que el periodismo es para mejorar la vida de la gente. Ahora escribo de temas económicos en El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección