<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El Llanerito quiere abrir sus puertas en Estados Unidos

  • Anderson Artunduaga Cabrera, cofundador de El Llanerito, asegura que la compañía planea vender carne empacada al vacío en grandes superficies. FOTO edwin bustamante
    Anderson Artunduaga Cabrera, cofundador de El Llanerito, asegura que la compañía planea vender carne empacada al vacío en grandes superficies. FOTO edwin bustamante
DIEGO VARGAS RIAÑO | Publicado el 03 de diciembre de 2021

La compañía, que tiene 21 restaurantes en Antioquia, el Eje Cafetero y el Valle, fue reconocida por su historia. Llegarían a Norteamérica en 5 años.

Hacerse un lugar entre los fríjoles y el chicharrón no fue tarea fácil. Incluso hubo que innovar para llegarle a los antioqueños; idear un proceso de maduración para que la carne fuera más tierna y servirla en cortes finos, cuando lo normal en Villavicencio o Bogotá es venderla en porciones gruesas.

El nombre detrás de esta historia es el de El Llanerito, una de las cadenas de restaurantes más populares entre los paisas que encaró el desafío de atraer comensales a punta de carne llanera, plato típico de la Orinoquía.

Oriundo de Caquetá, Anderson Artunduaga Cabrera, cofundador de la empresa, recuerda que el camino fue largo y lleno de obstáculos. El joven empresario de 32 años llegó a Medellín cuando apenas tenía 16 y probó suerte con sus familiares, aunque la dura competencia y la falta de músculo financiero fueron el reto en sus inicios.

No obstante, encontraron en la unión familiar la receta perfecta para hacer de la carne llanera un negocio exitoso: 21 restaurantes distribuidos en Antioquia, el Eje Cafetero y el Valle y más de 300 empleos hacen parte hoy en día de El Llanerito.

Pero la cosa no para allí. Durante los próximos cinco años la empresa planea abrir tres nuevos restaurantes y se pone un listón todavía más alto: desembarcar en Estados Unidos.

Así lo cuenta el propio Anderson, quien en diálogo con EL COLOMBIANO recalca que Antioquia es el corazón de El Llanerito. “En este momento tenemos cuatro restaurantes en Medellín y también estamos en Guarne, Apartadó y San Jerónimo”.

Como en casa

Estar vigente desde hace 17 años, en una región distinta y con un producto diferente solo ha sido posible haciendo sentir a los clientes como en casa y eso, dice el empresario, es gracias a que El Llanerito se maneja entre tíos, primos y hermanos.

“Pudimos empezar a vender franquicias pero no lo hicimos, decidimos llamar a familiares y los trajimos a trabajar a Medellín, a que aprendieran sobre el negocio. Hoy por hoy cada uno de ellos tienen restaurantes de la misma marca y nosotros, como socios, se la cedimos, no ganamos ni recibimos un solo peso, pero sí estamos sembrando en familia”, explica.

Artunduaga recuerda que Mesías Cabrera, su tío, fue el socio fundador que lo trajo a Medellín, y junto a Enrique y Hermes Cabrera –además del propio Anderson– ha liderado la expansión de El Llanerito en el departamento y sus alrededores.

En su visión, además de la carne llanera y la unión, lo que llevó al restaurante a ser lo que es hoy y pensar en llegar a Estados Unidos es que “la gente siempre vio a dos señores y dos jóvenes saliendo adelante y nos empezaron a apoyar, porque me he dado cuenta de que al paisa le gusta la persona que es ‘echada pa’ lante’”.

Como todo, el mundo de los negocios se trata de moverse, ser inquieto e innovar. Por eso, Artunduaga anticipa que la compañía no solo piensa abrir nuevos puntos, también ampliará el portafolio de negocios.

“Hace tres años y medio hemos venido trabajando el tema de vender la carne de El Llanerito empacada al vacío, en grandes superficies como Jumbo y Éxito, para temporadas navideñas. A mí me contratan mucho para hacer asados y cenas en esta época del año y de ahí surge la idea”, comenta el empresario, quien no descarta seguir esa idea con las populares yucas y salsas de la marca.

En medio de retos como los altos insumos y costos para los restaurantes que el propio Anderson admite, el emprendimiento que le llegó a los antioqueños con carne llanera busca nuevos hitos. Todo esto, vale resaltar, llevó a Artunduaga a ser el Gran Ganador del Famiempresario Interactuar 2021, que le fue entregado la semana anterior (ver Antecedentes).

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES “premio al trabajo duro y en silencio”

Sobre el reconocimiento como Famiempresario Interactuar 2021, Arteaga asegura que significa un nuevo aire y que es un premio al trabajo duro y en silencio. “El carácter, la organización de la empresa y aplicar los aprendizajes obtenidos de la mano de Interactuar” fueron las claves que, según él, condujeron a este logro. De hecho, El Llanerito, como el grueso de las compañías del país, sintió el rigor de la pandemia en 2020 y de la mano de Interactuar pudo conservar los puestos de trabajo e impulsar los canales digitales para seguir operando.

Diego Andrés Vargas Riaño

En mis bolsillos hay una grabadora y unos audífonos; en mi mente, amor por el periodismo.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Los Trujillo convirtieron más de 790.000 botellas de plástico en ecotextiles

  • Juan Diego Trujillo (izquierda) y sus hijas Manuela y Juliana le dieron vida a Madre Tierra, una línea de productos textiles que son amigables con el medio ambiente. FOTO Edwin Bustamante
    Juan Diego Trujillo (izquierda) y sus hijas Manuela y Juliana le dieron vida a Madre Tierra, una línea de productos textiles que son amigables con el medio ambiente. FOTO Edwin Bustamante
Por Juan Alcaraz | Publicado hace 14 horas
Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.

Notas de la sección