<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Los trabajadores colombianos recibieron más cesantías, el recaudo llegó a $13,9 billones

El 77,7% de los pagos, unos $10,8 billones, fue realizado a través de los fondos privados.

  • Las cesantías pueden usarse en la compra o mejoramiento de vivienda y educación. FOTO EL COLOMBIANO
    Las cesantías pueden usarse en la compra o mejoramiento de vivienda y educación. FOTO EL COLOMBIANO
Los trabajadores colombianos recibieron más cesantías, el recaudo llegó a $13,9 billones
16 de febrero de 2024
bookmark

La Superintendencia Financiera (Superfinanciera) precisó que una vez terminado el periodo de recaudo de cesantías, correspondientes al 2023, el pago de los empleadores a los trabajadores por este concepto totalizó $13,9 billones, lo que representó un aumento del 18,1% frente a las cesantías consignadas un año atrás por $11,7 billones.

Según el informe oficial los dineros fueron a las cuentas de 11,97 millones de afilados a los fondos de cesantías, de los cuales 7,21 millones son hombres y 4,76 millones mujeres.

Entre el primero de enero y el 14 de febrero de este año el fondo de cesantías con el mayor recaudo fue Porvenir con $5,5 billones. La cifra fue mayor en 20,2% frente a la reportada en el año 2023. “Este monto se convierte en el más alto en la historia de Porvenir y, también, en el mayor por este concepto entre las administradoras de cesantías que operan en el país”, indicó la entidad en un comunicado.

Miguel Largacha Martínez, presidente de Porvenir, destacó que estos buenos resultados son el reflejo del compromiso de los empresarios colombianos con cada uno de sus trabajadores y con el desarrollo de Colombia. Además, resaltó la confianza que tienen más 5,3 millones de colombianos en Porvenir para la administración de este ahorro e hizo un llamado para que les den a estos recursos un uso responsable bajo los conceptos que establece la Ley.

El directivo resaltó la importancia de las cesantías no solo como una prestación que solventa periodos de desempleo, sino como un instrumento de ahorro que, por un lado, les permite a los colombianos avanzar en sus proyectos asociados a educación y vivienda y, por otro, aportar a dinamizar la economía desde otros frentes.

Protección por su parte recaudó $4,25 billones. Juan David Correa, presidente de Protección agradeció a las cerca de 500.000 empresas y a cada uno de los 3 millones de clientes que eligieron a la compañía como su fondo de cesantías y confiaron en ella la administración de más de $4 billones.

“Contamos con un equipo experto y una oferta de valor y acompañamiento que nos permitió crecer al 18% por encima de la inflación, del salario mínimo y trabajar en sintonía con la recuperación que tuvo el empleo en Colombia durante el 2023. Nos enorgullece ver cómo la dinámica de las plataformas virtuales que puso Protección al servicio de las empresas tuvieron una participación en el recaudo histórico de cesantías. Desde Protección, hacemos la invitación de transformar este recurso en una oportunidad de bienestar financiero y ahorro. Tenemos la convicción de que estos recursos, bien administrados, pueden acompañar a los colombianos en la materialización de sus metas de vivienda y educación y, ante todo, ser esa protección en caso de desempleo. Seguiremos a la vanguardia en términos de innovación y gestión de los recursos de nuestros clientes y continuaremos poniendo en el centro del negocio el bienestar de nuestros clientes,” comentó Correa.

La superintendencia añadió que el Fondo Nacionald el Ahorro (FNA), por su parte, recaudó $3,1 billones, mientras que Colfondos contabilizó $848.562 millones y Skandia $192.842 millones.

La Superfinanciera también precisó que el 60,6% de los afiliados a los fondos de cesantías se concentró en tres zonas: Bogotá (33,8%), Antioquia (17,7%) y Valle del Cauca (9,2%).

Asofondos, a su turno, recordó que esta prestación se liquida cada año, tomando el periodo entre primero de enero y 31 de diciembre. Su valor equivale a un mes de salario por cada año trabajado (o proporcional al tiempo laborado). “Por ley el empleador debe consignarle las cesantías a sus trabajadores a más tardar el 14 de febrero”.

El gremio de los fondos privados anotó que en caso de que un empleador no pague a tiempo, lo expone a las sanciones establecidas en la Ley 50 de 1990 (artículo 99), esto es, una sanción moratoria que consiste en pago de un día de salario por cada día de retraso.

Finalizado el periodo de recaudo de las cesantías, en el país es habitual que muchos trabajadores empiecen a retirar los recursos apenas les son consignados, sin analizar que una buena inversión de estos les puede garantizar un futuro mejor a ellos y sus familias.

Para Juan Carlos Díaz, jefe de Contratación y Nómina de la Universidad del Rosario, “en el panorama económico actual, la gestión inteligente de las cesantías se presenta como una estrategia crucial para el bienestar financiero a largo plazo”.

Infográfico

El experto aconsejó evitar el gasto impulsivo de estas reservas y, en su lugar, adoptar un enfoque de ahorro consciente. “En un entorno económico en constante cambio, la toma de decisiones informadas es la clave para optimizar el potencial de las cesantías y construir un futuro financiero sólido. Para esto debe existir una pedagogía y un conocimiento sobre qué son las cesantías, cuándo las pagan y quiénes tienes derecho a ellas”, indicó Díaz.

Partiendo de la importancia que tiene esta prestación social como fundamento en el ahorro de cada trabajador, el jefe de Contratación y Nómina de la Universidad del Rosario recomendó tener en cuenta inversiones y prácticas de ahorro. Por ejemplo, se puede destinar el pago de las cesantías para compra de vivienda o mejoras de su vivienda, también para el pago de educación superior y el de su grupo familiar.

“Es de gran importancia destinar estos dineros hacia los objetivos por los cuales fueron creados, tener la conciencia de que una buena inversión de sus cesantías es aprovechar un futuro mejor”, aseguró Díaz.

Según el experto de la Universidad del Rosario, una forma inteligentemente de invertir las cesantías es para adquisición de vivienda, construcción de vivienda o mejoras locativas, liberación de gravamen hipotecario y pago del impuesto predial. Para adquisición de vivienda se debe anexar la promesa de compraventa y el certificado de libertad y tradición no mayor a 90 días.

En el caso de construcción de vivienda o mejoras locativas, la persona tiene que adjuntar el contrato de obra y el certificado de libertad y tradición donde aparezca el empleado como propietario del inmueble. Para la liberación de gravamen hipotecario, se debe adjuntar el certificado de la entidad financiera y el certificado de libertad y tradición donde aparezca el empleado como propietario del inmueble.

Finalmente, para el pago de impuesto predial, en necesario presentar el recibo de liquidación del impuesto y el certificado de libertad y tradición donde aparezca el empleado como propietario.

Las cesantías también pueden ser un auxilio educativo para cumplir metas profesiones a corto o largo plazo. Explicó Díaz que, si son cesantías parciales para estudios superiores y técnicos, es posible apoyarse en ellas. Para ello se debe presentar el recibo de pago de matrícula. Este beneficio cobija al empleado, a su cónyuge, su compañero/a permanente, hijos o hijas.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD