x
language COL arrow_drop_down

Peleas por las heces de mascotas dieron paso al negocio de Eco Poop

La mala disposición de las excretas es un conflicto al que esta empresa le dio una solución.

  • Eco Poop ofrece el servicio de depósito, recolección y conversión de las heces en abono orgánico para los suelos. FOTO carlos velásquez
    Eco Poop ofrece el servicio de depósito, recolección y conversión de las heces en abono orgánico para los suelos. FOTO carlos velásquez

Los problemas de convivencia entre vecinos comienza muchas veces por la tenencia irresponsable de las mascotas, al menos así lo indican las estadísticas que motivaron la creación de Eco Poop, una empresa paisa que inventó una solución para esos malentendidos.

Los datos que su fundadora reunió para estudiar la viabilidad del negocio son contundentes: en Colombia, el 80% de los hogares tiene un animal de compañía. Y según el trabajo de campo realizado en Medellín, en ocasiones, hay más mascotas que apartamentos en las unidades.

Entonces, ella creó un servicio de depósito, recolección, recuperación y aprovechamiento de las deposiciones producidas por los perros. Solo un par de clientes se animaron al principio, pero la empresa no ha parado de crecer y ya atrajo a dos inversionistas pesados.

Desde cuidados intensivos

Generalmente, los espacios comunes son el punto de encuentro entre los propietarios con y sin perros. El problema nace cuando las deposiciones no son recogidas y contaminan el lugar. Pero más grave aún, es el peligro biológico que hay detrás de la mortal bacteria que se incuba en esos desechos, riesgo que la empresa busca minimizar.

Adriana Bedoya, la fundadora de Eco Poop, era originalmente diseñadora de modas y tenía una marca de ropa amigable con el medio ambiente. Siempre tuvo espíritu emprendedor y se estaba formando como negociadora internacional para comercializar sus productos de mejor manera.

En 2016, su hija de cuatro años fue remitida a cuidados intensivos. Los médicos le diagnosticaron un microorganismo alojado en su vejiga, se trataba de la escherichia coli (E. Coli).

“Mi hija estuvo en cuidados intensivos por una bacteria en las heces de su mascota que se le fue a la vejiga. Ese fue uno de los detonantes para decir: mira, acá hay una problemática porque las unidades residenciales tienen unos recipientes en los que no se hace una buen manejo de esos residuos y hay líos entre vecinos”. A partir de ahí, Adriana entendió que recolectar y desechar correctamente esa materia no era un juego.

Tiempo después, durante un concurso de proyectos con impacto sostenible, ella hizo promoción de su marca de ropa con unos conos contramarcados; esos recipientes servían para depositar las excretas de manera biosegura.

Sin saberlo, la idea ganadora la tenía en ese artículo utilizado como souvenir: “Ahí le dimos contexto a todo el modelo de negocio”, narró Adriana.

La emprendedora pasó toda una semana desarrollando la solución junto con su equipo de trabajo. Finalmente, se terminó ganando ese concurso, pero la empresa solo comenzó a operar bien cuando se unieron su padre y su hermano.

Un recipiente inteligente

Su hermano es odontólogo, salubrista público y mecánico, y fue él quien se ingenió el producto para el depósito y gestión del residuo animal.

“Creamos un contenedor con una sombrillita para que no le entrara agua ni luz solar, que es lo que activa las bacterias. Ese contenedor tiene una tapita interna y le aplicamos una biotecnología para que cuando todo caiga, se produzca una aspersión y se capture el carbono de la materia”, explicó la fundadora.

“Así —añadió— empezamos a visitar unidades residenciales, nos fuimos a unas cuatro y les vendimos el contenedor y las palitas para recoger sin exponerse”.

Pero el negocio, tal como lo señaló, no solo se queda en el depósito, sino que se basa en un modelo de economía circular. Todo lo que llega a los contenedores después se recolecta y se aprovecha.

“Es un servicio que se le presta a cada unidad residencial ocho veces al mes. Todo lo llevamos a un proceso de biotransformación”, detalló.

“Para mí —dijo— es lo más bonito que tiene Eco poop: nos llevamos todo esto a una máquina que nos tocó inventarnos para poder separar las excretas de las bolsitas plásticas, porque la gente sigue recogiendo en bolsas comunes aunque nosotros entregamos unas especiales”.

Tras ese proceso de separación, resulta un abono rico en nutrientes para los suelos y con el residuo de las bolsas plásticas se generan unas placas que se utilizan como enchape en algunos espacios.

Inversión y crecimiento

Eco Poop tiene mapeadas más de 3.800 unidades residenciales en Medellín y 300 ya están en su base de clientes. La empresa factura cerca de $60 millones y todavía tiene espacio para crecer en el mercado.

La solución llamó la atención de Alex Torrenegra y Andrea Arnau, reconocidos inversionistas que aceptaron inyectar $300 millones en capital y aportar experiencia para aumentar el alcance que Adriana proyecta (ver Qué Sigue)

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado porque me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

Te puede interesar