<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La crisis climática está cambiando las praderas

  • El cambio global está ocurriendo a una escala mayor de lo que preveían los experimentos. FOTO Juan Antonio Sánchez
    El cambio global está ocurriendo a una escala mayor de lo que preveían los experimentos. FOTO Juan Antonio Sánchez
Por Agencia Sinc | Publicado el 20 de agosto de 2019

Los pastizales, esenciales para el ecosistema mundial, están cambiando. Desde que surgió el primer Homo sapiens en África hace aproximadamente 300.000 años, los pastizales han sostenido a la humanidad y a miles de otras especies. Esto preocupa porque además de proporcionar alimento para el ganado vacuno y ovino criado por el ser humano, es el hogar de muchas especies salvajes, como los bisontes de América del Norte o las cebras y jirafas de las sabanas africanas.

También desempeñan un importante papel en la lucha contra el cambio climático: son capaces de contener hasta el 30 por ciento del carbono que se produce en todo el mundo.

Sin embargo, el cambio global que incluye el cambio climático, la contaminación y otras alteraciones ambientales está transformando las especies vegetales que habitan en estos pastizales, según un estudio que se publicó este lunes en el último número de la revista PNAS.

El trabajo, llevado a cabo por un equipo internacional liderado por el Centro de Investigación Ambiental Smithsonian de Estados Unidos, consiste en un meta-análisis de más de 100 investigaciones sobre pastizales de todo el mundo. Asimismo, el estudio ofrece la evidencia más completa hasta la fecha sobre cómo las actividades humanas están cambiando estos ecosistemas.

Los científicos examinaron las consecuencias de, al menos, un factor de la crisis climática e indujeron de forma experimental altos niveles de dióxido de carbono, el aumento de las temperaturas o la sequía.

Cambios en diez años

Los resultados mostraron que los pastizales eran capaces de soportar los efectos del cambio global, aunque hasta cierto punto. En general, los toleraban hasta los diez años, luego empezaban a cambiar.

“Creo que son extremadamente resistentes”, señala Meghan Avolio, profesora de la Universidad Johns Hopkins y una de las autoras del trabajo. “Pero cuando las condiciones cambian, su transformación puede ser muy drástica”.

La mitad de los experimentos revisados, que superaban la década, observaron alteraciones en el número total de especies y casi tres cuartas partes encontraron cambios en los tipos de plantas.

De hecho, el meta-análisis mostró que podía cambiar el tipo de especies que habitan en las praderas sin variar el número total de estas. “El número de especies es una manera muy fácil de entender una comunidad, pero no tiene en cuenta la identidad de las especies”, añade Avolio.

Por qué importa

Para Kim Komatsu, investigadora del Centro de Investigación Ambiental del Smithsonian en Panamá y líder del trabajo “lo que realmente importa es cuáles son las especies que habitan las praderas”, explica .

Según la autora, “podrías tener un pastizal invadido de malezas, con un gran número de especies, pero no sería tan beneficioso para los servicios de los que dependen los humanos”.

Además, ambas investigadoras recalcan que el cambio global está ocurriendo a una escala mayor de lo que preveían los experimentos revisados. “Ya estamos comenzando a ver en la naturaleza los efectos que mostraban los estudios de forma inducida”, advierte Komatsu.

El próximo paso que se plantean científicos será investigar qué especies y cuáles de sus características son más sensibles al cambio climático.

Contexto de la Noticia

radiografía el suelo y la crisis climática

De acuerdo con la WWF, a menudo la lucha contra el cambio climático se centra en reducir la contaminación por carbono y la transición a fuentes de energías renovables, dos acciones importantes para mantener la temperatura del planeta bajo control. Sin embargo, frecuentemente se olvida considerar otro elemento crucial: cambiar la forma como se usan los suelos. Con el fin de producirlo todo, incluyendo alimentos, ropa, papel y combustibles, la humanidad ha alterado ecosistemas completos. Adicionalmente, cuando se talan y queman los bosques, se drenan los manglares o se devastan los pastizales, se libera a la atmósfera dióxido de carbono que estas plantas y árboles habían capturado y confinado de manera segura en el suelo. Mantener intactos estos sistemas de almacenamiento natural, así como restaurar los que se han degradado, puede ayudara evitar que las temperaturas globales aumenten más de 1.5 °C.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección