<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El coronavirus pone a tambalear los valores de la humanidad

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por juan diego quiceno mesa | Publicado el 29 de febrero de 2020
en definitiva

La crisis del coronovaris covid-19, además de una emergencia de salud, ha sido aprovechada geopolíticamente y ha despertado una ola de xenofobia y racismo contra la comunidad china.

EL COLOMBIANO está haciendo una cobertura completa con los artículos más relevantes sobre el coronavirus y para lectores de todas las edades. Encuentra lo que debes saber de la pandemia aquí.

Levantaron barricadas y prendieron sus antorchas. Esperaron el momento justo para la emboscada, planearon dónde interceptar, cómo producir el mayor miedo. Bloquearon las vías con neumáticos y se situaron a ambos lados. Los buses llegaron en la noche.

Era 20 de febrero de 2020 y los habitantes de Novi Sanzhary, una pequeña localidad del centro de Ucrania, seguían su plan de guerra: la defensa de su hogar, “amenazado” por 72 personas. “¿No hay otro lugar donde se puedan internar sin riesgo para la población?”, preguntaba Yuriy Dzyubenko, una de las manifestantes, a la agencia Reuters. En el bus, alguien miraba la escena a través de una ventana rota, con una mascarilla blanca que ocultaba su boca y nariz. Llegaban de China, evacuados debido al Covid-19.

Ninguno era portador del nuevo coronavirus. Ucrania se ha mantenido libre hasta la fecha, pero no ha logrado el mismo éxito con el miedo que recorre sus calles. La reacción de los habitantes de Novi Sanzhary se ha repetido con diferentes dimensiones en otras ciudades del mundo y representa uno de los mayores retos de la emergencia. No está en juego únicamente la vida de millones, con una enfermedad que tiene una tasa de mortalidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 0,7 % fuera de Wuhan, la región donde se dio el primer caso.

El sistema de valores de la humanidad, construido sobre tratados de cooperación común en los que el mundo ha basado su convivencia, se ve cuestionado con cada acto de xenofobia y racismo. Otros “virus” que se multiplican.

Un problema común

Antes de declarar la emergencia internacional el 31 de enero, la cúpula de la OMS se esforzó en mencionar en varias oportunidades que su decisión no constituía una crítica o un voto “de no confianza” con la gestión de la crisis que había realizado el gobierno chino. De hecho, recomendaba explícitamente mantener la libre movilización de las personas.

Poco después, Estados Unidos cerraba sus fronteras al gigante asiático. La determinación norteamericana abrió las primeras grietas en la estrategia china de mantener la emergencia en un plano únicamente humanitario.

Donald Trump no desperdició la oportunidad de poner en duda la capacidad del Partido Comunista de mantener a salvo a sus ciudadanos”, explica Lina Luna, investigadora asociada de la Universidad Externado y experta en Asia. El uso político de la situación, continúa, se centró en profundizar una desconfianza en Occidente alrededor de todo lo que proviene del gigante asiático.

No es, por lo tanto, la primera acción en ese sentido. “La guerra comercial, las presiones tecnológicas y ahora esta primera reacción al coronavirus. Aunque esto no debería ser una situación para aprovechar geopolíticamente, estamos viendo desafortunadamente que cuando se trata de China, la gente no sabe muy bien si confiar o no confiar”, asegura Luna.

Tras el cierre de fronteras de EE. UU., 26 naciones más, entre ellas Rusia, han impuesto alguna restricción a la movilidad de ciudadanos o personas que hayan estado en territorio chino. Si bien no todas las decisiones responden a intereses políticos, contradicen las directrices de los organismos internacionales.

El doctor Guillermo Gonzalvez, de la Organización Panamericana de la Salud, representante en América de la OMS, le señaló a EL COLOMBIANO que aun cuando “cada Estado es libre, de acuerdo con su normativa y legislación, de adoptar las medidas que así lo considere, el sistema de Naciones Unidas tiene un mandato claro de solidaridad. Si no ayudamos a contener este coronavirus entre todos, vamos a estar expuestos no solo a este sino a cualquier otro patógeno. Ningún país es totalmente fuerte en solitario para vencer la epidemia. Esto solo se logrará con el concurso y respaldo de la comunidad global”.

La solicitada ayuda no ha llegado desde los distintos frentes. “Ha habido una doble moral. Normalmente, cuando este tipo de brotes surgen, el mundo se une y apoya a los afectados. En este caso lo que se ha generado es una ola de racismo y xenofobia que no reconoce los esfuerzos chinos por contener el virus”, dice Luna, antes de añadir, “tienen millones de personas en cuarentena y aún dudamos de su compromiso”. Esta actitud no ha pasado desapercibida en el interior del país asiático.

Lo interno, el otro flanco

Juan Carlos Durán, un colombiano que lleva viviendo en Pekín 12 años, señala que aunque internamente las medidas adoptadas para controlar la epidemia son muy restrictivas, la población las entiende como efectivas para contener el brote. Adentro, añade, se ha leído negativamente el cierre de fronteras.

“No creo que fuera necesario tener semejante reacción. Se siente tristeza cuando se conocen los casos de violencia que se han presentado”. De hecho, una de las razones que tiene Durán para no abandonar ese país se relaciona con el temor a cómo sería tomado su regreso. Amnistía Internacional ha alertado sobre ese miedo y otros efectos que produce el aislamiento desproporcionado y discriminatorio de una población. Nicholas Bequelin, director regional de ese organismo, ha sostenido que solo se podrá luchar contra el brote cooperando más allá de cualquier frontera.

En respuesta a los mensajes de xenofobia, la comunidad asiática ha hecho viral en redes sociales la consigna “No soy un virus”. Su batalla no terminará con la contención del Covid-19. Entidades como el Fondo Monetario Internacional han reducido las perspectivas de crecimiento de la economía china en 2020. Tras la crisis el Gobierno deberá evitar una recesión.

En la localidad de Novi Sanzhary, 300 policías fueron necesarios para contener la ira de los lugareños. En medio de los disturbios, y ante la pregunta que Yuriy Dzyubenko lanzaba al aire de si no había otro sitio a dónde llevar a los evacuados, alguien respondía desde el fondo: a Chernobyl. El presidente de ese país señalaba que eso no representaba el “ser ucraniano”. Justamente eso parece estar en cuestión hoy: la búsqueda de lo que significa humanidad cuando se enfrenta la necesidad, apremiante y a veces salvaje, de sobrevivir a cualquier costo.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS medidas en antioquia y medellín

En Colombia no se ha presentado ningún caso y el llamado es a mantener la calma. Los equipos de epidemiología de la Secretarías Seccional de Salud y la Secretaría de Salud de Medellín implementan juntos una estrategia de trabajo, lo expresaron este jueves en un comunicado. Natalia Montoya, gerente de Salud Pública de la Secretaría Seccional de Salud, explicó que “estamos estructurando una campaña de medios para que la información sea estandarizada y articulada, coordinando y planeando las acciones de movilización social y realizando los comités vigilancia epidemiológica y el de expertos”. La secretaria seccional de Salud, Lina María Bustamante, reiteró la importancia del uso responsable de la información, no replicar cadenas falsas ni atender a los rumores que circulan en redes. Indicó que la fuente oficial es el Instituto Nacional de Salud, INS.

¿qué sigue? aMÉRICA Latina, ¿PREPARADA?

Tras la confirmación en Brasil del primer caso del nuevo coronavirus en territorio latinoamericano, las alarmas se elevan en todos los países de la región, incluido Colombia. La Organización Panamericana de la Salud, filial de la OMS, ha asegurado que ha realizado un acompañamiento continuo y en la actualidad todos los sistemas de salud del continente cuentan con el conocimiento necesario del virus para realizar un diagnóstico. Los llamados a mantener las mínimas medidas de salud para evitar el contagio, como el lavado seguido de manos, y a no entrar en pánico, cobran una mayor relevancia.

Juan Diego Quiceno Mesa

Periodista por elección, hincha del DIM por designio divino. Tan pesimista como soñador, tan confiado como realista. Hijo querido, nieto adorado y amigo intenso.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección