<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¡Auxilio! Me tiembla un músculo, ¿qué será?

Por NATALIA OSPINA VÉLEZ | Publicado el 15 de enero de 2015
Infografía
¡Auxilio! Me tiembla un músculo, ¿qué será?

A que más de una vez le ha saltado un párpado repentinamente, un músculo de la pierna o hasta el labio. Muchos se habrán preguntado de qué se trata el asunto y la respuesta aún no es clara. A pesar de que no se trata de un fenómeno patológico, ni reviste gravedad, esos temblores también llamados fasciculaciones son transitorios y ceden espontáneamente.

De acuerdo con la National Library of Medicine, estos movimientos son causados por contracciones musculares menores y con frecuencia pasan inadvertidos. Algunos son comunes y normales, mientras que otros son signos de un trastorno neurológico.

“El músculo funciona por efectos de actividad eléctrica que sale del cerebro, va por la médula y llega a través del nervio al músculo, muchas veces puede haber fenómenos eléctricos anormales, se empieza a contraer el músculo y a brincar solo. Las causas para que eso ocurra pueden ser el apoyo prolongado sobre un nervio motor, puede ser también por un fenómeno irritativo en el músculo, que ha sido sometido a mucha actividad, cuando se están liberando muchas sustancias químicas irritantes en el cuerpo puede generar también fasciculaciones”, explica el neurólogo Luis Alfredo Villa.

Las sobredosis de fármacos, la falta de sueño y de nutrientes en la dieta, además de los excesos de cafeína son otras de las razones para que ocurran las fasciculaciones.

Al respecto Johana Patricia Valderrama Zuluaga, neuróloga Hospital Universitario San Vicente Fundación, también agrega que los nervios, la ansiedad y el estrés pueden ser otras de las causas de este tipo de movimientos.

“Cuando es nervioso, la persona está bajo situaciones de estrés, le tiembla el párpado por ejemplo. Si se controla solo se dan recomendaciones para que esté más relajada, de lo contrario se dan medicamentos para que la persona se calme y no se presente con tanta frecuencia ese movimiento”, concluye Valderrama .

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES sin lugar a confusiones

Las fasciculaciones si bien no revisten gravedad, no deben confundirse con otros movimientos involuntarios como tics nerviosos que también pueden ser desencadenados por estrés. Además, están las distonías, descritas como contracturas de segmentos musculares debido a lesiones en determinadas estructuras cerebrales. Otros son los calambres que a diferencia de las fasciculaciones se manifiestan con dolor en el músculo. En cualquiera de estos casos, cuando los movimientos interfieren con la actividad diaria de las personas o compromete una parte importante bien sea de la cara o de la parte del cuerpo afectada es importante consultar con el especialista.

Natalia Ospina Vélez

Interesada en los temas médicos de carácter nacional e internacional. Me gusta, a través de historias con amplia investigación, destacar los avances y logros en la medicina.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección