<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los factores de inseguridad de Medellín en 2022 surgen de las bandas

Los hurtos, homicidios por intolerancia y extorsión, entre otros, amenazan a los medellinenses.

  • Además de la vigilancia policial, Medellín cuenta con uno de los centros de monitoreo (123) más eficientes. A pesar de esto, las bandas siguen actuando a sus anchas. FOTO edwin bustamante
    Además de la vigilancia policial, Medellín cuenta con uno de los centros de monitoreo (123) más eficientes. A pesar de esto, las bandas siguen actuando a sus anchas. FOTO edwin bustamante
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 25 de enero de 2022
52%
aumentaron los homicidios relacionados con intolerancia en Medellín, según el Sisc.

En varios vecindarios de Medellín, especialmente en las fronteras de las comunas con los corregimientos y con los municipios vecinos, no son las autoridades legítimas las que gobiernan, sino las bandas criminales.

Así quedó expuesto en una investigación del Gaula y la Fiscalía contra la organización ilegal “La 38”, que ejerce un macabro control social en los barrios Popular N°1 y Granizal, y en los sectores El Plan, El Filo, La Galera, Divina Providencia y Parque de los Lolos.

En esos territorios cobran extorsión a los residentes, los comerciantes, vendedores informales, transportadores y proveedores, y quien no les pague semanalmente, se tiene que ir del vecindario.

Lo mismo hacen la banda “El Acopio” en los barrios Aures N°1 y N°2; “los Triana”, en Santa Cruz; “La Matecaña”, en Alfonso López y Kennedy; el combo de “París”, en el Doce Octubre; “Los Chivos”, en el corregimiento Altavista; y “La Sierra”, en los barrios La Sierra, Las Estancias y Villa Turbay, entre otros casos que han venido denunciando la ciudadanía y EL COLOMBIANO.

Este control social es una de las principales amenazas para la seguridad en Medellín, no solo porque deslegitima la acción del Estado, sino porque se convierte en la raíz de los demás factores de riesgo: la abundante extorsión, el hurto a personas, el desplazamiento forzado intraurbano y la delincuencia carcelaria.

Aunado a esto, la ciudad tiene el reto de encarar en 2022 el incremento de los homicidios relacionados con la mala convivencia, además de la violencia sexual.

Prioridades institucionales

“Este año se trabajará en la focalización de puntos calientes, para atacar delitos como el hurto y los homicidios”, señaló el general Javier Martín, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, después de un consejo de seguridad con las autoridades regionales la semana pasada.

En términos de la “gobernanza” que ejercen los combos, esos puntos calientes quedaron delimitados en el estudio “La ley de las bandas: entendiendo y contrarrestando la gobernanza criminal”, publicado en 2021 por las universidades de Chicago y Eafit, tras múltiples entrevistas y trabajo de campo.

Según los académicos, los puntos donde los grupos ilegales intervienen más en las dinámicas de la comunidad son: la parte alta de la comuna de Villa Hermosa (barrios La Sierra, Las Estancias, Villa Turbay y Villa Liliam); la frontera de Robledo con San Javier (Olaya Herrera, Blanquizal y El Pesebre); el Doce de Octubre (Picachito y Mirador del Doce); y los límites de Medellín con Bello (París, Maruchenga, Zamora, Playón de los Comuneros y Santa Rita).

El general Martín añadió que, de cara a los problemas de intolerancia, su Institución promoverá programas sociales de prevención e intervención, acompañados de las autoridades civiles.

A su juicio, las herramientas que trae la renovada Ley de Seguridad Ciudadana, que sus hombres empezarán a aplicar a partir de ahora, servirán para lograr mejores resultados contra el crimen.

En una reciente entrevista con este diario, la directora Seccional de Fiscalías de Medellín, Natalia Andrea Rendón, declaró que los delitos que priorizará el ente acusador para 2022 son “el homicidio y feminicidio, la violencia sexual e intrafamiliar, el hurto violento, los delitos informáticos, la estafa y seguir trabajando fuertemente contra la criminalidad organizada”.

A continuación, un vistazo a los factores de inseguridad más graves de Medellín:

1). Crimen carcelario

La directora Seccional de Fiscalías de Medellín, Natalia Rendón, confirmó lo que es un secreto a voces en la ciudad: que los cabecillas de las bandas capturados, “según la información de Inteligencia siguen dando órdenes desde la cárcel y afuera tienen coordinadores que las ejecutan”. Uno de los grandes problemas en la lucha contra el crimen organizado es que sus actividades ilegales no se detienen con los operativos de captura en su contra, y desde las prisiones siguen manejando los hilos del tráfico de drogas, extorsiones, pagadiario y sicariato. El Inpec tiene un plan para trasladar de prisión cada seis meses a algunos cabecillas, pero la dinámica no ha cambiado.

2). Los desplazados

Según los últimos reportes de la Personería, en Medellín hubo 1.689 desplazamientos forzados intraurbanos (aumento del 26% en el último bimestre) y se atendieron 7.485 personas desplazadas por la violencia que llegaron a la ciudad desde otros territorios (incremento del 176% respecto a 2020), principalmente del Bajo Cauca, Briceño, Ituango, Córdoba y Chocó. En la mayoría de los casos, tanto en los desplazamientos intraurbanos como en los que llegan de afuera, los responsables son los grupos de crimen organizado. En Medellín hay cerca de 250 bandas activas, varias de las cuales imponen “gobernanzas” de terror a la población civil.

3). La violencia sexual

Entre 2020 y 2021 hubo un leve incremento de los delitos contra la integridad sexual en Medellín, al pasar de 2.247 a 2.279 (1%); no obstante, los casos podrían ser más, debido al subregistro existente de víctimas que prefieren no denunciar.

Tal cual informó la Personería, la violencia sexual también deriva en otros delitos conexos, como el desplazamiento forzado intraurbano. El año pasado hubo 27 personas desplazadas luego de sufrir vejámenes sexuales, en muchos casos por parte de integrantes de bandas delincuenciales. La Dirección Seccional de Fiscalías de Medellín priorizó las investigaciones de este delito para 2022.

4). El hurto a personas

Según la Policía, tres modalidades de robo se incrementaron en Medellín entre 2020 y 2021. La más delicada es el hurto a personas, que pasó de 17.776 casos a 22.900 (aumentó 29%). Le siguen el hurto de celulares, que subió de 11.441 a 12.145 (6%); y el de motos, que aumentó de 4.275 a 4.383 (3%). El general Javier Martín reconoció este inconveniente y dijo que la meta para 2022 es reducir esos indicadores, como se logró con el hurto al comercio, que bajó un 32%. “Fue una paradoja, porque el hurto a estos locales nos generó una gran percepción de inseguridad, cuando los videos se volvían virales; pero si vemos el indicador, el desempeño fue positivo”.

5). Extorsión “normalizada”

Según fuentes del Gaula, por lo menos el 80% del territorio de Medellín está bajo extorsión. Los cobros afectan a los residentes, comerciantes, transportadores, constructores, contratistas, vendedores informales y distribuidores de insumos, entre otros.

Uno de los problemas asociados al flagelo es la escasez de denuncias, pues si hablamos de cifras, según la Policía, en 2020 se recibieron 634 quejas formales, que bajaron a 536 el año pasado. En palabras del general Martín, “creemos que apenas el 20% de las víctimas denuncian, parece ser que en algunos lugares aprendieron a convivir con la extorsión, pero eso no es algo normal”.

6). Intolerancia mortal

Los homicidios en Medellín tuvieron incremento del 9,2% entre 2020 y 2021, al pasar de 369 a 403 casos, según la Alcaldía. Los asesinatos ligados al crimen organizado se redujeron de 164 a 139 (-15%), pero subieron los relacionados con convivencia, de 46 a 70 (52%). Esto último representa un importante desafío, pues no solo implica la intervención de las autoridades, sino la responsabilidad del autocontrol y la búsqueda de resolución pacífica de conflictos entre ciudadanos. El general Martín dijo que “muchos de esos casos se derivan de violencia intrafamiliar y consumo de licor. Tenemos un foco de trabajo en esta situación, que nos está generando tragedias en los hogares”.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección