<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Secuestradores de ganadero de Yarumal resultaron ser sus primos

  • Este es uno de los primos capturados en el operativo del Gaula. En el recuadro aparece uno de los chats extorsivos, con la prueba de supervivencia de la víctima. FOTOS: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Este es uno de los primos capturados en el operativo del Gaula. En el recuadro aparece uno de los chats extorsivos, con la prueba de supervivencia de la víctima. FOTOS: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 15 de octubre de 2021

Haber reconocido a los familiares que lo tenían secuestrado en el monte, fue la causa del atroz asesinato de un ganadero en el municipio antioqueño de Yarumal.

Así quedó comprobado en el desarrollo de una investigación de la Dirección Antisecuestro de la Policía, que terminó con la captura y encarcelamiento de cinco personas involucradas en el rapto de Jairo Pino Arroyave, de 47 años.

Según el relato del general Fabián Cárdenas, comandante de dicha unidad, esta historia comenzó el pasado 15 de septiembre, cuando el ganadero, residente en aquel municipio del Norte antioqueño, salió de su finca a solucionar un problema de acueducto en inmediaciones de su propiedad, ubicada en la vereda El Hormiguero del corregimiento Cedeño.

Abordó un vehículo en compañía de un trabajador, pero fueron interceptados en el trayecto por dos hombres armados, quienes los hicieron bajar y les ataron las extremidades. Luego les suministraron un bebedizo, que sometió su voluntad. Jairo fue internado en el bosque, mientras que su acompañante fue abandonado en un paraje rural, en estado de inconsciencia.

Horas más tarde la familia del ganadero recibió la llamada de un hombre apodado “Pedrucho”, quien les confirmó el secuestro y exigió $2.000 millones por su liberación. Los seres queridos, aterrados por la situación, empezaron a buscar el dinero, aunque también notificaron lo sucedido al Gaula de la Policía.

Cuatro días más tarde, los criminales enviaron una prueba de supervivencia. En el video aparecía Jairo demacrado, maniatado y sentado frente a un cambuche entre la maraña. “Hola familia. Hoy es domingo 19 (de septiembre), esta gente que me tiene retenido está dispuesta a largarme, por favor traten de solucionar eso ligero, ellos me van a respetar la vida, tengo una mano jodida, ojalá arreglen eso rápido, los quiero mucho”, pronunció la víctima, mientras uno de los delincuentes le susurraba lo que tenía que decir.

Los investigadores del Gaula comenzaron a monitorear las llamadas, logrando interceptar las comunicaciones de los sospechosos. En una de las conversaciones, un secuestrador se quejaba con uno de los compinches, porque la familia del ganadero solo había podido reunir $70 millones, entre préstamos y la venta de un carro. “Muy poquito, están rebuscando unas monedas por otro lado, pero no se lo vamos a dejar tan barato”, aseveró.

Los seres queridos no alcanzaron a entregarles ningún dinero, porque el pasado 4 de octubre los policías arrestaron a cinco de los involucrados en el hecho. Para más horror, todos resultaron ser primos de Jairo, en primer y segundo grado: Pedro Nel Arroyave Calle (“Pedrucho”), Fernando Arroyave Toquica (“Fernando”), Diego Arroyave López (“Diego”), Derian Toquica Parra (“Jair”) y Johan Sebastián Posada (“el Mono”).

“Ellos sabían las condiciones económicas y los movimientos de su familiar”, recalcó el general Cárdenas. De estas personas, la autoridades presumen que alias “Jair” era el líder de la banda, quien registra antecedentes judiciales por secuestro extorsivo agravado, tortura, violencia sexual y tráfico de estupefacientes.

La Fiscalía les imputó cargos por secuestro extorsivo y desaparición forzada. En el estrado del Juzgado Primero Promiscuo de Yarumal, los primos se declararon inocentes, pero el juez les dictó medida de aseguramiento en la cárcel El Pedregal.

A pesar de este resultado, aún no había información sobre el paradero de Jairo, lo que mantenía en zozobra a sus allegados. Uno de los implicados, buscando obtener beneficios judiciales, confesó lo que había ocurrido.

“El día en que grabaron el video de supervivencia (septiembre 19), el ganadero reconoció a los secuestradores. Por esa razón le dispararon en la cabeza y lo sepultaron”, precisó uno de los investigadores a EL COLOMBIANO.

El procesado también suministró la ubicación del cadáver, a tres horas de camino del lugar del secuestro. Los policías recorrieron el trayecto y encontraron la fosa con el cuerpo, el 8 de octubre. En consecuencia, próximamente la Fiscalía les imputará a los primos el cargo de homicidio agravado.

El general Cárdenas informó que en el último año, y como un efecto colateral de la pandemia, en Colombia se dispararon los casos de extorsión. La modalidad carcelaria aumentó un 30%, mientras que la ciberextorsión creció un 75%. El oficial reiteró a la ciudadanía que, ante la ocurrencia de estos delitos, no duden en llamar a la línea 165.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS