<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Recapturado coordinador de extorsiones de la Odín Caidedo

  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
REDACCIÓN ELCOLOMBIANO.COM | Publicado el 07 de abril de 2015

El “Cacique” o “Vaquero”, de 41 años, sindicado por las autoridades de ser coordinador de zona de la Odín Caicedo y quien recientemente había salido de Bellavista después de pagar una condena por extorsión, fue recapturado nuevamente según confirmó este martes Julio Rincón, comandante del distrito centro de la Policía Metropolitana

La captura se produjo en la calle 56 con carrera 24, barrio Villa Hermosa (comuna 8), en el nororiente de la ciudad, donde unidades adscritas a los cuadrantes del sector...


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Capturan a 23 policías de Medellín por presuntos nexos con bandas

  • Esta es la estación de Policía de Belén, ubicada en el barrio San Bernardo, donde trabajaron varios de los uniformados capturados. FOTO JAIME PÉREZ.
    Esta es la estación de Policía de Belén, ubicada en el barrio San Bernardo, donde trabajaron varios de los uniformados capturados. FOTO JAIME PÉREZ.
Nelson Matta Colorado | Publicado hace 3 horas

En una contundente operación contra la corrupción en las entrañas de la Fuerza Pública, fueron capturados 23 policías que prestaron servicio en Medellín y 12 presuntos miembros de bandas dedicadas al tráfico local de estupefacientes.

De acuerdo con la información preliminar obtenida por EL COLOMBIANO, la llamada “Operación San Bernardo” fue ejecutada en la mañana de este viernes por el Grupo de Investigaciones Internas para la Fuerza Pública de la Dijín, la Seccional de Inteligencia (Sipol) de la Policía Metropolitana y la Dirección de Fiscalías contra la Criminalidad Organizada.

La mayoría de uniformados detenidos hicieron parte de la estación Belén en los últimos dos años, entre oficiales y suboficiales, que al parecer tendrían relaciones clandestinas con las plazas de vicio y las bandas de las comunas Belén y Guayabal, en particular del sector Barrio Antioquia, como “la 24”, “Alexpin”, “la Cueva”, “el Coco” y “San Bernardo”.

El informe del caso señala que los uniformados, al parecer, recibían sobornos por sumas mensuales que oscilaban entre los $3’000.000 y los $30’.000.000, cambio de omitir sus tareas de vigilancia y suministrar información reservada a los criminales, de modo que pudieran traficar, asesinar y extorsionar sin interferencias.

Los agentes anticorrupción ejecutaron 24 allanamientos en Medellín y Bogotá, en los que incautaron 48 kilos de marihuana, 100 gomitas mezcladas con droga, 200 dosis de tusi (“cocaína rosada”) y 150 de base de coca, además de una pistola traumática.

Sobre las capturas, 22 de los policías fueron arrestados con orden de captura y uno más en flagrancia; de igual manera, cayeron 12 integrantes de las mencionadas bandas, involucrados con el pago de las coimas. Entre estos detenidos está alias “Cortico”, quien aparece reseñado en el cartel de los más buscados.

El comandante de la Región N°6 de Policía, general Luis Enrique Méndez, declaró que “los uniformados prestaban su servicio en diferentes estaciones de la Metropolitana del Valle de Aburrá, y habrían faltado a su deber constitucional, incurriendo en la omisión de sus funciones, lo cual favorecía el actuar delincuencial”.

Mañana se realizarán las audiencias de control de garantías, en las que la Fiscalía imputará cargos por cohecho por dar u ofrecer, tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir.

Puede leer: Fugas de estaciones levantan sospechas de corrupción.

Una estación bajo la lupa

La estación Belén de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, ubicada en el barrio San Bernardo, es objeto de varias investigaciones penales por presuntos actos de corrupción.

Además del citado caso, en el que miembros de esa unidad policial favorecieron el tráfico de drogas, también hay expedientes abiertos por fugas de presos.

El 7 de diciembre de 2019 se fugó, al parecer con ayuda de los custodios, Roger Jiménez Flórez (alias “Roger”), cabecilla de la organización criminal “la Camila”, de Bello. Por ese hecho, dos uniformados fueron capturados y otros seis están involucrados en la investigación, pues algunos testigos señalaron a la Fiscalía que los presos les daban dinero para que los dejaran salir de las celdas a visitar a sus familias.

Por si esto fuera poco, el 15 de octubre de 2020 ocurrió una fuga masiva en los calabozos de la estación, en la que 50 detenidos se evadieron. Entre los fugados estuvo Jhonatan Franco Álvarez (“La Rea”), cabecilla de la banda “la Campiña”, de Robledo.

El general Méndez destacó que “es la misma Policía Nacional, la Institución que de manera firme e inquebrantable depura, retira y sanciona a todos aquellos integrantes que se apartan de las adecuadas prácticas profesionales, enmarcadas en nuestro código de ética policial”.

Puede leer: Fuga masiva de detenidos en Estación Policía de Belén

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Extorsionistas le dan “enter” al negocio de las webcamers

  • La industria del entretenimiento para adultos ha crecido en Medellín, en particular el oficio de webcamers, tanto para mujeres como para hombres. Y los extorsionistas lo saben. FOTO Santiago Mesa
    La industria del entretenimiento para adultos ha crecido en Medellín, en particular el oficio de webcamers, tanto para mujeres como para hombres. Y los extorsionistas lo saben. FOTO Santiago Mesa
Publicado el 03 de diciembre de 2020

Las autoridades detectaron dos modalidades perpetradas por los delincuentes en Medellín.

El joven Calixto* tiene un secreto, que ni siquiera ha compartido con sus familiares: es modelo webcam, y a cambio de dinero exhibe su cuerpo ante los ojos anónimos y ávidos de erotismo de internet. Por eso cuando alguien lo amenazó con revelar su oficio y sacarlo de la clandestinidad, él quedó entre la espada y la pared.

Sucedió el mes pasado en Medellín, de acuerdo con el informe del Gaula de la Policía, cuando un universitario de 20 años, que ingresó como un cliente cualquiera a su sesión, guardó pantallazos del cuerpo desnudo de Calixto.

Por medio de mensajes de Messenger, tras haber identificado la cuenta de Facebook del modelo, el extorsionista comenzó a amenazarlo. Le decía que tenía que darle $500.000, de lo contrario publicaría las imágenes íntimas en las redes sociales.

El afectado puso la denuncia ante el Gaula, y los investigadores lo guiaron para ponerle una trampa al delincuente. El 1 de octubre lo citó a un calle del barrio Gratamira, para entregarle la plata. En el momento en que recibía el paquete, los policías capturaron al universitario.

Esta es una de las dos modalidades de extorsión detectadas en las últimas semanas, contra los integrantes de esta industria de entretenimiento para adultos en Medellín.

El primer modus operandi, del cual fue víctima Calixto, consiste en chantajear a los modelos (hombres y mujeres) con la amenaza de exponer un oficio que, para muchos, es reservado. Según los investigadores judiciales consultados por EL COLOMBIANO, esta manera es más propia de la delincuencia común.

La segunda es perpetrada por bandas de crimen organizado, que intimidan a los gerentes y propietarios de los estudios webcam, o a los dueños de las casas en las que se graban y transmiten las sesiones, para que paguen una cuota por el “derecho” a trabajar.

Esta situación fue conocida durante una investigación liderada por agentes del CTI y soldados de la Cuarta Brigada, adscritos al Gaula Militar Antioquia, en contra del grupo ilegal “los Pesebreros”.

Esta estructura extorsiona a agencias webcam ubicadas en los barrios Calasanz y Los Colores, según la Fiscalía. De acuerdo con el tamaño de las instalaciones y la cantidad de empleados, los cobros van de $3’000.000 a $10.000.000 de “descorche”, es decir, el derecho a ejercer una actividad económica en un área dominada por ellos; más una mensualidad de $300.000 a $1’000.000, como “vacuna”.

En uno de los hechos documentados, la víctima fue el dueño de un estudio, quien expresó que varios hombres armados llegaron a la sede, indicando que eran “los de la seguridad de la zona”.

Le exigieron $3’500.000 de “descorche” y $300.000 cada mes, para no atentar contra el negocio y las modelos.

El afectado, presa del miedo, alcanzó a entregarles $1’500.000. Antes de darles el resto, agarró fuerzas para poner la denuncia. Entre el 15 y 18 de noviembre, el CTI capturó a nueve presuntos integrantes de “los Pesebreros”, incluyendo a un cabecilla apodado “Tutula”, a dos cobradores de extorsiones (uno de ellos venezolano) y a una modelo conocida como “La Webcam”, quien recibía los dineros de las “vacunas” y les vendía drogas a otras webcamers.

Les imputaron concierto para delinquir, extorsión, tráfico de estupefacientes y porte ilegal de armas.

El mayor Óscar Mejía, comandante del Gaula Medellín de la Policía, comentó que el oficio de las webcam no solo atrae a extorsionistas, sino también a redes de trata de personas, con falsas ofertas de trabajo en modelaje y publicidad; a explotadores sexuales y laborales, que involucran a menores de edad o someten a las empleadas a jornadas de hasta 18 horas con mal sueldo.

“Existe el peligro de las extorsiones y acosos por la viralización de sus videos. De hecho, muchas modelos dejan sus redes sociales abiertas con sus nicknames (seudónimos) de girlcam visibles, pues así tratan de blindarse de extorsiones y del bullying”, indicó, agregando que esta medida no siempre es la mejor.

Claves para prevenir

Tania* tiene 22 años, el último lo ha dedicado a ser webcamer en dos agencias de Medellín y, aunque no ha sido extorsionada, reconoce los peligros del negocio.

“La verdad no tenemos ninguna protección especial y estamos en riesgo de que un caso como esos nos ocurra. Una de las medidas de privacidad que se usa, es que el acceso a las sesiones está bloqueado para Colombia, pero eso no sirve porque ya hay unas APP que lo desbloquean”, explicó.

Víctor Daras*, quien gerencia un estudio y emplea a nueve webcamers (uno de ellos masculino), detalló que ese tipo de aplicaciones “se consiguen muy fácil, solo se necesita un computador o un celular, y esas APP hackean la dirección IP para que parezca de otros país”. De esta manera, delincuentes de Medellín y Colombia pueden acceder a las sesiones y usar el material para extorsionar.

A su juicio, para evitar extorsiones en las sedes de trabajo, lo mejor es mantener todo en secreto, aunque se trate de una actividad legal. “En nuestro barrio funcionamos en una casa, y los vecinos no saben. Incluso con las modelos hacemos pactos de confidencialidad, para que no digan dónde queda el estudio, porque en todos los barrios hay bandas”.

El mayor Mejía aconsejó a los integrantes del gremio que formulen las denuncias y no cedan a las exigencias económicas, para no darles fuerza a los extorsionistas. “En lo posible, no hay que dar información adicional, que pueda ser usada por el acosador; hay que guardar las pruebas de la amenaza, con capturas de pantalla, día y hora; cambiar las claves de redes sociales, porque puede que los estén espiando por ellas”.

Tania sugirió “no mencionarle a nadie, ni siquiera a su madre, el nombre con el que usted aparece en la página de la agencia. Lo primordial es ser muy reservada, no subir fotos a las redes sociales dentro del estudio ni nada de eso”.

Recordó que “yo al principio me puse toda boba a darles mi nombre de modelo a mis amigos, pensando que me iban a dar plata, pero solo entraron a la página para tomar pantallazos. Hasta ahora no me han pedido nada, gracias a Dios”.

*Identidades protegidas.

165
es la línea de atención del Gaula de la Policía, para pedir ayuda ante extorsiones.

Contexto de la Noticia

Paréntesis un oficio cada vez menos secreto

Björn Lundén es un veterano escritor sueco, residente en Medellín y autor de la novela “Dot.com, obsesión a través de la pantalla”, que narra la historia de amor entre una webcamer y un empleado bancario. Para redactar su obra, entrevistó a múltiples modelos y se adentró en ese negocio. Desde su perspectiva, “el trabajo de webcam ya no es tan demonizado como antes y varias modelos les cuentan a sus familias qué hacen”. Esta apertura cada vez mayor, genera los consabidos riesgos de extorsión. Como propuesta para prevenir los chantajes, contó que “algunas modelos no muestran su cara en la pantalla”, o bien emplean máscaras o antifaces, lo que protege su identidad.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Capturan a 16 miembros de la banda “el Ajizal” de Itagüí

  • Entre los capturados de la banda “el Ajizal” hay personas de 18 a 42 años de edad. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Entre los capturados de la banda “el Ajizal” hay personas de 18 a 42 años de edad. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 02 de diciembre de 2020

En un operativo contra el crimen organizado en el municipio de Itagüí, fueron capturados 16 presuntos integrantes de la banda “el Ajizal”.

Esta estructura lleva más de dos décadas delinquiendo, y actualmente extiende sus tentáculos por las veredas El Ajizal, Los Gómez y El Porvenir, al igual que en los barrios San Pablo, La Hortensia, El Guayabo, Santa María y Viviendas del Sur. Se dedica al tráfico de drogas y armas, extorsiones, sicariato, amenazas y desplazamiento forzado, entre otros delitos.

El operativo estuvo liderado por el Gaula de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, y entre los detenidos hay uno de los cabecillas de la banda, apodado “Jeremías”, y cuatro coordinadores conocidos como alias “Pana”, “Mortis”, “el Mili” y “Guayacán”. La lista la completan otros integrantes de base, como “Ferdeyson”, “Burro con Sueño”, “Culi”, “el Mueco”, “Cagao”, “Chica”, “el Sastre”, “Páncreas”, “Guacho”, “el Diablo” y “Carlitos”.

Las capturas se ejecutaron mediante allanamientos en las veredas El Ajizal, El Porvenir y Los Gómez, donde además se incautaron un changón, dosis de droga, cuadernos con la contabilidad y listas con los nombres de las víctimas de las extorsiones, indicó este miércoles el coronel Iván Santamaría, comandante (e) de la Policía Metropolitana. Los procesados tendrán que responder por cargos de concierto para delinquir, desplazamiento y tráfico de estupefacientes, entre otros.

“Con esta acción operativa se logran esclarecer 51 casos de extorsión y se evita el pago de 400 millones de pesos anuales, dinero que hacía parte de las rentas criminales de este grupo”, detalló la Institución en su informe.

Tal cual ha venido denunciando EL COLOMBIANO en sus reportajes, “el Ajizal” ha protagonizado varios atentados, homicidios e incremento de violencia en la zona desde 2019, en un intento por controlar el transporte informal de pasajeros (“chiveros”) que conecta a las veredas con el área urbana. Dos conductores ya fueron asesinados por la facción y otros más están amenazados y bajo extorsión.

El alcalde de Itagüí, José Fernando Escobar, comentó que este grupo no solo extorsiona a los transportadores informales, comerciantes y residentes, “sino que también hace desplazamientos forzados”. Añadió que este año han sido capturados en el municipio 13 cabecillas de diferentes combos y 51 integrantes.

Por información que lleve a la captura del máximo jefe de la organización, alias “Chivú”, quien permanece en la clandestinidad, hay una recompensa de hasta $10 millones.

Puede leer: Tensión en El Ajizal por bandas.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Capturan a un concejal de Ituango por presuntos nexos con disidencia de las Farc

  • Ituango es uno de los municipios más afectados por la violencia en Antioquia, debido a la presencia de los disidentes del frente 18 de las Farc y la organización criminal clan del Golfo. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.
    Ituango es uno de los municipios más afectados por la violencia en Antioquia, debido a la presencia de los disidentes del frente 18 de las Farc y la organización criminal clan del Golfo. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 01 de diciembre de 2020

Por presuntas relaciones clandestinas con las disidencias de las Farc, las autoridades capturaron a un concejal en ejercicio del municipio de Ituango, en el Norte de Antioquia.

De acuerdo con la información preliminar obtenida por EL COLOMBIANO, se trata de José Amadeo Oquendo Posso, elegido en 2019 por el partido Liberal, para el periodo 2020-2023. La captura fue realizada en la mañana de este martes en una vía pública de la localidad, por parte de agentes del CTI y soldados de la Séptima División, cuando se movilizaba en una moto con dos hijos menores de edad.

Fuentes judiciales indicaron que en su contra había una orden de captura vigente por el cargo de concierto para delinquir agravado, solicitada por la Dirección de Fiscalías contra la Criminalidad Organizada. El caso se relaciona con los presuntos nexos del político con la disidencia del frente 18 de las Farc, que delinque en el Norte del departamento, al mando de alias “Ramiro”.

En el marco de la investigación penal contra ese grupo, las autoridades interceptaron conversaciones telefónicas desde el mes de febrero, entre los disidentes y Oquendo Posso, a quien se referían como “Cacha” en esas llamadas.

El concejal, presuntamente, les brindaría apoyo logístico a los criminales, para el suministro de alimentos, botas, vestimenta, recargas de celulares y manejo de dinero, según la evidencia preliminar en poder del ente acusador.

El funcionario será trasladado a Medellín, donde mañana se realizarán las audiencias de control de garantías en el Palacio de Justicia.

Puede leer: Historia de la prótesis de “Ramiro”, el disidente bombardeado en Ituango.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Capturado supervisor de tránsito de Envigado por supuestos nexos con el crimen organizado

  • Así fueron reseñados en la Lista Clinton, en noviembre de 2014, los hermanos Isaza Sánchez. FOTO: CORTESÍA DEL DEPARTAMENTO DEL TESORO.
    Así fueron reseñados en la Lista Clinton, en noviembre de 2014, los hermanos Isaza Sánchez. FOTO: CORTESÍA DEL DEPARTAMENTO DEL TESORO.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 30 de noviembre de 2020

Por la presunta comisión de concierto para delinquir con fines de narcotráfico, la Policía capturó a Nelson Darío Isaza Sánchez, supervisor de Tránsito del municipio de Envigado y señalado por las autoridades extranjeras de integrar la organización criminal “la Oficina”.

De acuerdo con fuentes judiciales, la detención se produjo este domingo en esa localidad del sur del Valle de Aburrá, en cumplimiento de una orden de arresto emanada de una Fiscalía Especializada. En el mismo operativo fue detenido otro ciudadano, el ganadero Marlon Sierra, que está indiciado por la misma conducta punible y sostiene amistad con Isaza Sánchez.

Según la información contenida en el Sistema de Información y Gestión del Empleo Público (SIGEP), Isaza fue agente de tránsito de Envigado entre 2000 y 2013. Ese año ascendió al cargo de supervisor y subcomandante de esa dependencia, responsabilidad que al parecer ostentaba en la actualidad.

A pesar de tener un cargo oficial, en el bajo mundo siempre se le ha relacionado con su hermano, Félix Alberto Isaza Sánchez, alias “Beto”, desmovilizado de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y uno de los máximos cabecillas de “la Oficina”, la estructura de crimen organizado más poderosa del Valle de Aburrá.

Este hombre obtuvo su libertad condicional en 2018, tras pasar seis años encarcelado por una condena de nueve años por concierto para delinquir agravado, porte ilegal de armas, falsedad en documento público y uso de documento falso; y otra de cinco años por concierto para delinquir agravado.

La primera vez que el supervisor de tránsito resultó involucrado en un informe judicial fue el 19 de noviembre de 2014, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos le aplicó sanciones económicas y congeló sus actividades comerciales, al incluirlo en la Lista Clinton. En la misma acción incluyeron a “Beto” y a otros cabecillas de la organización, como “Mateo” (extraditado) y “Orión” (asesinado posteriormente).

En ese entonces, Adam J. Szubin, director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac), señaló que alias “Nene” u “Omega”, como se le conoce también a Nelson Isaza, al parecer usaba los recursos y personal de la Secretaría de Movilidad para apoyar las operaciones y desplazamientos de los integrantes de “la Oficina”.

El alcalde de Envigado en aquel momento, Héctor Londoño, le comentó a EL COLOMBIANO es esa época que no podía despedir al reseñado porque “hemos averiguado en la Fiscalía si él tiene algún pendiente, y nos han dicho que en absoluto, que no tiene ninguna investigación pendiente. Entonces tiene que seguir trabajando, él está en carrera administrativa y tampoco tiene ningún llamado de atención en su hoja de vida, es buen funcionario y nosotros no podemos despedirlo”.

Por este motivo, Nelson Isaza continuó en la Oficina de Tránsito, a pensar de estar vinculado a la Lista Clinton por el gobierno estadounidense.

En la reciente investigación de la Fiscalía colombiana, “Nene” es sospechoso de participar en las operaciones clandestinas de la banda “Trianón”, uno de los tentáculos de “la Oficina” en los municipios de Envigado y Sabaneta. Este grupo se dedica al tráfico de drogas, cobro de extorsiones, pagadiario, sicariato y demás delitos.

La audiencia de control de garantías en su contra se realiza en la tarde de este lunes, en el Palacio de Justicia de Medellín. EL COLOMBIANO consultó a la Alcaldía de Envigado sobre la captura del funcionario, y hasta el momento no ha emitido una respuesta sobre el asunto.

Puede leer: Supervisor de Tránsito sancionado en Lista Clinton sigue despachando en Envigado.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Millonaria extinción a bienes de la banda “los Triana” en Antioquia

  • La Fiscalía y la Policía materializaron las medidas cautelares en diligencias realizadas en Medellín, Bello, Envigado, Itagüí, Santa Fe de Antioquia y Sopetrán. FOTOS CORTESÍA FISCALÍA
    La Fiscalía y la Policía materializaron las medidas cautelares en diligencias realizadas en Medellín, Bello, Envigado, Itagüí, Santa Fe de Antioquia y Sopetrán. FOTOS CORTESÍA FISCALÍA
  • Millonaria extinción a bienes de la banda “los Triana” en Antioquia
  • Millonaria extinción a bienes de la banda “los Triana” en Antioquia
  • Millonaria extinción a bienes de la banda “los Triana” en Antioquia
Por Santiago Cárdenas H. | Publicado el 28 de noviembre de 2020

La Fiscalía confirmó este sábado que impuso medidas cautelares de embargo, secuestro y suspensión del poder dispositivo a 52 bienes que serían producto de las actividades ilegales de la estructura delictiva “los Triana”.

Las labores de policía judicial dan cuenta que, para evitar el rastreo financiero de las autoridades, las propiedades habrían sido tituladas a integrantes del núcleo familiar de los principales cabecillas de esta banda, ellos son: Elkin Fernando Triana Bustos, alias “el Patrón”; Jhon Fredy Triana Bustos, alias “el Gordo”; Carlos Mario Triana Vásquez, alias “Mario Chiquito”; y Nelson Jaime Correa Henao, alias “Bolillo”.

Los bienes afectados, cuyo valor asciende a 25 mil millones de pesos, están representados en: 14 apartamentos, 5 casas, 7 garajes, 2 cuartos útil, 1 lote, 14 vehículos (motocicletas y carros), 6 establecimientos de comercio, 2 sociedades y 1 título judicial por 143’500.000 de pesos.

La Fiscalía y la Policía materializaron las medidas cautelares en diligencias realizadas en Medellín, Bello, Envigado, Itagüí, Santa Fe de Antioquia y Sopetrán.

En las verificaciones de la Fiscalía se constató que los bienes habrían sido adquiridos por “los Triana” durante las últimas dos décadas, con dineros del tráfico de estupefacientes, extorsiones, homicidios, desplazamientos, entre otras conductas.

Así fue la persecución contra los piratas que robaron una tractomula en Medellín

  • Este fue el momento en el que los policías recuperaron la tractomula robada, en el barrio El Playón de los Comuneros, en el nororiente de Medellín. FOTO CORTESÍA POLICÍA
    Este fue el momento en el que los policías recuperaron la tractomula robada, en el barrio El Playón de los Comuneros, en el nororiente de Medellín. FOTO CORTESÍA POLICÍA
"
Nelson Matta Colorado | Publicado el 26 de noviembre de 2020

El tiroteo y la feroz persecución que alertó a los ciudadanos del nororiente de Medellín, que involucró delincuentes, policías y agentes de tránsito, no hizo parte de la grabación de una película, sino de un fallido acto de piratas terrestres.

El incidente ocurrió en la tarde de este miércoles y la víctima fue el conductor de una tractomula Kenworth, que cubría la ruta Cartagena – Caldas, llevando un cargamento de licores valorado en más de 300 millones de pesos.

Según el relato que este ciudadano entregó a las autoridades, después de pasar el peaje de Copacabana en la autopista Medellín-Bogotá, para ingresar a la capital antioqueña, observó a tres policías sospechosos que apuntaron sus placas. En breve apareció un automóvil Renault Twingo azul, que trató de cerrarle el camino para que se orillara.

El camionero leyó la intención y en respuesta le arrojó la tractomula, provocando que el vehículo saliera del carril y se trepara a un montículo de grama. Metros más adelante, fue alcanzada por un Chevrolet Spark y un taxi Spark, que también trataron de cerrarle el camino.

El chofer no tuvo más remedio que mermar la velocidad, para no embestirlos y causar una tragedia, y justo en ese momento lo rodearon cuatro motocicletas con hombres armados. Lo increparon e hicieron bajar del automotor, para subirlo a la fuerza a un carro blanco.

Uno de los delincuentes se trepó al tractocamión e inició la marcha, internándose en las vías de Medellín. El incidente, cometido a plena luz del día, alertó a quienes pasaba por allí y estos alertaron a la Policía.

“Con la descripción que teníamos, ubicamos la tractomula por medio de las cámaras LPR”, relató el general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Una patrulla motorizada de la estación Santa Cruz interceptó la tractomula, pero el pirata desobedeció la orden de pare y aceleró. Los uniformados pidieron refuerzos y así comenzó una tremenda persecución por varios barrios, a la que se unieron otras patrullas y agentes de tránsito.

El usurpador hizo varias maniobras peligrosas, subiendo a andenes y separadores viales, y poniendo en riesgo a los ocupantes de otros vehículos, por lo que los policías empezaron a hacer disparos, tratando de acertar en las llantas y el radiador.

La huida terminó en la calle 123 con la carrera 52, del barrio El Playón de los Comuneros. Allí se detuvo el pirata, ante la imposibilidad de tomar una curva con el enorme camión. Los policías le apuntaron con sus armas y lo bajaron, esposándolo en el suelo.

El detenido fue identificado como Luis Giovany Villa Pérez, de 34 años y apodado “Cemento”. Los primeros indicios de la Policía señalan que sería un presunto integrante de la organización criminal “el Mesa”, que delinque en Bello. Sus compinches se esfumaron de la escena, dejándolo a merced de las autoridades, y el camionero fue liberado al poco tiempo en una calle de Bello.

“Se logra recuperar la tractomula, que tenía más de 1.200 botellas y unidades de licor (whisky de diferentes marcas y Smirnoff), de una reconocida empresa distribuidora de licores, y se captura una persona. Esta es la importancia de la información oportuna de los ciudadanos, para terminar con éxito estos procedimientos”, acotó Camacho.

Puede leer: Las cinco consecuencias de la guerra entre bandas de Bello

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Abandonaron un explosivo junto a una vía de Medellín

  • Esta es la escena en la cual los expertos antiexplosivos de la Policía destruyeron el artefacto, en el barrio Belalcázar de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE GUARDIANES ANTIOQUIA.
    Esta es la escena en la cual los expertos antiexplosivos de la Policía destruyeron el artefacto, en el barrio Belalcázar de Medellín. FOTO: CORTESÍA DE GUARDIANES ANTIOQUIA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 24 de noviembre de 2020

Agentes del Grupo Antiexplosivos de la Policía detonaron de forma controlada un artefacto abandonado a un costado de la calzada, en el occidente de Medellín.

El coronel Daniel Mazo, comandante Operativo de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, informó que a las 7:10 de la mañana de este martes, un ciudadano llamó a las autoridades para informarles que “había un paquete sospechoso en el barrio Belalcázar, cerca de la Feria de Ganado”.

Según las primeras versiones, un hombre en motocicleta pasó junto a la Feria de Ganado y le contó a un trabajador que “había una bomba en un árbol”. El empleado le notificó a un supervisor, quien se comunicó con la central de emergencias.

La patrulla del cuadrante llegó al sitio y confirmó visualmente que sí había un artefacto, en una zona verde aledaña a la calle. Con ayuda de un canino experto, se estableció que se trataba de 600 gramos de una sustancia conocida como pentolita, acondicionada dentro de un tubo de PVC de 15 centímetros.

El informe preliminar del caso detalló que era de fabricación artesanal, con cables eléctricos envueltos con cinta, un bombillo rojo y un cordón de iniciación, con un sistema de activación por vía celular.

Después de acordonar el lugar, los expertos le pusieron una contracarga, logrando destruir el dispositivo de manera segura. El hecho produjo congestión vial en los alrededores.

“Estamos analizando la situación con hombres de Inteligencia y de Policía Judicial, tratando de establecer las causas. Le pedimos apoyo a la comunidad, para que nos ayude a identificar a la persona que dejó ahí el artefacto”, solicitó Mazo.

Puede leer: Granada que llegó al Centro Automotriz estuvo rodando 45 días.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Así era la estafa de “Pestañas”, un falso bloqueo de la DIAN en el Aburrá

  • Así fue presentada por la Policía la mujer de 47 años, alias “Pestañas”, capturada en el municipio de Sabaneta. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
    Así fue presentada por la Policía la mujer de 47 años, alias “Pestañas”, capturada en el municipio de Sabaneta. FOTO: CORTESÍA DE LA POLICÍA.
Por: Nelson Matta Colorado | Publicado el 24 de noviembre de 2020

La ilusión del dinero llevó a 26 personas a caer en la trampa de alias “Pestañas”, una habilidosa estafadora que en los últimos cinco años se dedicó a urdir un millonario engaño en el área metropolitana.

Según el reporte de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, presentado en la mañana de este martes, Isabel Cristina Caro Molina, de 47 años, al parecer usaba una fachada de comerciante de alta alcurnia y se transportaba en carros costosos, para impresionar a los inocentes que contactaba por las redes sociales.

“Con estas personas pactaba citas en diferentes centros comerciales, a las que llegaba en vehículos de alta gama. Una vez ganada la confianza de sus potenciales víctimas, les indica que la DIAN le había congelado algunas de sus cuentas bancarias, en las cuales manejaba altas sumas de dinero, y para el desbloqueo de las mismas requería el pago de los impuestos correspondientes a los últimos ocho años gravables; como constancia enseñaba falsos extractos bancarios de la cuenta donde constaban los supuestos ingresos económicos”, indicó el informe del caso.

Puede leer: Suplantadores siguen al ataque en redes sociales.

Con la promesa de recibir parte del dinero almacenado en las cuentas, los incautos le consignaban la suma correspondiente a los presuntos impuestos. “Pestañas”, supuestamente, les enviaba un documentos falsificado de la DIAN, que anunciaba el desbloqueo de la cuenta en cinco días hábiles, tiempo en el cual la presunta estafadora se esfumaba del mapa.

De acuerdo con la investigación, con ese cuento habría estafado a 26 personas entre 2015 y 2019, por un monto total de $800 millones de pesos. Las autoridades no descartan que haya más víctimas, las cuales todavía no han formulado la denuncia.

El general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana, narró que la sospechosa fue capturada por agentes de la Sijín en el barrio Cañaveralejo del municipio de Sabaneta, cuando conducía un automóvil y al parecer se dirigía a una reunión con otro engañado. En su contra había una orden de arresto por los delitos de estafa agravada y falsedad en documento privado.

Durante la investigación, la Sijín encontró registros de 36 incidentes que la relacionan con supuestas estafas y transferencias ilegales de cheques entre 2011 y 2019, por lo que la cifra de víctimas podría ser superior.

Si usted está entre los afectados, se puede comunicar con las Líneas123 (Policía) o 122 (Fiscalía), para que ponga su caso en conocimiento de las autoridades.

Puede leer: Pilas, falsa encomienda lleva 54 víctimas en el Valle de Aburrá.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Notas de la sección