<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Veterinarios en la mira de la extorsión carcelaria

  • Las extorsiones carcelarias se incrementaron en la cuarentena, según fuentes de la Fiscalía. En el caso de los veterinarios, una llamada salió de la prisión de Pereira. FOTO andrés camilo suárez
    Las extorsiones carcelarias se incrementaron en la cuarentena, según fuentes de la Fiscalía. En el caso de los veterinarios, una llamada salió de la prisión de Pereira. FOTO andrés camilo suárez
Por NELSON MATTA COLORADO | Publicado el 13 de junio de 2020

Autoridades han recibido denuncias por tres casos ocurridos en las últimas semanas, en zonas rurales de los municipios de Alejandría y Concepción.

Una llamada telefónica con la promesa de un contrato, puede terminar en pesadilla para los veterinarios y zootecnistas, por cuenta de una extorsión que nació en la cárcel y se extendió al Oriente de Antioquia.

De acuerdo con las denuncias recibidas en los últimos 15 días, la farsa comienza cuando estos profesionales, residentes en el Valle de Aburrá, son contactados por celular. Se presume que los tramadores obtienen el número por las tarjetas personales y publicidad que distribuyen por internet.

En la llamada, se hacen pasar por dueños de fincas o mayordomos, cuyos animales enfermaron. El cuento está tan bien urdido, que se aprenden los síntomas del cólico equino y de la infertilidad bovina.

“El caballo se lo regalé a mi hija hace dos años y medio. Esta mañana relinchaba, la barriga la tiene inflamada, no orina, no pea, nada. Y tengo a mi hija llorando, me parte el corazón verla así”, contó uno de los falsos finqueros, buscando convencer al veterinario, según una grabación conocida por EL COLOMBIANO.

En estos relatos hay un factor común: citan a los médicos de animales a veredas alejadas de los municipios de Alejandría y Concepción, en el Oriente antioqueño. Les piden los datos del carro (matrícula, color y modelo), con la excusa de tener a un trabajador pendiente que los recibirá a la entrada del pueblo, y números de allegados, por si se pierden saber cómo ubicarlos.

La extorsión inicia cuando los profesionales llegan al área y, por la escasa cobertura en telecomunicaciones, se quedan sin señal de teléfono.

Los delincuentes llaman a los allegados y familiares, fingiendo ser de una disidencia guerrillera. Les dicen que tienen secuestrado al veterinario y que deben transferir dinero a una cuenta bancaria si quieren su libertad.

La reacción de los dolientes es llamar a su ser querido, pero como este no tiene señal telefónica caen en el fraude, procediendo a negociar con los falsos secuestradores. Mientras esto ocurre, el veterinario está dando vueltas en la zona, perdido, porque nadie sale a su encuentro.

Uno de los casos tuvo una variación, con una doble extorsión. Jhon Ruiz Buitrago, decano de la facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia del CES, contó que los afectados fueron una estudiante de la facultad y el veterinario de campo que ella acompañaba. Hace dos semanas salieron a atender la supuesta urgencia. Al llegar a un punto cercano, recibieron la llamada de la tal disidencia guerrillera, la cual les advertía que los tenía vigilados, suministrando la descripción exacta del vehículo.

“Que como habían entrado sin permiso a su territorio, les iban a quemar el carro, a menos que pagaran la extorsión”, precisó el decano.

Las víctimas pagaron, al igual que sus familiares, con lo que los bandidos se llevaron cerca de $5 millones, transferidos de manera virtual a sus cuentas. Al final, nunca nadie apareció en la vereda, aunque no se descarta que los criminales tuvieran algún compinche en la zona, que les informara de los movimientos de los incautos.

Precauciones

Esta situación fue tratada por las autoridades en un consejo de seguridad regional, realizado el pasado 3 de junio en la Gobernación de Antioquia.

El entonces secretario de Gobierno, y ahora gobernador (e), Luis Fernando Suárez, expresó que ya habían recibido denuncias de tres víctimas, que la extorsión era realizada por presidiarios y que una investigación preliminar detectó que una de las llamadas salió de la cárcel de Pereira.

Fuentes de la Fiscalía comentaron a este diario que la extorsión carcelaria y los delitos cibernéticos tuvieron un aumento desde marzo. Varias de las argucias incluyen suplantación de perfiles en redes sociales (ver recuadro). “Lo contamos para que este sector que ha sido víctima en los últimos días, se prevenga y esté alerta ante este tipo de llamadas”, afirmó Suárez.

Según el Código Penal, en su artículo 244, quien sea condenado por el delito de extorsión puede pagar penas de 16 a 24 años de prisión.

El decano Ruiz opinó que por la naturaleza de su servicio, que implica atender urgencias en parajes rurales, el gremio es potencialmente vulnerable en materia de seguridad.

“El llamado a nuestros profesionales es que, antes de aceptar un trabajo, verifiquen muy bien el origen de la llamada, debe haber algún referido que conozca a esa persona. También es importante que al llegar al pueblo se tome contacto con las autoridades locales, que le pueden dar información y acompañamiento”, concluyó .

en definitiva

Los extorsionistas ofrecen falsos contratos a los veterinarios, para tenderles una trampa en el Oriente antioqueño. La recomendación al gremio está en verificar la fuente antes de aceptar el trato.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS otros métodos de engaño y robo

Estas son otras dos formas de estafa y extorsión carcelaria que se masificaron en cuarentena:

1). Falsa encomienda: el delincuente suplanta el perfil de alguien en Facebook, contacta a sus amigos en la red social y les pide el favor de recibir una encomienda que mandó desde el exterior. Cuando la víctima da sus datos, un falso empleado de encomiendas le dice que tiene que pagar un impuesto por nacionalizar la mercancía. Luego pide más plata, con la amenaza de que la encomienda traía dólares ocultos, lo que genera multa y cargos por evasión de impuestos.

2). El falso trueque de dólares: con un virus informático, suplantan el perfil de Whatsapp de una persona y le escriben a sus contactos. Con la excusa de una urgencia económica, les ofrecen la venta de 1.000 dólares por $3 millones. Los incautos, por colaborarle a este conocido, consignan el dinero en pesos a una cuenta de ahorros. El usurpador les escribe a muchos contactos, para que al menos uno caiga.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección