Buda explotó por vergüenza, yo exploté por maestro

 

José Cano
Coordinador de Prácticas

Facultad de Educación-Universidad Pontificia Bolivariana

Después de ver con mis estudiantes de Práctica Docente de la Facultad de Educación de la UPB  la película “Buda explotó por vergüenza” de la directora Hana Makhmalbaf, quedé convencido de que todos los profesores, sin importar el nivel en el que trabajen,  deberían verla, pues hay allí una mirada diferente de la escuela; es el otro lado de la moneda.

La película no está hecha en torno al profesor, como ocurre con una gran cantidad de películas que abordan el tema de la escuela,  sino en torno al estudiante y su llegada a ella.

Baktay no suelta su cuaderno y tampoco nos suelta el alma.

Baktay no suelta su cuaderno y tampoco nos suelta el alma.

En la medida en que iban pasando las imágenes y los minutos, las preguntas empezaron a llenar mi cabeza.

Me acordé de Clara Tamayo y de su pregunta favorita: ¿Qué pasaría si…?,¿Qué pasaría si yo fuera alguno de esos maestros que aparecen allí?, ¿Qué sé de los estudiantes que se sientan en mi clase?, ¿Se parece mi actitud a la de los maestros de la película preocupados por las normas y las formas más que por el estudiante, por el aprendizaje?, ¿Cuál es la realidad que enseño a mis estudiantes?, ¿Cómo enseñar Lengua y no enseñar vida?… Y terminada la película yo exploté por maestro, no pude quedarme callado. 

Ésas fueron algunas de mis preguntas, se las planteé a mis estudiantes  y les propuse que hicieran un texto en el que respondieran cómo enfrentarían ellos las dificultades que allí se evidencian, pero desde el punto de vista del estudiante, no desde el profesor.

Aunque, finalmente, no pude evitar preguntarles qué harían en el lugar de la profesora de la película, pues son estudiantes de licenciatura y por allí hay que trabajar en el proceso de formación.

Tengo que reconocer que lo primero que hay que analizar es la situación política, económica y social que rodea la película, pero también conozco escuelas en nuestro medio que están rodeadas de circunstancias semejantes o peores.

Así que nos quedó una gran pregunta por la sociedad que se muestra, pero sobre todo por nuestros estudiantes.

Aún siguen sonando en mi cabeza expresiones de la película tales como: “No me han enseñado nada, he aprendido sola”. “Baktay, muérete, si no te mueres, no serás libre”. “No me gusta jugar a la guerra”.

Estas expresiones de unos niños, que viven en medio de un conflicto que no los considera como niños, son desgarradoras, pero me pusieron en conexión con mi realidad, con mi sociedad, con mi escuela, con mi papel de maestro formador de formadores.

Los invito para que la vean y para que se pregunten, o para que respondan lo que yo pregunto.

Imagen tomada del portal www.uhu.es

Imagen tomada del portal www.uhu.es

Sobre la película: ‘Buda explotó de vergüenza’ (Buda az sharm foru rikht)
Dirección: Hana Makhmalbaf.
Países: Irán y Francia.
Año: 2007.
Duración: 81 min.
Género: Drama.
Interpretación: Nikbakht Noruz (Baktay), Abdolali Hoseinali (chico talibán), Abbas Alijome (Abbas).
Guión: Marziyeh Meshkini.

La cinta que fue Premio Especial del Jurado en San Sebastián es una coproducción iraní-francesa que dirigió Hana Makhmalbaf, una iraní de tan solo 18 años. Buda explotó de vergüenza describe la vida de la gente que vivía bajo la célebre estatua de Buda y que fue destruida por los talibanes.

La protagonista de la historia de Baktay, una niña de seis años, a la que uno de sus vecinos contagió el deseo de ir a la escuela para aprender a leer y escribir. El primer obstáculo que debe salvar para hacer realidad su sueño, es conseguir lápiz y cuaderno.

El ambiente de la escuela está influenciado por la convulsionada vida política y religiosa del país. Baktay durante el recreo se convierte en la víctima de un grupo de niños, que en vez de jugar a los policías y ladrones, lo hacen a los talibanes y a las mujeres con burka que son lapidadas por pintarse los labios.

¿Será Baktay capaz de superar los ataques de sus compañeros para poder hacer realidad su sueño de leer y escribir?

Información tomada de EL COLOMBIANO, Marzo 26 de 2009.

Las instituciones que participan en el programa Prensa Escuela 2019

Taller de infografía periodística para instituciones Prensa Escuela

Las instituciones que participan en el programa Prensa Escuela comparten un interés por fortalecer los procesos académicos y de formación a partir de la utilización del periódico EL COLOMBIANO como recurso didáctico, con la claridad de aportar al enriquecimiento de las competencias comunicativas y ciudadanas de su comunidad educativa: maestros, alumnos y padres.

Aquí podrá conocer  las Instituciones que este año se inscribieron al programa  Prensa Escuela EL COLOMBIANO. 

En total fueron 114 Instituciones inscritas en el programa,  64 ubicadas en Medellín y  50 ubicadas en 27 municipios de Antioquia.

Instituciones Prensa Escuela 2019

 

Prensa Escuela: pasado y presente

Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela es un programa de Responsabilidad Social de EL COLOMBIANO, que comenzó hace 24 años.  Es una iniciativa de  apoyo a la educación, cuyos ejes son: la comunicación, la lectura y la utilización de la prensa como recurso didáctico.

Como propuesta pedagógica es aplicable al desarrollo curricular desde Preescolar hasta el grado Once, los grados complementarios de la formación normalista e inclusive en la universidad.

Encuentro en el colegio San José de las Vegas, 2018

Encuentro en el colegio San José de las Vegas, 2018

Con este programa, EL COLOMBIANO eligió el camino de redescubrir constantemente el periódico, que hoy se presenta en múltiples plataformas y lenguajes, para ponerlo al servicio de la educación.

La información se convierte en el alma de Prensa Escuela que busca desarrollar en las personas un espíritu crítico y observador, propiciar la lectura con criterio y la escritura con responsabilidad, así como fomentar el interés por reconocer los contextos de las comunidades para construir lazos de solidaridad y respeto en una propuesta que valora la diversidad.

El periódico es un recurso vivo de apoyo a la labor de los docentes y de incentivo para la formación en competencias de los estudiantes en el contexto de los estándares y competencias definidos por el Ministerio de Educación Nacional.

Una de las metas que se propone Prensa Escuela para los próximos años es trascender los muros de la escuela, y llevar sus aprendizajes y retos a otros contextos de interacción social como las organizaciones comunitarias, los grupos juveniles, hospitales y bibliotecas. 

Ver condiciones para participar del programa

 

Objetivos

  • Formar lectores de prensa desde la infancia, en cualquier soporte tecnológico.
  • Formar maestros en el uso de la prensa como recurso didáctico.
  • Establecer un puente entre la vida, la escuela y la familia por medio de la prensa, propiciando la reflexión crítica de niños, jóvenes y adultos frente a diversas situaciones sociales.

Beneficios

  • Formación a maestros en las distintas áreas y niveles para usar el periódico como recurso didáctico.
  • Asesoría para el desarrollo y fortalecimiento de los medios de información escolar.
  • Ejemplares semanales de devolución para trabajar en clase.
  • Material de apoyo para trabajar en clase por medio del blog Prensa Escuela.
  • Programa de visitantes Conozcamos EL COLOMBIANO. Ver información del programa

Cifras

  • 107 instituciones educativas inscritas en el programa durante 2017.
  • 31 municipios de Antioquia estuvieron vinculadas al Programa de promoción de lectura y escritura para la formación ciudadana.
  • En los eventos de ciudad relacionados con promoción de lectura, como Fiesta del Libro, Parada Juvenil de la Lectura y Festival Buen Comienzo 4.100 personas participaron de nuestras actividades durante el 2017.
  • 7800 visitantes al año en el programa Conozcamos EL COLOMBIANO.