Asesino de la silla de ruedas fue enviado a prisión

Un problema de intolerancia entre vecinos habría llevado a que un minusválido asesinara a una persona en el occidente de Medellín y después se enfrentara a tiros con la Policía desde su silla de ruedas, en plena persecución.

El encarcelado es John Henry Mosquera Mosquera, un vendedor de confites de 35 años, quien hacía tres meses trabajaba en un semáforo del barrio El Velódromo.

Este es Mosquera, cuya herida de bala fue curada en el hospital; al lado, la silla de ruedas desde la cual se enfrentó a la Policía. Cortesía Policía Metropolitana.

Este es Mosquera, cuya herida de bala fue curada en el hospital; al lado, la silla de ruedas desde la cual se enfrentó a la Policía. Cortesía Policía Metropolitana.

Continuar leyendo

SUEGRO DE ‘ARISTI’ murió por la intolerancia

Una agresión derivaba de la intolerancia es la principal hipótesis que manejan las autoridades sobre el asesinato de Jaime Alberto Chavarriaga Agudelo, el suegro del ídolo futbolero Víctor Hugo Aristizábal.

El señor de 54 años fue apuñalado a las 2:30 p.m. de ayer en una calle de El Poblado, al suroccidente de Medellín, y murió cuatro horas más tarde en la clínica.

El comerciante Jaime Chavarriaga, de 54 años.

El comerciante Jaime Chavarriaga, de 54 años.

  Continuar leyendo

DEPORTISTAS EXTREMOS y víctimas de intolerancia

Samuel en su última competencia.

Samuel en su última competencia.

Es posible que Samuel Fernando Chavarría Ramírez y Yeison Ferney Ruiz Ríos no se conocieran. Sin embargo tenían varias cosas en común, como la juventud y la pasión por el deporte extremo: el primero en el bicicross y el segundo en el motociclismo.

También compartieron un triste final este año en los barrios de Medellín, donde las balas apagaron su vertiginosa carrera.

El asesinato de Samuel fue el más reciente y trajo a la memoria el incidente de Yeison.

El pasado 7 de diciembre, Día de las Velitas, Chavarría Ramírez estaba en la entrada de su casa del barrio La América, al occidente de la ciudad. De repente llegó un sujeto caminando y le disparó tres veces en la cara. Luego abordó un taxi e intentó esfumarse.

En breve fue capturado por la Policía. En una caleta del taxi encontraron un revólver con tres vainillas percutidas, razón por la cual el conductor de 31 años fue judicializado por la complicidad en el homicidio.

 

Continuar leyendo