<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los 100 años de un papa mediador

  • Visita a Medellín del Papa Juan Pablo II en 1986. Estadio Atanasio Girardot. Foto: Miguel Calderon. (Archivo El Colombiano)
    Visita a Medellín del Papa Juan Pablo II en 1986. Estadio Atanasio Girardot. Foto: Miguel Calderon. (Archivo El Colombiano)
César Mauricio Velásquez *Especial desde Roma | Publicado el 18 de mayo de 2020

El 18 de mayo, se cumplen 100 años del nacimiento del papa Juan Pablo II en la ciudad polaca de Wadowice. Protagonista de grandes transformaciones, beatificado por Benedicto XVI y canonizado por el papa Francisco en abril del 2014.

Juan Pablo II, murió el 2 de abril del 2005, luego de un largo y fructífero pontificado de 27 años, en los que pudo visitar 104 países, entre ellos todos Colombia, y publicó 14 encíclicas.

Al inicio de su pontificado, en octubre de 1978, escogió como lema la expresión mariana totus tuus (todo tuyo) como resumen de su amor y entrega total a la Virgen. Esta disposición interior la completó con las palabras de Cristo: “¡No tengáis miedo!”. Ambas expresiones las repitió muchas veces a la Iglesia y a la humanidad. Este amor por la Virgen se acentúo en su vida tras el atentado que sufrió el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro. Un hecho brutal que marcó el punto de partida de un pontificado sostenido por la Virgen.

Su vivencia directa de los regímenes totalitarios del siglo pasado, nazismo y comunismo, lo llevaron a rechazar cualquier solución de fuerza, guerra y terror. El ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, así como la guerra que luego se desató contra el terrorismo, ahondaron sus dolores físicos y morales. A los gobernantes del mundo les recordó que la violencia y venganza siempre engendra nueva violencia.

En julio de 1986, el papa visitó 11 ciudades de Colombia y ante la tumba de san Pedro Claver en Cartagena, condenó la actitud complaciente con el narcotráfico y comparó por vez primera a las drogas con una nueva forma de esclavitud. “Los tratantes de esclavos impedían a sus víctimas el ejercicio de la libertad. Los narcotraficantes conducen a las suyas a la destrucción misma de la personalidad. Como hombres libres a quienes Cristo ha llamado a vivir en libertad, debemos luchar decididamente contra esa nueva forma de esclavitud”.

Ante estos problemas el papa siempre animaba a las personas de buena voluntad a mirar adelante, a avanzar sin miedo por el camino de la fidelidad al Evangelio. Con frecuencia exhortaba a cooperar generosamente en la realización de una humanidad más justa y solidaria, a ser artífices de paz y constructores de esperanza. Actitud de vida que el papa emérito Benedicto XVI, destacó en la vida de Juan Pablo II a través de una carta difundida esta semana, en la que reconoce sus virtudes heroicas y su grandeza.

“La expresión virtud heroica no significa una especie de hazaña olímpica; al contrario, en y a través de una persona se revela algo que no proviene de él, sino que se hace visible la obra de Dios en y a través de él. No es una competencia moral de la persona, sino renunciar a la propia grandeza. El punto es que una persona deja que Dios trabaje en ella, y así el trabajo y el poder de Dios se hacen visibles a través de ella“.

Fue un gran mediador y gestor de paz. En los últimos días de su vida en el Vaticano, ya cansado y con la satisfacción del deber cumplido, pidió que no lo llevaran nuevamente al hospital Gemelli. Quiso esperar la muerte en su habitación. Estaba preparado para la cita definitiva. Había comulgado y recibido los santos óleos. Sus últimas palabras, como atestiguan los que estaban allí, fueron: “dejad que vaya al Padre”.

Hoy, en la Basílica de san Pedro, la tumba del apóstol y la de san Juan Pablo II, son las más visitadas por miles de peregrinos que acuden allí con gozosa esperanza y gratitud. En este mismo sitio el Papa Francisco celebró la Misa en el centenario de su natalicio, el mismo día en el que las iglesias de Roma reabrieron las puertas luego de un largo tiempo de cuarentena.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección