<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

La historia de los Vega Daza: el clan familiar de narcos colombianos asesinados en España

Entre los muertos está Roberto Vega Daza, miembro de la señalada banda criminal y narcotraficante.

  • Uno de los muertos del triple crimen en Valencia fue Roberto Vega Daza, miembro de un clan criminal originario de La Guajira y que tenían su base de operaciones en Barranquilla. FOTO GuardiaCivil y cortesía
    Uno de los muertos del triple crimen en Valencia fue Roberto Vega Daza, miembro de un clan criminal originario de La Guajira y que tenían su base de operaciones en Barranquilla. FOTO Guardia
    Civil y cortesía
29 de febrero de 2024
bookmark

Los vecinos de una zona del exclusivo sector de Villa Campestre, al norte de Barranquilla, fueron sorprendidos la noche de este martes con repetidas rondas de juegos pirotécnicos. Los estallidos hicieron recordar a los que se escucharon horas después de la masacre ocurrida el 29 de junio de 2023, cuando fueron asesinados tres integrantes de la familia Vega Daza, un grupo que ha sido señalado por las autoridades de pertenecer a redes criminales y de narcotráfico.

Horas antes de que la pirotecnia fuese lanzada este martes, la Guardia Civil Española había reportado el hallazgo de los cuerpos de tres colombianos en el interior de un carro sobre una vía de la localidad de El Saler, en la ciudad de Valencia. Todos presentaban impactos de bala. Entre los muertos estaba Roberto Vega Daza, el último del clan y quien sobrevivió al atentado sangriento en que murieron Rafael Julio Vega Cuello, el padre del clan, conocido como Kike Vega; y sus hijos Ray Jesús y Ronald Iván Vega Daza.

Kike era conocido en el norte de Colombia, primero, como un temido sicario al servicio de grandes capos del narcotráfico, y después como el líder de una gran estructura criminal con poder territorial más allá de Barranquilla.

En ese momento, la organización criminal Los Costeños no solo se atribuyó el ataque, sino que publicaron un video en el que señalaron que este había sido consecuencia de “una sociedad cansada de que los Vega se robaran propiedades, dinero, droga y extorsionaran”. Además, enviaron un mensaje directo a Roberto: “que tengan claro que todos sus colaboradores van para el mismo camino”.

Leer más: Con 56 empresas, Colombia hace presencia en el Mobile World Congress

Y como mensaje adicional, la mañana del miércoles, en el portón de la casa donde ocurrió la masacre el año pasado, desconocidos pintaron un grafiti con el mensaje: “Game Over los Vega”. El hecho quedó grabado en la cámara de seguridad de la mansión.

Las autoridades españolas señalaron que los cuerpos de los colombianos fueron hallados debido a alertas de miembros de la comunidad que reportaron haber visto un automóvil parqueado con personas en el interior que tenían una posición extraña.

Después de verificar la información, el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de la zona realizó los procedimientos judiciales.

Según información extraoficial, tras salvarse en el atentado contra su familia, Roberto Vega Daza, conocido como Boby, se tomó unos días para recuperarse de una herida que le quedó en la pierna por un disparo de un fusil calibre 5,56, hasta que logró trasladarse al departamento de La Guajira para allí seguir con sus andanzas criminales y organizar un plan para vengar la muerte de su padre y hermanos.

El siguiente destino de Vega habría sido la ciudad de Maracaibo, según documentó el periodista judicial e investigador, Jacobo Solano. Allí, en territorio venezolano, logró hacerse a documentos de identificación falsos a nombre de Janer Villalobos, que le sirvieron para viajar hasta Panamá y de allí saltar hasta Europa, en noviembre del año pasado.

Le puede interesar: Uribe habla de la llegada de Mancuso: “Me negué a reunirme con él

Instalado en Europa, Vega Daza habría intentado establecer conexiones para el tráfico de drogas con grupos en Albania e Italia, pero el negocio se habría venido abajo por la captura en Colombia del capo italiano Massimo Gigliotti, perteneciente a la Ndrangheta.

Esto hizo que Boby terminara en España y en Valencia pudo acordar negocios con narcos marroquíes, quienes, según esta versión, serían los que lo habrían mandado a asesinar para no pagarle un cargamento de 267 kilos de droga que fue decomisada el 12 de febrero.

Pero, para otros, el triple crimen en Valencia obedecería a ajustes de cuentas de sus enemigos colombianos, que le habrían seguido la pista hasta España. “Una de las señales para esa conclusión son las celebraciones con pólvora y el grafiti pintado en la casa familiar”, le dijo a EL COLOMBIANO, un investigador judicial de Barranquilla.

Indagados por la Guardia Civil, los vecinos de El Soler dijeron no haber escuchado nada, ni un solo disparo, por lo que ahora se dice que habrían sido ejecutados con armas con silenciador, lo que indica que todo obedeció a un plan bien hecho.

Los cuerpos de los colombianos fueron identificados por Alicia Durán, la compañera sentimental de Roberto, quien es conocida por las autoridades con el alias de Carabela. Lo que se preguntan muchos es si con la muerte de Roberto, el último del clan Vega, se terminó un ciclo de violencia que los tuvo como protagonistas en Barranquilla y muchos otros sitios de la región caribe colombiana. O si se trata de solo un capítulo sangriento más.

Roberto Vega Daza, de 33 años, muerto en España, había estado relacionado con otros líos judiciales y era buscado por muchos enemigos de la familia. Él y su hermano Ronald, por ejemplo, fueron señalados de asesinar a un hombre en 2018, que al parecer, se trataba de un sicario venezolano que había sido contratado para matarlos en la puerta de su casa en Villa Campestre. Y en 2022 también fue protagonista de una cinematográfica balacera que se registró en una fiesta de cumpleaños celebrada en una cabaña del sector de Punta Roca, en Puerto Colombia. Allí se enfrentó a otros hombres con armas largas; en el suceso terminó muerto el propio cumpleañero. Pero, a pesar de los indicios y de la investigación de las autoridades, Roberto y otro detenido fueron dejados en libertad y les devolvieron las armas de largo alcance, entre esas un fusil, porque tenían la documentación correspondiente.

6
son las personas muertas que dejaron los dos ataques recientes contra los Vega.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD