<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El debate sobre la regulación de los cigarrillos electrónicos

Según una encuesta del Dane, la edad promedio en la que empieza el consumo de nicotina con estos dispositivos es 23 años de edad.

  • Consumidores de vapeadores piden que se regularice su uso para prevenir daños. FOTO Carlos Velásquez
    Consumidores de vapeadores piden que se regularice su uso para prevenir daños. FOTO Carlos Velásquez
27 de abril de 2021
bookmark

El debate sobre la nicotina en el país, componente activo del tabaco, ha cobrado cada día más relevancia en la escena de nuevas formas de consumo.

Lo más usual es conocerla en cigarrillos tradicionales, en los que se fuma con la combustión del tabaco. Pero al mercado llegaron hace unos años dispositivos electrónicos para su consumo, compuestos por una batería, una resistencia y un tanque para la sustancia, la cual se vaporiza.

Muchos consumidores de estos llamados vapeadores quieren que se regularice su uso, y así se disminuya el riesgo y daño que causa la nicotina. Sin embargo, las políticas del Ministerio de Salud van enfocadas a evitar el consumo.

Este tema es internacional, y se ha tocado en la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la que se discute el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT).

Colombia, a través de sus ministerios de Salud y de Relaciones Exteriores, lidera la mesa intersectorial del convenio. Y aunque el Gobierno dijo no tener fecha para el encuentro de 2021, este sería en noviembre.

Pero antes de eso, Colombia debe recoger la opinión de varios sectores y llevarla a la discusión. Uno de ellos es el de los consumidores, avalados en la Política de Participación Social en Salud del país.

“Queremos tener un diálogo abierto y sincero, que convoque a la sociedad civil”, le dijo a este diario Julián Quintero, sociólogo y director de la Corporación Acción Técnica Social, que trabaja por generar nuevos enfoques de reducción del daño de sustancias psicoactivas.

Sin embargo, con la idea de participar del encuentro internacional de este año, Quintero radicó hace dos meses una solicitud al Ministerio de Salud con el fin de aportar “consideraciones y evidencias científicas para la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS”. A la fecha, esta cartera no ha respondido.

La regularización

El Gobierno colombiano tiene como objetivo reducir y prevenir el consumo de nicotina y de tabaco. Este diario le preguntó al Ministerio de Salud qué políticas tiene para la reducción del daño y riesgo a consumidores de nicotina, a lo que respondió que “estos conceptos resultan totalmente inaplicables, en tanto no existe ningún nivel seguro de consumo de cualquier derivado del tabaco, ni frente a la exposición al humo de tabaco; situación análoga al uso de nicotina”.

Para Quintero, esto resulta controversial, pues discrepa del manejo que la cartera de salud le ha dado a la nicotina. “Es paradójico y contradictorio que a la sustancia que más personas mata en Colombia de manera directa, no se le permita el enfoque de reducción de riesgos y daños”, dijo el sociólogo.

Y es que según la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas hecha por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en 2019, el promedio en Colombia arrojó que un hombre fuma 7,9 cigarrillos tradicionales al día, mientras que una mujer consume 7 unidades.

Quintero hizo la observación argumentando que sustancias ilegales, o legales como el alcohol, sí tienen programas para su consumo responsable.

¿Qué dicen los estudios?

El Ministerio sustentó su respuesta en varias directrices nacionales. Una es la circular 032 de 2019, en la cual alertó a entidades territoriales y al sector salud sobre las consecuencias nocivas del uso de sistemas electrónicos de nicotina.

Basado en estudios científicos de la Sociedad Americana de Psiquiatría, de la OMS, entre otros, el Ministerio de Salud declaró en esa circular que “usar los cigarrillos electrónicos genera mayores riesgos de fumar cigarrillos tradicionales, tiende a desarrollar problemas cardiovasculares y duplica las posibilidades de infartos de miocardio”.

Sin embargo, para el congresista Mauricio Toro, quien lidera un proyecto de ley frente a la regulación de la nicotina en el país, “para un estudio, hay otro estudio. Usted encuentra estudios completamente prohibicionistas, y al otro lado a gente que está diciendo que hay que generar un enfoque de reducción para evitar mayor crecimiento de consumidores”.

Aunque Toro, del Partido Verde, reconoció que en los dispositivos electrónicos sigue habiendo daño, dijo que los estudios independientes que él consultó demuestran que se ha satanizado a los consumidores de vapeadores.

Por esa misma vía va Quintero, pues ha documentado estudios e informes que contemplan la regulación de los dispositivos como una de las vías para consumir de una manera menos dañina, como es el caso de una investigación hecha por el gobierno inglés, a través de la Salud Pública de Inglaterra.

Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos advirtió que si bien este estimulante es dañino para la salud, “los cigarrillos electrónicos pueden presentar una importante oportunidad de reducción de daños para los fumadores adultos adictos”.

La psiquiatra María Paula Villalba dijo que con el uso de dispositivos “es cierto que se reduce el riesgo, porque no tienen los mismos componentes que el cigarrillo convencional”.

Sin embargo, aclaró que hay que revisar los casos de jóvenes estadounidenses a los que se les ha relacionado el vapeo con la enfermedad de “Evali”, daño pulmonar que al inicio se presenta como una neumonía.

El terreno a recorrer

El proyecto de ley de Toro junto al senador Iván Marulanda es el 493 de 2021 y espera ser debatido en el Congreso. Sus principios son tres: un enfoque de reducción de riesgo y daño, derechos a los consumidores mayores de edad, y acceso a información de calidad.

Quintero cree que “prohibir los vapeadores podría poner en un mayor riesgo a los menores de edad, porque podrían acceder a un mercado negro de esos productos. Lo que necesitamos es una regulación diferenciada”.

Para hablar de esto, la Corporación, tras no recibir respuesta a su radicado, envió hace 48 días un derecho de petición a MinSalud del cual tampoco ha tenido respuesta. Desde esa cartera dijeron a este medio que “dicha comunicación está en proceso de revisión y se hará llegar a los actores de manera oportuna”

7,6
cigarrillos tradicionales fuma al día un colombiano entre los 12 y 65 años, según el Dane.
Carlos López

Soy comunidador social y periodista. Me interesan, entre muchas cosas, temas de conflicto armado, medio ambiente y derechos humanos.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter