<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

A los excombatientes les buscan una tumba digna

  • A los excombatientes les buscan una tumba digna
Por Olga Patricia Rendón M. | Publicado el 20 de septiembre de 2019
en definitiva

Cadáveres de combatientes muertos en operaciones militares esperan identificación, las reconstrucciones morfológicas son la última opción para que puedan ser entregados a sus familias.

Con los muertos en combate ocurre al revés que con los desaparecidos: son sus cuerpos los que esperan por ser encontrados, por eso, profesionales de la Fiscalía trabajan arduamente por darles un nombre, pero a veces ese trabajo resulta infructuoso.

En la oficina de Heison Perea, morfólogo de Criminalística de la Fiscalía Antioquia, reposan al menos 77 reconstrucciones morfológicas practicadas a combatientes de grupos armados ilegales caídos en combate, que no pudieron ser identificados después de practicar todas las pruebas posibles.

Cuando se presenta un enfrentamiento que deja muertos se hace una inspección técnica a los cadáveres, la Policía Judicial revisa si hay algún tipo de documento de identidad y toman las huellas dactilares. Luego en Medicina Legal se hace la necropsia y se reseñan todas las señales particulares: cicatrices, tatuajes, amputaciones, lunares llamativos, etcétera.

Toda esa información es montada al Sistema de Información de la Red de Desaparecidos y Cadáveres (Sirdec) donde es contrastada con los datos aportados por familiares de desaparecidos, y las huellas son cotejadas con la Registraduría.

Pero muchas veces ninguno de esos esfuerzos da resultado y entonces la Justicia Penal Militar ordena a la Fiscalía que haga una reconstrucción morfológica u ósea que permita hacer una aproximación a cómo era la persona cuando estaba viva, para que por distintos medios los familiares, que seguramente lo están buscando, sepan dónde hallarla.

“A nosotros nos llegan todos los documentos de la inspección y las fotografías de los cadáveres, con esa información reconstruimos los rostros. Muchas veces en esas fotos hay muy poco que recuperar, porque el bombardeo o el combate los dejó destruidos, por eso nos basamos en los datos consignados en la inspección técnica”, contó el morfólogo.

En su labor ha tenido que darle un posible rostro a cadáveres de hombres, mujeres y niños que se presume eran miembros de estructuras criminales, y debe ser meticuloso para dar con la simetría, la forma del rostro, el color de la piel y de los ojos, para que algún día un familiar de esta persona, al ver la fotografía, pueda entender que es su ser querido el que está ahí.

Uno de las reconstrucciones, por ejemplo, da cuenta de cómo era un niño de 14 años de edad que murió el 20 de abril de 2003 en la vereda Salado Blanco, parte alta del municipio de Sonsón (Antioquia). El reporte dice que vestía un pantalón de algodón azul oscuro, interior de algodón del mismo color, botas de caucho llanera talla 39 negras y una chaqueta de uso privativo de las Fuerzas Militares, como señales particulares, la amputación de los dedos cuarto y quinto del pie izquierdo, con necrosis en el tercero y un número de radicado.

Hay poco éxito

Un integrante del grupo de criminalística explicó que con los casos de la Justicia Penal Militar hay muy poco éxito. Lo atribuyó a que los familiares de combatientes tienen temor a que los relacionen con los grupos armados, y al papel mismo de la Fiscalía en la investigación de estos hechos.

“La identificación dentro de un proceso penal es valiosísima, esto es lo que permite investigar. Pero también ayuda a notificar a la familia y darle la oportunidad a la familia del rito religioso y de que descanse. Que ya no esté en esa espera tan angustiosa. También hay unos delitos muy graves que se quedan en la impunidad porque no se logró la identidad como es el caso de los falsos positivos”, detalló el funcionario.

Hoy, la Justicia Penal Militar tiene identificados y listos para entrega cinco cuerpos.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Jep abrió nuevo expediente

Las desapariciones en el Palacio de Justicia también serán materia de investigación en la Jurisdicción Especial para la Paz, que ordenó la práctica de pruebas en el caso del general (r) Iván Ramírez Quintero. Para ello, los familiares de las víctimas deberán comprobar su parentesco para entrar al proceso. Y el Grupo de Análisis de la Información deberá contextualizar los hechos ocurridos los días 6 y 7 de noviembre de 1985, así como la participación del militar procesado.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección