<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Nuevo proyecto para navegabilidad del Magdalena se define en agosto

  • Río Magdalena a la altura de Tolima. Foto: Colprensa
    Río Magdalena a la altura de Tolima. Foto: Colprensa

El director (e) de Cormagdalena, Luis Fernando Andrade, anunció que en agosto se abrirá la nueva licitación de la APP que permitirá la navegabilidad del río Magdalena. En un debate de control político en el Senado señaló, además, que las obras estarán listas en diciembre de 2022, lo que representa un año de retraso.

“En agosto se abrirá la nueva licitación y todas las obras culminarán en diciembre de 2022. Así que lo que perdimos fue prácticamente un año en el proyecto”, dijo Andrade.

Sobre las obras del canal de Barranquilla, Andrade señaló que existe “una desventaja de profundidad de casi 2 metros”, y explicó que están ad portas de comenzar los trabajos.

En dos semanas, según Andrade, se firmará un acuerdo con los navieros y los municipios ribereños sobre las nuevas obras que se incluirán en los pliegos, los cuales no estaban en la licitación pasada.

Hace apenas una semana, el Gobierno Nacional caducó el anterior proyecto de navegabilidad que estaba al frente del concesionario Navelana. El anterior el contrato de navegabilidad del río Magdalena, el cual se estructuró como una Alianza Público Privada, APP, comenzó a correr desde agosto de 2014 cuando el presidente Juan Manuel Santos firmó el acta del inicio de dicho contrato.

El proyecto duró cerca de 2 años y siete meses tratando de arrancar. En su discurso de aquel día, Santos soñó con unas obras que, según él y el mismo contrato, desde mediados de 2016 tendrían que haber empezado su etapa de construcción.

Lea aquí: Retos del río Magdalena: dragar y liquidar Navelena

El presidente dijo entonces: “en un año (2015) vamos a ver el 60 % de la navegabilidad completada. En un año (2015) estarán habilitados 650 kilómetros. Se movilizarán 8.200 toneladas entre Barranca y Barranquilla, y Barranca y La Dorada. En dos años (2016) se movilizarán 6 millones y en 5 años, 10 millones de toneladas”.

Sin embargo, en estos meses las obras no avanzaron. Aunque Navelena realizó el mantenimiento del río y logró garantizar la navegabilidad, aun en tiempos de sequía, las obras de encauzamiento se quedaron en el papel.

Y es que, específicamente, el contrato se atrancó en el cierre financiero luego de que estallara el escándalo de Odebrecht. En mayo de 2016 la multinacional brasileña decidió ceder su parte accionaria y empezó el largo camino para buscar financiación.

Sin embargo, el 16 de diciembre del año pasado, Navelena presentó el recurso financiero respaldado por el banco Sumitomo de Japón al prestar 250 millones de dólares y se dio por hecho que estaba listo el cierre financiero. Pero la dicha duró poco y en enero de este año el banco japonés se retiró por el supuesto pago de sobornos de Odebecht para la ejecución de obras.

Ante los constantes incumplimientos para lograr la financiación, Cormagdalena tomó la decisión de declarar la caducidad el contrato con Navelena.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*