<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Conozca la historia del tapabocas (lleva más de un siglo)

Esta prenda, vital hoy para cuidar su salud y la de los otros, tiene una historia que se cuenta hace más de 100 años.

  • Las primeras mascarillas eran gruesas, tenían varias capas de gasa. En la imagen, dos mujeres en 1918 durante la epidemia de gripe española. FOTOS getty
    Las primeras mascarillas eran gruesas, tenían varias capas de gasa. En la imagen, dos mujeres en 1918 durante la epidemia de gripe española. FOTOS getty
  • Esta secretaria muestra el tipo de tapabocas, en 1918, que bajaba hasta el cuello. FOTO Getty
    Esta secretaria muestra el tipo de tapabocas, en 1918, que bajaba hasta el cuello. FOTO Getty
  • Un barrendero en Nueva York en 1918 usando su tapabocas. FOTO Getty
    Un barrendero en Nueva York en 1918 usando su tapabocas. FOTO Getty
  • Este barbero trabaja con su tapabocas en 1918. La imagen fue tomada en Chicago, Estados Unidos. FOTO Getty
    Este barbero trabaja con su tapabocas en 1918. La imagen fue tomada en Chicago, Estados Unidos. FOTO Getty
Claudia Arango Holguín | Publicado el 16 de junio de 2020

Su medida estándar para un adulto es de 20 por 15 centímetros. Es rectangular, usualmente de tela blanca, o también varía entre tonos verdes y azules claros. Tiene unas cintas elásticas que se sujetan a las orejas y un clip metálico para ajustar a su nariz, y a la de ella, a la de él, a la de cualquiera, como tamaños de narices hay en el mundo.

Ese es el tapabocas quirúrgico, el que para usted era familiar en hospitales y que usaban a diario médicos, odontólogos y enfermeras. Ese fragmento de tela no tejida de polipropileno y poliéster se convirtió, en menos de tres meses, en un accesorio vital de protección y responsabilidad cívica. Tras la irrupción del nuevo coronavirus en el planeta, con excepción de la Antártida, hoy se pide portarlo como una de las medidas para frenar la propagación de la covid-19.

Inicialmente, una vez la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia, el 11 de marzo de 2020, lo recomendó para “las personas con algún síntoma respiratorio y el personal médico”. A medida que se conocían detalles del virus, las indicaciones fueron cambiando. A comienzos de abril, la sugerencia del doctor Michael Ryan, director del programa de emergencias sanitarias de la OMS, fue que el empleo de máscaras, tanto de fabricación casera como de tela, a nivel comunitario, podría ayudar a dar una respuesta global a esta enfermedad. Se trata de un mecanismo de barrera –explicó Ryan– que protege de la exposición al virus, que se transmite por microgotas que se expulsan, al hablar o estornudar. Probablemente así entró en su imaginario esta prenda, que ahora lo acompaña si sale de casa, pero lleva más de un siglo de uso.

El primer quirófano

En 1897, el cirujano polaco Johann Von Mikulicz Radecki “describió una máscara quirúrgica compuesta de una capa de gasa” en sus escritos. Así lo detalla el investigador John L. Spooner en su texto Historia de las mascarillas quirúrgicas, a finales del siglo XIX.

Al polaco se le atribuye esa primera creación del tapabocas para médicos. “Diseñó un marco de gasa para cubrir la boca y la nariz del cirujano”, cuenta la revista Journal of the Royal Society of Medicine, que además precisa que Mikulicz Radecki fue el pionero de la seguridad en las cirugías. “Fue uno de los primeros cirujanos en usar guantes de algodón mientras operaba, con el objetivo de eliminarse a sí mismo como fuente de sepsis (infección)”.

Detalla Spooner en su texto que durante los años siguientes varios investigadores confirmaron el valor de las máscaras faciales para proteger al paciente y de una capa fina de gasa se pasó, en 1918, durante la llamada gripe española, a una de mayor espesor. Ese mismo año se comenzó a hablar de la importancia de su esterilización y de la necesidad de cambiarlas en un tiempo determinado (Ver abajo cronología).

Esta secretaria muestra el tipo de tapabocas, en 1918, que bajaba hasta el cuello. FOTO Getty
Esta secretaria muestra el tipo de tapabocas, en 1918, que bajaba hasta el cuello. FOTO Getty

No solo para médicos

Eduardo Sánchez Navarro, decano nacional de la Facultad de Diseño, Comunicación y Bellas Artes de la Fundación Universitaria del Área Andina, explica que fue con la gripe española que esta dejó de ser exclusiva para médicos y empezó a ser usada por la sociedad. “Hubo una gran producción en masa en gran parte de Asia, Europa y Estados Unidos”.

Las imágenes de esa época muestran a operadoras telefónicas, estudiantes, peluqueros, barrenderos, secretarias y personas del común con estas telas en la cara. En ocasiones con una extensión hacia abajo, hasta el cuello o acondicionadas para encajar en los sombreros. La mayoría se amarraban atrás, en la cabeza.

Su efectividad médica

Los estudios pioneros sobre la eficacia de la mascarilla quirúrgica fueron detallados por el especialista en la industria del cuidado de la salud, Nathan L. Belkin, en su texto de 1996 publicado en The AORN Journal llamado A century after their introduction, are surgical mask necessary? La primera investigación –cuenta Belkin– data de 1926. “Este estudio reveló que un tercio de los miembros del personal quirúrgico albergaba una bacteria (Streptococcus) en sus gargantas que generó un número inusual de infecciones de heridas postoperatorias”. Ya existían las mascarillas, pero “los cirujanos y enfermeras no se cubrían la nariz durante los procedimientos quirúrgicos, solo se tapaban la boca”. Las estaban usando mal.

Belkin detalla más investigaciones hechas en los 30, 40 y 50, que siguieron midiendo y recalcando su eficacia. También cuenta cómo en esos años estos cambiaron de material y llegó la mascarilla quirúrgica tipo filtro, “hecha de capas comprimidas de algodón intercaladas entre capas de gasa absorbente”.

Perdió protagonismo

El médico antropólogo Christos Lynteris escribió este año en The New York Times que en Occidente el uso de las mascarillas no duró mucho más allá de la Segunda Guerra Mundial. Belkin dice que en los 20 años posteriores a la guerra (1945 - 1965) “se ignoró la importancia de la máscara quirúrgica debido a la disponibilidad de los antibióticos”. Y eso pasó en Occidente, pero no en Asia, precisa el antropólogo, en dónde “se utilizaron durante la Guerra de Corea (1950-1953). En China se continuaron usando para las crisis de salud pública (...) Y desde fines del siglo XX, tanto en la China pos-Mao como en la colonia posbritánica de Hong Kong se han empleado contra la contaminación del aire”.

Un barrendero en Nueva York en 1918 usando su tapabocas. FOTO Getty
Un barrendero en Nueva York en 1918 usando su tapabocas. FOTO Getty

El caso asiático

Rodolfo Rodríguez Gómez, médico epidemiólogo y mágister en Salud Pública, explica que la llegada del virus del Sars en China a finales de 2002 sacudió tanto a la sociedad asiática que “trajo el recuerdo de ese tipo de epidemias que pueden volverse pandemias como la gripe española de 1918”. Y el tapabocas se quedó allí como elemento de primera necesidad. Alejandro Gil Alzate, docente de diseño de modas de la Colegiatura, explica que desde ese año se normalizó su uso en Asia. “Todo fue más natural y pasó de ser un elemento sanitario a un accesorio que simboliza inclusión y hermandad”.

El filósofo surcoreano Byung-Chul Han, autor entre otros de La sociedad del cansancio, insiste cada vez que lo cuestionan al respecto, que el éxito de Oriente para aplanar la curva de contagio de covid- 19 radica en la abismal diferencia cultural: los ciudadanos asiáticos son más obedientes y colectivistas, usan tapabocas en todo momento por convicción. No solo cuando están enfermos, es un deber para proteger a los demás.

Un video que compartió, el pasado 12 de marzo, el Instituto Confucio de Madrid con sus pares en el mundo esclarece que muchos chinos, por ejemplo, lo usan no solo por no contagiarse, por la contaminación o porque sean alérgicos, sino también por estética o timidez. Catherine Márquez Marín, del área administrativa del Instituto Confucio en Medellín, añade que a los asiáticos no les gusta llamar la atención porque no son una sociedad individualista, “más bien prefieren fundirse en la masa porque pertenecer a la misma les da poder, caso contrario a lo que pasa con nosotros para quienes sentirnos únicos nos da bienestar”.

En la cultura oriental, por formación, se evita el contacto, “contrario a lo que pasa con los latinos que nos tocamos y abrazamos mucho”, indica Alzate. Añade Márquez que justo eso permite e incentiva el uso de objetos, como el tapabocas, “como forma proteger la identidad y a la vez de cuidar de los otros”.

Quienes le dieron a esta mascarilla un tema identitario fueron los mismos orientales. Precisa el decano Sánchez que fue en las Semanas de la Moda de Hong Kong y China en 2014 en las que diseñadores como Nina Griffee y Yin Pen exhibieron por primera vez en pasarela mascarillas, “presentaron tapabocas con estampados, decorados hasta con cristales de swarovski. Y ahí empezó la gente del común, en dichos países, a usarlos con diseño”.

2020, el año del tapabocas

Antes de la covid-19, ver a alguien aquí que no fuera del área de la salud usarlo en la calle era sinónimo de rechazo, “se asociaba con una persona enferma”, describe el profesor Alzate y lo reitera el decano Sánchez: “Antes del coronavirus el tapabocas denotaba tensión, alguien está enfermo, era estigmatizar y relegar”.

El psicólogo clínico y profesor de psicología evolutiva de la Universidad Antonio Nariño, Santiago Gualteros, añade que hoy se ve como un “elemento de seguridad, protección y cuidado de sí mismo y del otro”. Ese pedazo de tela que cubre la nariz y la boca sufrió una metamorfosis en su simbolismo, “al comienzo de la pandemia hubo un desabastecimiento, mucha gente se volcó a comprarlos. Un artículo de última necesidad pasó a ser de primera, una prenda usada y deseada”.

Eso que pasó en Oriente años atrás se trasladó a Occidente. Hoy la gente incluso busca que el cubrebocas le combine con el resto de lo que esté vistiendo, “toda la escena textil se volcó a una reconfiguración de lo que era el tapabocas –detalla Sánchez– y ya los ves con diseño, con colores, de varias dimensiones”.

La moda cambia a partir de fenómenos sociales y una pandemia no es la excepción –argumenta Alzate–, por eso empiezan firmas de gran renombre (Chanel, Prada, Ralph Lauren) a mover sus fábricas para hacer tapabocas y donarlos. De ahí que el resto de marcas, de todos los tamaños, los empiezan a diseñar para sobrevivir “y confeccionan un producto que no estaba en la mente de nadie”, explica Sánchez.

¿Llegó para quedarse? Es pronto para afirmarlo, aseguran los especialistas consultados. Por ahora, en los libros de historia habrá que añadir este como el accesorio de 2020. Las crónicas contarán que fue el año en el que la humanidad vivió una pandemia, que frenó en seco a la sociedad y su economía, y que la prenda más usada fue una que le tapó la boca (y la nariz) a todo el mundo.

$!Este barbero trabaja con su tapabocas en 1918. La imagen fue tomada en Chicago, Estados Unidos. FOTO Getty
Este barbero trabaja con su tapabocas en 1918. La imagen fue tomada en Chicago, Estados Unidos. FOTO Getty

Contexto de la Noticia

Cronología Fechas clave para las mascarillas médicas y las de tela con diseño

1897
Las primeras notas que se tienen de un marco de gasa que cubría nariz y boca de los médicos en las cirugías se dieron en este año en el que también comenzaron a usarse los guantes.

1918
Se registra la pandemia de la gripe española y con esta el primer uso masivo que tuvieron los tapabocas en los ciudadanos de Asia, gran parte de Europa y Estados Unidos.
1945-1965
Durante los 20 años posteriores a la Segunda Guerra Mundial se ignoró la importancia del tapabocas médico por la disponibilidad de antibióticos. Los cambios en diseño se registran después de esos años.
2002-2003
Con el virus del Sars el uso del tapabocas se hizo masivo en China, se empezó a ver como un deber cívico para proteger a los demás de algún virus y para protegerse de la contaminación.
2014
Aparecen los tapabocas por primera vez en las pasarelas. En la semanas de la moda de Hong Kong y China, los diseñadores Nina Grifee y Yin Pen los presentan como accesorios.
2020
Se populariza su uso de nuevo, en todo el mundo, debido a la pandemia de la covid-19. La OMS lo sugiere como medida sanitaria clave. Este objeto representa el autocuidado y el civismo.

Informe Siglos atrás

Image
Los trajes médicos en la peste negra
(Siglo XIV y Siglo XVII)
Cuenta Emilio Quevedo, profesor de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, que hay unos registros en 1347 de médicos que usaban una máscara con largo pico de pájaro lleno de esencias para protegerse: “Para minimizar la fetidez de las ciudades y, además, porque se suponía que esa peste la producían los miasmas, unas partículas pútridas e invisibles que salían de la tierra podrida y el agua dañada”. Rodolfo Rodríguez Gómez, médico epidemiólogo y magíster en salud pública, indica que emergieron con fuerza durante el siglo XVII en los médicos que atendían a pacientes enfermos durante las diversas pestes que se regaron por toda Europa. ilustración getty

Protagonista Cirujano pironero en el uso del tapabocas

Johann von Mikulicz-Radecki
Médico
Nació el 16 de mayo de 1850, en Bukovina, región de Europa Occidental. Sus contribuciones a la medicina son muchas y las detalla la revista Journal of the Royal Society of Medicine: “Su nombre está relacionado con enfermedades, operaciones e instrumentos. Se le denomina el padre de la seguridad en la cirugía ya que se esforzó por hacer que esta fuera más segura para el paciente” y por eso los registros muestran que diseñó un marco de gasa para tapar su boca y nariz y unos guantes de tela. Murió de cáncer de estómago a los 55 años.
Claudia Arango Holguín

Periodista, presentadora y locutora. Fui DJ de radio, reportera de televisión y ahora disfruto el ejercicio de escribir a diario. Melómana, cinéfila y seriéfila.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección