<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Arte que se crea desde la comunidad

Entre noviembre y diciembre, tres museos proponen prácticas abiertas en el espacio público.

  • El punto central de este tipo de actividades es que el arte se crea en la interacción entre los participantes. FOTO Esteban Vanegas
    El punto central de este tipo de actividades es que el arte se crea en la interacción entre los participantes. FOTO Esteban Vanegas
11 de noviembre de 2019
bookmark

En Medellín están sucediendo propuestas “vivas” de artistas. Cerca a varias estaciones del metro uno puso carteles con frases como “El suelo se abrirá y nos tragará”. En Barrio Triste, otro autor pondrá una bombilla a escala 23:1 (15 veces más grande que una normal) en medio de ese lugar, desde las 6 de la tarde hasta la 6 de la mañana, para reunir a los habitantes del sector. En los puentes de la Avenida Oriental, otro preparará una serie de video proyecciones sobre furgones y una puesta en escena para llamar la atención sobre la relación del hombre con los perros.

Acciones, performances, happenings, instalaciones y cartografías son categorías que hacen parte de las llamadas “artes vivas”, un campo de las prácticas artísticas contemporáneas con las que se puede establecer relaciones con los espacios, públicos o privados, y sus comunidades.

“Se busca dotar de sentido los espacios urbanos a través del arte”, dice Santiago Vélez Salamanca, director de Medellín a Cielo Abierto, programa de la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín que involucra a tres museos – el Pedro Nel Gómez y el de Antioquia y el de Arte Moderno –, para repensar el patrimonio de la ciudad y sus lógicas a través de propuestas que van más allá del cuadro o la escultura.

Lo efímero

¿Cómo incitar a los individuos a que piensen en comunidad? El colectivo El Puente Lab, de Medellín, y la artista caleña Mariángela Aponte lo intentaron en Moravia el fin de semana pasado. Los artistas quisieron desmontar la teoría de necesidades humanas del psicólogo estadounidense Abraham Maslow, quien en 1943 propuso que necesidades básicas del hombre fundamentales eran las fisiológicas (respiración, alimentación y sexo), mientras que en la punta de la pirámide estaban las de autorrealización (creatividad y resolución de problemas).

Propusieron un experimento comunitario que mostraba cómo esas necesidades cambiaban según los contextos geográficos. En el barrio pusieron a jugar a sus habitantes con piezas de colores a escala (foto). “El juego consiste en dejar que en las conversaciones emerjan nuevas estructuras de organización, no precisamente piramidales”, comenta Mariángela Aponte.

Los sujetos tuvieron que tomar decisiones teniendo en cuenta las de los demás. Convivencia, territorio y diálogo ciudadano están presentes en esta intervención efímera, una de las prácticas artísticas contemporáneas que organiza el Museo de Arte Moderno de Medellín.

Adriana Ríos, curadora invitada para organizar proyecto, explica que estas son propuestas de arte efímero que suceden en un lugar y tiempo determinado, sin permanencia como objeto físico (como la escultura).

“Se busca ampliar la noción de espacio público con lo que puede aportar al arte, generar más preguntas en esa relación de las personas con el entorno alrededor de la tolerancia, la diversidad y la planificación urbana”.

Intervenciones

Hasta el 18 de noviembre el Mamm presenta ocho proyectos de este tipo en diferentes sitios de la ciudad. Con ellos, reflexiona sobre cómo habitar el espacio. El lunes 11 de noviembre a las 10:30 a.m. las artistas Paulina Escobar y Alejandra Jaramillo presentarán un paseo sonoro alternativo para oír mientras se monta en el Metro. Los usuarios del sistema de transporte podrán descargar un archivo para ser escuchado en el trayecto de la línea A para trasladarse a una realidad paralela.

El 12 y 14 de noviembre, en el sector La Frontera de Envigado, habrá una acción colectiva relámpago (flashmob) propuesta por Juan Obando en la que trabajadores callejeros se visten de vallas humanas para propiciar una reflexión sobre las condiciones precarias de contratación laboral de los modelos de trabajo independiente como a los que están sujetos los “rappitenderos”.

El 15 de este mes a las 3:00 p.m. en la Nueva Villa de Aburrá se repetirá la intervención de El Puente Lab y Mariángela. El 16 a las 2:00 p.m., en el callejón Pa’ la sé del barrio Pedregal (calle 103 #74a-03), el artista Fredy Serna hará un “callejón vivo”, un trabajo colaborativo que relacionará memoria, saberes ancestrales, arte y naturaleza.

En escena

El Museo de Antioquia entre agosto y noviembre ha propuesto 13 acciones performativas. “Escogimos tres: artes del cuerpo, arte acontecimiento y cartografía urbana”, explica el curador de la institución, Carlos Uribe. “Estas artes vivas tienen que ver con el cuerpo, el movimiento de sujetos que tienen una relación con los objetos, preferiblemente en espacio público, aunque también se hace en escenarios cerrados”, expresa.

La gente participa activamente e interactúa en la obra. Así sucederá con propuesta de Fabián Orozco en el barrio Sagrado Corazón de Jesús, donde se encenderá otro bombillo gigante en la noche del 14 de noviembre como punto de encuentro para compartir con los habitantes del sector.

El sábado 16, el artista Sebastián Sepúlveda hará su performance con videoproyeción sobre los puentes de la Avenida Oriental.

Representará a un médico haciendo un examen mientras unos vigilantes de una compañía de seguridad privada lo custodian con perros con bozal, una acción que busca llamar la atención sobre la relación entre el hombre y los animales. La actividad está programada para las 7:00 p.m. entre la carrera 51d y las calles 57b y 58.

9
esculturas nuevas hay en la ciudad. En diciembre habrá recorridos para conocerlas.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*