x
language COL arrow_drop_down

De Metallica a Santiago Cruz, ¿es válida la fusión con lo sinfónico?

Músicos y directores de orquesta explican las bondades de desarrollar estos formatos para atraer al público a nuevas formas de interpretación y nuevos sonidos.

  • El proyecto Pazcífico explora ritmos regionales y sonido sinfónico. FOTO cortesía pazcífico
    El proyecto Pazcífico explora ritmos regionales y sonido sinfónico. FOTO cortesía pazcífico

Metallica en 1999 puso a sonar sus guitarras eléctricas con los violines de la Orquesta Sinfónica de San Francisco. Una combinación que le dio la vuelta al mundo.

Un año más tarde, la banda de hard rock Scorpions se presentó con la Orquesta Filarmónica de Berlín en la Expo 2000 y su proyecto Moment of Glory. La idea: unir la música popular con la clásica, proyecto que caló bien entre los rockeros.

Como ellos, grupos que interpretan pop, balada, vallenato y hasta música tradicional del pacífico colombiano se han arriesgado a mezclar sus ritmos con el violín, el clarinete, la flauta y el trombón.

Proyectos que alimentan a la música y que sirven para atraer tanto de un lado como el otro a los fanáticos de los sonidos.

Así lo creen músicos, directores y artistas que han sido protagonistas de aquellas combinaciones, nada fáciles, pero siempre novedosas.

Conquistar nuevos públicos

Paul Dury es director invitado de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia cada vez que esta realiza proyectos especiales como el que hace poco ejecutaron: una mezcla de sonidos tradicionales del pacífico colombiano con música sinfónica al que llamaron PaZcífico.

Para él, estos proyectos son la oportunidad de conquistar nuevos públicos. Niños, jóvenes y adultos que vean con otros ojos la música orquestal.

“Muchas personas al escuchar a una orquesta sinfónica dicen que es música para ‘viejitos’. Por ello, la manera de empezar a cambiar esa mirada es ampliar el repertorio apoyado en las fusiones con ritmos musicales más populares, lo que nos da la oportunidad de interpretar los sonidos sinfónicos de otra manera”, indica el director.

La versatilidad de una orquesta sinfónica permite abarcar muchas miradas, por eso las combinaciones con otros géneros son posibles.

Al mezclar la música orquestal con el pop, el rock y hasta con el vallenato, lo que ya se ha hecho con artistas como Jorge Celedón y la Filarmónica de Bogotá, se llega a un público que normalmente no estaría en un concierto de música clásica y que con el tiempo podrían conocerla y gustar de ella.

Gonzalo Ospina, director de la Orquesta Filarmónica de Medellín, cree que la combinación se convierte en la oportunidad de escuchar esas canciones populares con otro vestido, es decir, con ayuda de la fuerza de cientos de instrumentos al unísono.

La mezcla permite el acercamiento de la sinfónica a la gente, al conocimiento de los instrumentos y sus sonidos, le abren el panorama al público.

¿Todas las combinaciones?

La mayoría de géneros son susceptibles para fusionar.

“El secreto está en cómo se realizan los arreglos. Que haya una coherencia musical entre las dos agrupaciones. El arreglista tiene el deber de no distorsionar ninguno de los dos formatos”, opina Juan Pablo Noreña, director de la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Red de Escuelas de Música de Medellín.

Aunque los expertos concuerdan en que entre más folclórica o raizal sea la música, por ejemplo, aquella muy propia de una región, más vernácula, o muy ligada a la tradición oral, el lenguaje orquestal podría entorpecerla, hacerla perder su esencia.

“Sin embargo, prácticamente todos los géneros tienen facilidad”, insiste Noreña.

Buenas mezclas

Medellín ha tenido en estos últimos años conciertos en los que orquesta sinfónica y otros grupos trabajan juntos.

Cabe recordar el trabajo que la Orquesta Filarmónica de Medellín realizó este año con el grupo Tributo Ensamble y su concierto Pink Floyd Sinfónico.

Además, la Filarmed en 2015 también presentó con el grupo Trilogía un tributo a Queen que llenó el Teatro Metropolitano.

De igual manera, el cantante Santiago Cruz y la Orquesta Sinfónica de Eafit se presentaron hace poco, muestra de que el pop y la balada también son susceptibles al acompañamiento del violín y la flauta.

Luis Fernando Moreno, uno de los vocalistas de Trilogía y quien participó del tributo a Queen, explica que en un principio se sintió intimidado al trabajar con tantos músicos tan profesionales, un honor que le gustaría repetir.

“Hicimos muchos ensayos, más de lo normal para no quedar mal ante la orquesta y ante el público. Nunca había tenido la experiencia, pero fue un gran honor”, dice Luis.

La mezcla de la orquesta sinfónica con otros géneros atrae a un público más amplio y enseña más sobre los sonidos del mundo.

18
temas hacen parte del espectáculo de Pazcífico Sinfónico
Juan David Umaña Gallego

Periodista de educación y fanático de los videojuegos, los cómics, el rock y el cine.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter