<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis

El español, que tiene 20 años y juega en el circuito profesional desde 2018, es el número 1 del mundo y ya tiene dos Grand Slam en su vitrina.

  • Carlos Alcaraz se quedó con su primer título de Wimbledon en su tercera participación en el torneo. La primera fue en 2021 y salió en segunda ronda; mientras que en 2022 llegó hasta octavos de final. FOTO GETTY
    Carlos Alcaraz se quedó con su primer título de Wimbledon en su tercera participación en el torneo. La primera fue en 2021 y salió en segunda ronda; mientras que en 2022 llegó hasta octavos de final. FOTO GETTY
  • Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis
  • Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis
  • Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis
17 de julio de 2023
bookmark

Lo tratan como un niño. A Carlos Alcaraz lo cuidan, lo consienten y, de vez en cuando, hasta lo regañan, cuando está en la casa de sus padres en Murcia, España. Ya sabemos que es uno de los mejores tenistas del mundo (ocupa el primer puesto del ranking ATP), también el reciente campeón de Wimbledon, que es el jugador que está llamado a encabezar, como ya lo hace, el recambio generacional del tenis mundial.

Pero sobre todas las cosas, Carlitos –el segundo de los cuatro hijos del matrimonio entre Carlos Alcaraz y Virginia Garfia– es, a sus 20 años, un joven que lleva a cualquier parte del mundo en la que juega los valores que le enseñaron en su familia, que ha sido un pilar en su éxito deportivo y su forma de ser.

“Siempre le digo que se acuerde de los suyos. Es un niño noble, muy bueno y siempre ha sido muy cariñoso, muy de estar en su casa”, le dijo Virginia Garfia a Relevo, un portal web español especializado en deportes.

Le puede interesar: Wimbledon recibió a lo grande a la leyenda Roger Federer

Tal vez por esa nobleza, esa sencillez de la que habla su madre y que demuestra en cada torneo, es que Carlos, que en septiembre de 2022 se convirtió en el tenista más joven de la historia en ocupar el primer puesto del ranking ATP con 19 años, 4 meses y 7 días, se ha ganado la fama de mantener una sonrisa eterna, de ser la nueva cara alegre del otrora deporte blanco.

Una herencia familiar

Con esa misma alegría fue que Carlitos empezó a jugar tenis en 2008, cuando tenía cinco años. Lo hizo en la Real Sociedad Club de Camp de Murcia, donde su papá, que también estuvo algunos años en el circuito profesional de la ATP, era entrenador.

Desde ese momento, el tenista español, que ha ganado las dos finales de torneos de Grand Slam que ha disputado en su carrera (US Open 2022 y Wimbledon 2023), mostró que tenía una habilidad natural para jugar tenis porque exponía buena coordinación. Además poseía una capacidad absurda de aprendizaje que llevaba a que se apropiara rápido de los movimientos que su papá le enseñaba.

Un jugador creativo

Desde los 15 años, cuando el extenista español Juan Carlos Ferrero (actual entrenador de Alcaraz), conoció a Carlitos, se dio cuenta de que era un chico diferente, que tenía el talento para ser uno de los mejores tenistas del mundo.

Le puede interesar: Las confesiones de Djokovic: “la amistad con Nadal ha sido imposible; tampoco con Federer”

Por eso lo llevó a su academia, en Alicante. Allá fue donde Carlos perfeccionó sus golpes, ganó la agilidad de guepardo que le permite llegar a bolas que un jugador cualquiera daría por perdidas en los paridos y construyó el carácter de toro indomable que lo llevó a convertirse, con sus 20 años, en el tercer tenista más joven en ganar Wimbledon (lo superan Boris Becker, que en 1985 lo ganó con 17 años y Wilfred Baddeley, que en el 81 lo consiguió con 19).

Yo disfruto mucho de cómo juega, me encanta verlo en la pista. Siempre le doy la libertad de que sea creativo. Por eso es que lucha, que da golpes especiales y bonitos”, le dijo Ferrero a la cadena radial española SER. Esas jugadas que suele hacer Carlos, que dejan con la boca abierta a quienes lo miran por televisión y llevan a que los espectadores que están en las pistas no tengan más remedio que aplaudir y tomarse la cabeza de impresión, han hecho que en los cinco años que lleva como profesional (debutó en 2018), Alcaraz se gane el respeto de sus rivales dentro del circuito ATP.

Tiene un poquito de todo

Después de vencer al serbio Djokovic en la final de Wimbledon, Alcaraz se subió a la tribuna de la cancha central del All Englad Lawn Tennis y Croquet club de Londres para festejar con los suyos. Primero abrazó a Juan Carlos Ferrero, que no se pudo contener y lloró de felicidad. Después a sus familiares, que hicieron corrillo, lo besaron, disfrutaron de manera íntima, aunque en público, de la epopeya que logró Carlitos.

Luego, cuando estaba de nuevo en la pista central, Carlitos escuchó los halagos de Nole, que en resumidas cuentas dijo que era un jugador perfecto. “Tiene lo mejor de esos tres mundos (Nadal, Federer, Djokovic). Es técnico como Roger, posee la mentalidad de competición de un toro español y la increíble capacidad para defenderse que hemos visto en Rafa y un revés que puede parecerse al mío y que fue mi fuerte durante años”, dijo el tenista serbio.

Le puede interesar: Carlos Alcaraz lidera la nueva sangre del tenis

Ahora Carlos Alcaraz, el joven que cuidan como un niño en su casa, que ha mostrado una madurez absurda para su edad, que es hoy por hoy el mejor tenista del mundo, se preparará para hacer crecer su leyenda y ser protagonista en el Abierto de Estados Unidos, que se jugará entre el 28 de agosto y el 10 de septiembre.

Mentalidad de toro ibérico

Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis

A Carlos Alcaraz siempre lo han comparado con Rafael Nadal. Y tienen muchas cosas en común: ambos son españoles, tienen una potencia en el saque, una velocidad y una fuerza física que impresiona; pero sobre todas las cosas, tienen una mentalidad indomable, que es la que les permite no dejarse caer ante la adversidad, sino que pareciera que fuera la gasolina que los impulsa. Tal vez por eso fue que Carlitos terminó ganándole a Djokovic la final de Wimbledon después de haber perdido el primer set. El murciano es el llamado a reemplazar a Rafa en los próximos años como el mejor español del circuito ATP.

El joven superó al maestro

Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis

Suena atrevido decirlo, pero Alcaraz, a su corta edad, ya superó en un aspecto al suizo Roger Federer, que para muchos es el mejor tenista de la historia (dejamos abierto el debate para los lectores). Carlitos, a sus 20 años, ya tiene dos títulos de Grand Slam y no ha perdido ninguna de las finales que ha disputado en los grandes del tenis. El primer título lo consiguió a los 19 años en el Abierto de Estados Unidos de 2022. El segundo fue el slam inglés que ganó el domingo; mientras que Federer consiguió su primer grande cuando tenía 21 años. Casualmente fue hace dos décadas, cuando se quedó con el título de Wimbledon.

La nueva gran rivalidad

Carlitos Alcaraz, el niño que es la nueva cara alegre del tenis

“Nole”, a sus 36 años, es –mientras Nadal regresa al circuito el próximo año– el único tenista activo del “Big Three”, compuesto por Djokovic, Rafa y Federer, que dominó el tenis en los últimos 20 años. Por eso, en los últimos meses ha tenido una disputa cerrada con Alcaraz por quedarse con el primer puesto del ranking ATP. Por eso, después de la final de Wimbledon dijo que el público estaba ante la nueva gran rivalidad del tenis, por lo menos mientras él esté activo, porque sabe que cuando se retire, Carlitos será quien mande la parada y seguro alcanzará o superará el récord de 23 Grand Slam que comparte con Nadal.

2.7
millones de euros se embolsilló Carlos Alcaraz por ganar Wimbledon.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD