<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Uno de los capitanes de Atlético Nacional renovó su contrato, ¿de quién se trata?

El jugador extendió con el club inicialmente hasta diciembre de 2025.

  • Felipe Aguirre renovó su contrato con Nacional hasta diciembre de 2025. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    Felipe Aguirre renovó su contrato con Nacional hasta diciembre de 2025. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
09 de febrero de 2024
bookmark

El zaguero Felipe Aguirre suma 56 partidos con Nacional y ha marcado 6 goles. Representa todo lo que un hincha quiere ver en un futbolista verdolaga: entrega, sacrificio, liderazgo, sentido de pertenencia, buen pie y un conocimiento perfecto de su posición.

Todas esas cualidades le han permitido ser uno de los líderes del equipo y ha portado la banda de capitán en distintas oportunidades. Esa ascendencia ha permitido que el club le renueve su contrato y así lo dio a conocer este viernes. El zaguero extendió su vínculo hasta diciembre de 2025.

El defensor de 27 años y 1,86 metros de estatura le ha marcado goles al Pasto, Bucaramanga, Águilas, Unión Magdalena y Millonarios.

“Para nosotros es una gran noticia poder contar con él para las siguientes temporadas”, informó el club mediante un video.

Cabe recordar que Aguirre se forjó en la cantera verde, pero le tocó irse del país antes de que el club de sus amores le diera la oportunidad como profesional. Pasó por Leones, Celaya de México y Montevideo Wanderes, para luego regresar con el reto de sobresalir, la convicción de ganar muchas copas con el cuadro paisa y dejar huella.

Nació y se crió hasta los 8 años en el barrio Castilla de Medellín, cerca de la unidad deportiva René Higuita, por la iglesia San Judas. Después se fue a vivir a Las Cabañitas en Bello. Empezó a jugar a los 4 años en la Universidad de Antioquia, pues su mamá lo inscribió allí porque no se aguantaba más que le rompiera las porcelanas jugando en la casa. A los 10 años estuvo una temporada en Envigado y después en un equipo de Campo Valdés del periodista Giovanni Valencia.

A los 11 se presentó a la escuelita de Nacional. Allí lo recibieron los profes Nicolás Herazo y Diego Echavarría, jugó Ponyfútbol y empezó su proceso con el club verde, pero no todo era color de rosa. Sufrió una lesión de rodilla y su papá estaba luchando contra un cáncer de carótida, guerra que afrontó por 15 años. Su padre murió y a él lo operaron. Pensó en dejar el fútbol, pero no lo hizo como homenaje a su padre, que siempre lo apoyó.

Con Nacional suma ya dos títulos: una Superliga y una Copa Colombia, ambas logradas en el 2023.

Aún le falta por cumplir otro sueño, llegar a la Selección Colombia y jugar en Europa. Mientras tanto quiere seguir haciendo historia con Nacional.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*