Las pesas fortalecen sus vidas

  • Manuel Castañeda, Sebastián Gutiérrez, Kevin Villa y Nísida Palomeque, un equipo de luchadores. FOTOs Jaime Pérez
    Manuel Castañeda, Sebastián Gutiérrez, Kevin Villa y Nísida Palomeque, un equipo de luchadores. FOTOs Jaime Pérez
  • Kevin, un joven que encontró en las pesas un estilo de vida. Se capacitó y quiere convertirse en entrenador. FOTO Jaime pérez
    Kevin, un joven que encontró en las pesas un estilo de vida. Se capacitó y quiere convertirse en entrenador. FOTO Jaime pérez
Publicado el 15 de mayo de 2019

En el deporte encontraron la fuerza que necesitaban para ponerle el pecho a la vida en momentos críticos. Con sudor y esfuerzo vencieron pesares y llantos después de sus infortunios, y siguen firmes persiguiendo metas.

Durante la semana acuden rigurosamente a los entrenamientos en la unidad deportiva Atanasio Girardot, como si se tratara de citas con especialistas. Afuera del gimnasio de pesas se les ve tranquilos y pacientes, esperando la orden de ingreso para encontrarse con la profesora Nísida Palomeque, la haltera antioqueña que ahora los dirige bajo una rigurosa disciplina.

Una exigencia que les acaba de dar la clasificación a los Juegos Paranacionales de Cartagena en el zonal de Bogotá.

Las historias de Manuel Albeiro Castañeda, Sebastián Gutiérrez y Kevin Villa retratan la superación. Los dos primeros después de llevar una vida normal y enfrentarse a la adversidad, y el tercero tras nacer con una enfermedad.

El Minuto de Dios

Manuel Albeiro es un hombre robusto y de tez trigueña que en su juventud fue futbolista. Asegura que era mejor que su hermano Iván Darío “Chumi” Castañeda, delantero que actuó con Atlético Nacional en la década del 70.

Él hacía parte de la cantera verdolaga en los 80 y recuerda a los entrenadores Nelson Gallego, Juan José Peláez y Hernán Darío “Bolillo” Gómez. También integró la Selección Antioquia con Peláez y Carlos “Piscis” Restrepo, época de la que resalta el título frente a Bogotá con el estadio Atanasio Girardot lleno.

“Yo era un muchacho un poco díscolo y Bolillo me dejaba en la banca, pero cuando iban perdiendo me metía y le arreglaba los partidos. Me decían el Minuto de Dios”, relata este habitante de Campo Valdés, al oriente de Medellín.

Manuel tenía 18 años cuando las balas afectaron su columna vertebral y perdió la movilidad de sus extremidades inferiores. Cuenta que un día estaba departiendo con dos amigos y en medio de los tragos uno de ellos desenfundó un arma y les disparó a él y al compañero que era guarda de tránsito.

“Fue súper duro todo eso porque en el fútbol estaba mi futuro, uno no sabe qué le va a suceder. Inclusive, cuando estaba en Policlínica muchos pensamientos malos me invadieron, como atentar contra mi vida, pero reflexioné, asumí el hecho como si hubiera sufrido una lesión grave y empecé a hacer terapia”. Así rememora el hecho que frenó su carrera como futbolista.

Hoy acumula 15 años en el deporte de potencia, luego de probar en la natación -confiesa que le dio dificultad adaptarse al agua- tras el atentado. Ha participado en varios campeonatos nacionales, en los que casi siempre tiene que librar fuertes competencias contra rivales de las Fuerzas Armadas, “que gozan de buen patrocinio y vitaminas”.

Labor social

Paralelo a su deporte, Castañeda, quien asegura que “era el ídolo de Campo Valdés”, se dedicó a entrenar equipos en Lovaina y en su barrio, donde reside con su mamá y con varios sobrinos.

Trabaja todas las categorías, aportando de esa manera a la juventud. “A los chiquitos los pongo a jugar con los grandes para que sumen experiencia”, advierte el papá de María Ángel, y quien ha sabido sortear la falta de escenarios apropiados para la práctica del fútbol.

No le importa que los entrenos de su semillero sean en las calles, pues con orgullo dice que tiene uno de los mejores equipos de la comuna. Así intenta que los niños corran con mejor suerte.

Contexto de la Noticia

“las limitaciones están en la mente”: gutiérrez

Sebastián Gutiérrez lleva un año en pesas, luego de sufrir un accidente. Iba en su motocicleta y por no atropellar a una persona en situación de calle perdió el control. En el impacto su pierna derecha fue la más afectada, y la perdió. “Uno piensa muchas cosas, pero finalmente sabe que hay que continuar, las limitaciones están en la mente”, dice este joven (19 años), estudiante de Administración en el Tecnológico de Antioquia.

Su afición por la actividad deportiva lo llevó primero a natación, al tenis y al baloncesto, pero se inclinó por las pesas, pues le gusta “estar enfocado en la fuerza”. Agrega que en la adversidad hay que encontrar soluciones y en poco tiempo aprendió a caminar con la prótesis -dice que le gusta exhibirla- y ya estuvo en una preselección nacional. “Hoy llevo una vida común y corriente”.

Villa es un ejemplo de tenacidad y disciplina

Kevin Villa nació con una displasia de cadera. Desde pequeño le gustó el deporte, enfocado a la musculación, actividad que empezó a practicar en la calle, “haciendo barras”, pues no tenía dinero para pagar un gimnasio.

“La gente me subestimaba porque siempre estuve en silla de ruedas”, dice este atleta de 23 años, que resalta por sus trenzas y cabello largo.

Su lucha ha sido intensa, pues asegura que le tocó vender confites para cubrir su gastos personales. Vivía en Moravia y luego la familia se trasladó a Robledo, donde las lomas lo exigían más. “Yo soy solo para todo”, anota al confesar que nunca ha dependido de su mamá y hermanos. Aparte de convertirse en un atleta consagrado, estudió Entrenamiento Deportivo en el Sena, actividad que quiere ejercer. “Quiero ser la inspiración de personas con alguna discapacidad”.

PROTAGONISTAS Una líder que los llena de motivos

Nísida Palomeque
Haltera y entrenadora
Esta mujer se ha convertido en un gran soporte para estos deportistas, que hace un año reciben su orientación. “Es una persona que además de enseñarnos la técnica, lo lleva a uno a retarse, a sacar el nunca de nuestras cabezas, a superar barreras”, dice Sebastián Gutiérrez, quien celebró la clasificación a Juegos Paranacionales junto con tres compañeros. Nísida fue subcampeona mundial juvenil en 2008 y medallista de oro panamericana en 2010 y 2013. Un aporte que se valora.
Wilson Díaz Sánchez

Comunicador social periodista de la U. de A. Sigo el fútbol profesional y aficionado, la gimnasia, el voleibol y las otras disciplinas del ciclo olímpico. Redactor de El Colombiano

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS