<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Catalina confía en su belleza
  • Catalina confía en su belleza | Reuters | Catalina Robayo se ha distinguido, entre las 89 candidatas a Miss Universo, por su alegría y buena desenvoltura ante los medios de comunicación. Ella confía en Dios, en su preparación física y en la belleza latina que la caracteriza.
    Catalina confía en su belleza | Reuters | Catalina Robayo se ha distinguido, entre las 89 candidatas a Miss Universo, por su alegría y buena desenvoltura ante los medios de comunicación. Ella confía en Dios, en su preparación física y en la belleza latina que la caracteriza.
Laura B. Castro Cárdenas | Publicado el 06 de septiembre de 2011

Catalina Robayo, actual Señorita Colombia, oye desde hace dos semanas los sonidos de la samba en las calles de Sao Paulo. Esto es lo que dice ella, la mujer que lleva la corona que la identifica como reina del país y que está compitiendo, junto a otras 89 chicas, por ser Miss Universo, elección que se llevará a cabo el próximo lunes, a las 8:00 p.m.

Hospedada en el Hotel Hilton y custodiada por guardias de seguridad, Catalina Robayo solo puede salir de su habitación para asistir a los eventos del concurso; sin embargo, ella atiende amablemente las llamadas que recibe y se le siente el entusiasmo en la voz cuando oye un acento conocido.

Así conversamos con ella.

¿Cómo fue su preparación para Miss Universo?
"Yo no he sido una mujer de gimnasios ni dietas. Ni siquiera cuando quedé como Señorita Valle hacía deporte, pero ahora sí me tocó ponerme juiciosa. Entrené durísimo tres meses antes de venirme para Brasil y le cogí amor al cuento. Como acá me toca arreglarme sola, conté con la asesoría de Víctor Abril, y en cuanto a vestidos, pasarela y preparación, mi mano derecha fue Alfredo Barraza".

¿Qué ha sido lo más duro de Miss Universo?
"La gente cree que es muy fácil, pero eso pasa cuando no se conocen las cosas a fondo. Esto no es como Señorita Colombia que son 24 niñas de competencia y dos semanas en las que tienes un equipo que te arregla. Aquí, además de que somos 90 mujeres hermosas, luchando por ganarnos la corona, a uno le toca todo solo, desde peinarse hasta maquillarse y uno se va desgastando. Son demasiadas actividades y casi no descansamos, a veces me toca pensar cómo voy a hacer para levantarme y verme llena de energía".

¿Cómo combate el cansancio?
"El impacto mental y físico es impresionante. Durante el día trato de pensar que no estoy cansada, me gozo toda esta experiencia al máximo, tomo mucha agua y duermo, profundamente las escasas cuatro horas que me quedan todos los días".

¿Cuál ha sido la actividad que más ha disfrutado durante la competencia?
"Cuando me toca bailar me siento muy feliz. Me volví una dura en la samba. Se me ha hecho súper fácil porque soy caleña. Mientras acá, en Brasil, tienen los Sambódromos, yo en Cali tengo el Salsódromo. Toda la gente me pregunta por qué sé bailar tan bien samba y yo les explico toda la historia de la salsa en Cali, así que es una oportunidad para dar a conocer parte de las costumbres colombianas".

¿Cuál participante siente que es su mayor competencia en Miss Universo?
"Durante el Reinado de Cartagena sería más fácil medir eso, pero acá somos 90, ni siquiera las conozco a todas, pero puedo identificar a algunas. Hay cinco europeas que tienen una belleza alucinante, pero entre todas, la Señorita China es espectacular, mide casi 2 metros, tiene mucho porte y es hermosa".

¿Llevó algún amuleto al concurso?
"Yo creo mucho en Dios y en la energía. Si me levanto con malos pensamientos seguramente no me va a ir bien, por eso, antes de salir de mi habitación me doy la bendición y le digo a Dios que soy su instrumento".

¿Quiénes de su familia han estado con usted en estas dos semanas de competencia?
"Yo viajé sola a Brasil. Ninguna de nosotras puede salir de la habitación a cosas diferentes del reinado, cada cuatro niñas tienen una chaperona que nos sigue a todos lados y varios agentes de seguridad. Por eso me parecía ilógico traerme a alguien, al final de cuentas no estaría conmigo. Pero esta semana llega una barra gigante, que está compuesta por mis papás, amigos y tíos, va a ser una felicidad inmensa sentir a gente de Colombia cerca".

¿Qué significa para usted representar al país en este concurso?
"Tú no sabes la felicidad y el orgullo que uno siente al tener la corona de Colombia. Solo una mujer puede llevarla en su cabeza año tras año, así que es algo que valoro demasiado y más en Miss Universo. Me he gozado el reinado, no le paro bolas a lo que diga la gente porque sé que Dios me ha dado la oportunidad de estar acá como una bendición, solo por Él me encuentro aquí".

¿En qué se centraría usted en caso de ganar Miss Universo?
"Yo sería la mujer más feliz del mundo y sí estaría contenta de ganarme la corona pero estaría más contenta aún de saber que un país entero, que soñaba tanto con este logro, obtuvo el título y es por esto que trabajaría igual que como lo he hecho durante mi año de reinado. Yo no prometo casa, carro ni beca, solo espero poder cumplir con amor y dedicación las funciones de una Miss Universo".

El 14 de noviembre tendrá que entregar su corona de Señorita Colombia. ¿Cómo se siente al respecto?
"Tengo demasiada nostalgia, no quiero descansar, yo no me siento agotada de viajar, de estar con la comunidad ni de ir a eventos, pero sé que otra niña tendrá la oportunidad de crecer como yo lo hice durante este año de reinado".

¿A qué se dedicará después de entregar la corona?
"Por el momento estoy concentrada en ganarme Miss Universo, después me tengo que sentar a analizar algunas propuestas y que venga lo que sea".