<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Escuela de periodismo para sanar heridas en Camboya
  • Escuela de periodismo para sanar heridas en Camboya | Albeiro Rodas está con la escuela ténica Don Bosco, en Camboya. FOTO CORTESÍA
    Escuela de periodismo para sanar heridas en Camboya | Albeiro Rodas está con la escuela ténica Don Bosco, en Camboya. FOTO CORTESÍA
POR CLARA ISABEL VÉLEZ RINCÓN | Publicado el 08 de diciembre de 2012

Aunque por respeto habría que decirle "padre", cuando uno habla con Albeiro Rodas se le olvida que es sacerdote. Su forma de mirar la vida, de reírse en medio de las dificultades (a veces con humor negro) y de aconsejar sin echar sermones, dejan una puerta abierta a quienes se le acercan.

Pero pensándolo bien, Albeiro no podría ser de otra forma. Si lo fuera, no podría dirigir una escuela de periodismo para jóvenes que los sacerdotes salesianos tiene en Sihanoukville, Camboya, un país donde el conflicto deja heridas similares a las de Colombia.

Allí el 70 por ciento de la población vive en el campo, es pobre y vulnerable, abundan los huérfanos y el dominio de los jemeres rojos (comunistas) entre 1975 y 1979 le costó la vida a cerca de 3 millones de personas.

Sus alumnos no solo son nietos de la guerra, algunos fueron rescatados del tráfico de personas. Y él, a través del periodismo, trata de devolverles la esperanza y sanar sus heridas.

Al mirar la historia de Camboya y lo sufrido bajo el régimen de Polt Pot no puede dejar de pensar en lo que han sufrido los campesinos colombianos y en las heridas que quedan abiertas....
"Hay muchas heridas abiertas sólo que es un mundo budista y hay otra manera de afrontar las cosas. El budismo trata de controlar los sentidos y eso entra mucho en juego sobre lo que entendemos nosotros por reconciliación".

¿Entonces, el perdón
es parte de su religión?
"No se trata de perdonar, porque el perdón es un concepto cristiano. En el budismo se cree en el karma, es decir, que cada quien recibe el destino de acuerdo a sus acciones. (...) Miran lo que pasó en la guerra como algo del destino, piensan que los criminales pagarán su propio destino. Entonces, para ellos no hay que preocuparse por lo que ya pasó".

¿Y los estudiantes cómo piensan que pueden evitar para que esto vuelva a pasar?
"Esa es una de mis tareas. Por eso creé la escuela de periodismo. Uno de los métodos es analizar conflictos en otros países y hacen muy buenos análisis. Algunos de los muchachos son hijos, nietos o sobrinos de quienes fueron jemeres rojos; entonces hace muy rico el diálogo".

¿Qué tan difícil es ayudarles a hacer katarsis?, porque uno como periodista tiene que marcar distancias, pero no puede dejar de sentir...
"Hay cosas que son muy diferentes. Este es un país budista y asiático y eso es muy diferente a Colombia. Los asiáticos son más pacientes. Además son culturas de la sabiduría, todos aman estudiar, saber".