<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las regiones apartadas compiten por los turistas

Las zonas más afectadas por la violencia están abriendo sus puertas a viajeros de todo el mundo. Quieren apuntarle a un turismo sostenible.

  • El avistamiento de aves es una de las prácticas que más está trayendo a turistas a Colombia. FOTO: Cortesía Fontur
    El avistamiento de aves es una de las prácticas que más está trayendo a turistas a Colombia. FOTO: Cortesía Fontur
  • Las regiones apartadas compiten por los turistas
  • Las regiones apartadas compiten por los turistas
02 de noviembre de 2023
bookmark

Luego de la pacificación de algunas regiones del país, se abrió una puerta de oportunidad para el turismo, la riqueza natural y cultural que se mantuvo escondida por el conflicto armado empieza a relucir.

De acuerdo con Anato, gremio de las agencias de viaje, entre enero y julio 7.671 viajeros llegaron a las zonas de postconflicto, conocidas como PDET. Esto representó una reducción del 12% en comparación con el mismo periodo del año anterior, que se explica en parte por el aumento de la inseguridad en algunas regiones como el Perijá, Arauca y el Piedemonte Caqueteño.

Sin embargo, la mayoría de los destinos PDET han logrado atraer más turistas, y siguen compitiendo por ganar relevancia en el sector turística.

De hecho, ayer en el Congreso de Turismo Receptivo, que realiza Anato en Riohacha, La Gujira, cuatro productos compitieron por la atención de las agencias de viajes del país.

“Tenemos cuatro destinos del país que son los que los que nos van a ayudar a mostrar los productos turísticos y saber exactamente cómo los vamos a mostrar”, contó Paula Cortés, presidenta ejecutiva de Anato Nacional. Cinco agencias fueron los jurados, y al mejor estilo Shark Tank, Guapi (Cauca), Meta -Guaviare, Dibulla (La Guajira) y Putumayo sacaron sus mejores cartas.

La naturaleza como destino

De acuerdo con Julián Guerrero, ex viceministro de Turismo y director del programa de Destino Naturaleza de Usaid, se ha creído falsamente que el turismo es la industria sin chimeneas, como si este no contaminara, y “eso es falso, el turismo también es parte del problema”, dijo al advertir que el turista genera más emisiones, se transporta más, consume más agua y luz que los habitantes del destino.

Sin embargo, se vienen haciendo esfuerzos para que el turismo de naturaleza sea sostenible y vaya en línea con lo que los viajeros quieren: sitios donde puedan conectarse con la naturaleza y la cultura. Las cifras son claras: el 65% de los turistas dicen que ya no se sienten cómodos con los destinos tradicionales, y que les atraen más los destinos emergentes que les brinden experiencias únicas.

Y los cuatro proyectos presentados ayer emanan eso: conexión con la naturaleza, las comunidades, el territorio y consigo mismo.

“Nosotros tenemos 92% de ocupación, y a la vez 93% del trabajo en nuestra zona es informal y la incidencia de la pobreza multidimensional es del 65%”, aseguró Estefanía Rivera, en representación de Herencia Travel de Dibulla, La Guajira. Luego de mencionar estos datos, cuestionó: “¿Les parece coherente? A mí no”.

Las regiones apartadas compiten por los turistas

Y es que la riqueza de Dibulla, que cuenta con playas como las de Palomino, pero también con una gran extensión de las Sierra Nevada, varias comunidades indígenas, con todo ello implica en música, bailes, artesanías y sabiduría ancestral que tiene el potencial de convertirse en el destino turístico ideal para cualquier viajero.

Así lo vieron el público y el jurado calificador, compuesto por cuatro de las principales agencias de viajes del país, quienes premiaron a este destino en el concurso.

Pero más allá del premio, lo que quedó en el ambiente es que en Colombia hay mucho potencial para hacer crecer el número de viajeros, que pueden dejar recursos en las comunidades, mientras disfrutan de playas, manglares, ríos, resguardos indígenas y afros, rancherías, músicas folclóricas, danzas, artesanías, palabreros, incluso, cómo ocurre en Guapí (Cauca), donde el viaje continúa así el turista ya se haya ido, tres meses después le llegará un video que muestra qué está haciendo la comunidad con las plantas alimenticias y medicinales que sembró en la azotea.

*Enviada especial a Riohacha, La Guajira, por invitación de Anato.

Infográfico

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*