<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El colombiano en el lado oculto de la Luna

  • A partir del dos de diciembre de 1996 se puso en circulación el billete de $20.000 en homenaje a Julio Garavito Armero. FOTO Banco de la República
    A partir del dos de diciembre de 1996 se puso en circulación el billete de $20.000 en homenaje a Julio Garavito Armero. FOTO Banco de la República
Publicado el 11 de marzo de 2020
Infografía
El colombiano en el lado oculto de la Luna

Su rostro fue visto por miles de colombianos durante 20 años. Lo llevaron el bolsillo, lo tocaron, pagaron con él: estaba en el billete de 20.000 pesos que se usó desde diciembre de 1996 hasta 2016.

Sin embargo, pocos saben quién fue Julio Garavito Armero, el personaje que le da nombre a un conjunto de cinco cráteres lunares del hemisferio que nunca se ve desde la Tierra, dice Miguel Valbueno, líder de astronomía del Planetario de Bogotá. Hoy se cumplen 100 años de su muerte a causa de una enfermedad que reaparece por estos días, la tuberculosis.

Al menos dos nombres sonaron cuando la Unión Astronómica Internacional (UAI) –la sociedad de astrónomos que es la única que tiene autoridad para nombrar objetos celestes– solicitó al Observatorio Astronómico, organismo con el cual Colombia adhiere a la Unión Astronómica Internacional en 1967, destacar a algunos de sus científicos en el proceso de nomenclatura de los accidentes y detalles que ya se iban conociendo del lado opuesto de la Luna.

Fue en 1970, y los opcionados eran considerados algunos de los últimos sabios de la región: Francisco José de Caldas y Julio Garavito Armero.

Las relaciones de Caldas con asuntos militares le impidieron ser el elegido para este reconocimiento, cuenta el divulgador científico y exdirector del Planetario de Medellín Gabriel Jaime Gómez Carder. “El hecho de que Caldas no hubiese sido recibido por la UAI se debió a su incursión en el campo independentista del país. Caldas tuvo poca suerte en cuanto a la promoción astronómica, vale la pena recordar que algunos de sus méritos científicos fueron atribuidos a Alexander von Humboldt”.

Aunque, agrega Gómez, la inmortalidad que denota la inscripción en el satélite natural del planeta, en esos cinco cráteres, fue bien merecida por Garavito. Sus trabajos sobre la luna fueron citados por Dirk Brouwer y Gerald M. Clemence en “Métodos para la mecánica celeste” en 1961.

Números sobre el tambaleo

Por haber sido el director del Observatorio Astronómico –el primero de habla hispana en la región–, Garavito fue ampliamente reconocido en su época (lo dirigió desde 1892 hasta su muerte), pero lo que lo hizo famoso entre astrónomos fueron sus trabajos sobre los movimientos de libración, como se le llama al tambaleo de la Luna. Aunque el satélite siempre muestra a la Tierra el mismo hemisferio, se le ve un 59 % de su superficie gracias a estos.

Para calcularlos y completar una tabla con datos que señalaban qué posición tendría la Luna en coordenadas y para fechas determinadas, “se requiere de una matemática muy exigente y laboriosa”, explica Gómez.

Sus investigaciones, publicadas en Los Anales de Ingeniería, se suman entre otras labores científicas suyas a su más importante trabajo titulado Fórmulas definitivas para el movimiento de la Luna, que consiste en la aplicación de la dinámica celeste –ciencia considerada una de las la proezas más grandes de la mente humana–, al estudio de los movimientos y fluctuaciones lunares.

Para Garavito, así como para el sabio Caldas, la astronomía debía tener fines prácticos. La ciencia, para ellos, debía enfocarse en las condiciones locales como determinar la latitud y la longitud de cualquier lugar en el país para levantar mapas, trazar ferrocarriles y delimitar fronteras.

Tal vez no lo vea desde la Tierra, como lo vio en el billete, pero detrás de la Luna, en su lado oscuro, hay un Garavito. Cinco, para ser precisos.

Contexto de la Noticia

Para saber más Inmortales en las estrellas

Otros dos nombres colombianos se han inmortalizado en el espacio. Estos son los asteroides 198592 Antbernal (2005 AK) y 347940 Jorgezuluaga (2003 FZ128). Antonio Bernal González es un ingeniero y director del Planetario de Medellín. En 1986 lideró la campaña de observación del cometa Halley y trabajó como divulgador del Observatorio Fabra en España.

Jorge Zuluaga Callejas, por su parte, es doctor en astronomía de la Universidad de Antioquia y fue cofundador del pregrado de astronomía de la misma universidad. Es un divulgador científico destacado y es un maestro de nuevas generaciones de astrónomos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS