“Prensa Escuela nos llena de felicidad a todos”

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

En el marco de la celebración de la semana del Idioma, estudiantes del Colegio Sagrada Familia Aldea Pablo VI participaron de las actividades pedagógicas propuestas por Prensa Escuela con el fin de explorar y hacer un reconocimiento del periódico y de otras publicaciones de EL COLOMBIANO. 

Collage

Crónica

Mientras el equipo de trabajo de Prensa Escuela atravesaba la ciudad para llegar al barrio Santo Domingo, donde está ubicado el Colegio Sagrada Familia, algunas aves se paseaban veloces bajo el cielo despejado de aquella mañana azul.

Las calles tranquilas del día sin carro en Medellín facilitaron el viaje; bastaron solo unos minutos para llegar al lugar de destino.

Prensa Escuela Niños y jóvenes bien peinados, con zapatos limpios y uniformes impecables decían adiós a sus padres, antes de entrar al Colegio.

Al sonar la campana, los estudiantes se dirigieron a sus salones de clase. Mientras tanto, las talleristas se dejaban deslumbrar por la Institución; amplias zonas verdes, pisos y paredes que brillaban por su limpieza, carteleras coloridas, mariposas amarillas de cartón y frases alusivas al Día del Idioma conformaban el paisaje escolar.

Pocos minutos después, las talleristas fueron recibidas por la coordinadora académica del Colegio, la Hermana Carmen Suleyda Castro, quien le dio la bienvenida a las talleristas, les mostró el lugar donde realizarían la actividad y cruzó con ellas algunas opiniones sobre la misión del programa. “Prensa Escuela nos llena de felicidad a todos”, expresó emocionada, mientras ojeaba las páginas del periódico EL COLOMBIANO.

La Institución viene trabajando con el programa desde hace varios años. La docente de secundaria, Natalia Ayala y la coordinadora académica, la Hermana Carmen Suleyda Castro, asistieron a los talleres de formación de Prensa Escuela realizados al comienzo de este año, que les permitieron ver el periódico con otros ojos y usarlo en la formación de sus estudiantes como un recurso que apoya y dinamiza el proceso pedagógico.

Prensa Escuela fue la invitada de honor

Prensa Escuela Un amplio salón de eventos y juegos recibió a las talleristas. Los ejemplares del El Colombiano, las cartillas y las separatas especiales cubrieron las mesas. Todo estaba listo para recibir a los estudiantes.

Algunos murmullos anunciaban la llegada del primer grupo de niños que participaría del taller de formación. Cada 45 minutos pasaría un grupo de aproximadamente 25 estudiantes. Dentro de la gran fiesta del Idioma, Prensa Escuela era una invitada de honor. Así lo sintieron las talleristas, que orgullosas recibían a los estudiantes de preescolar.

La lectura en voz alta de la cartilla Las noticias…¡Todo un cuento! Captó la atención de los niños, quienes se sintieron asombrados por su portada, que muestra a niño dentro de un morral “¿Y cómo se metió en ese bolso?”, decía uno de ellos, con cara de angustia, al tiempo que sus demás compañeros se dejaban contagiar por el asombro.

El próximo grupo plasmó toda su creatividad en el papel. Desarrollaron las actividades del C para ti, publicación dominical de El Colombiano y dibujaron pulpos de todos los tamaños y colores.

Los estudiantes resultaron ser unos ganadores

Prensa Escuela Los estudiantes que respondieran correctamente las preguntas acerca de los textos leídos en voz alta, y quienes hicieran su mejor trabajo a partir de los contenidos, recibirían cartillas y otras publicaciones del Grupo Editorial El Colombiano.

Este fue el caso de los estudiantes de 6°, quienes después de hacer su mejor mímica para representar un artículo del periódico sobre J Balvin y de manifestar su gusto por la revista Turbo, recibieron varios ejemplares.

Por unos minutos, los niños se convirtieron en Mimoilustradores. Debían ilustrar o hacer una mímica con el objetivo de que sus demás compañeros descifraran el tema o el titular de los artículos del periódico El Colombiano.

Pero el taller de Prensa Escuela era solo un componente de la gran fiesta que conmemoraba la semana del Idioma en la Institución. En esta celebración, los estudiantes eran los literatos. 

Prensa Escuela ¡Llegó el cartero!

Después de que otro grupo de estudiantes terminara la lectura en voz alta de la cartilla Las noticias…¡Todo un cuento!, llegaron cartas para todos. Los niños ansiosos abrieron los sobres y los miraban de arriba a abajo con alegría.

En un ratico, su rostro había cambiado. La duda los invadió: ”¿Qué dice aquí?”, le preguntó uno de los niños a la tallerista.

La tallerista leyó su carta y al voltear, tenía ya una fila de más de 10 niños esperándola para que les leyera sus cartas. El solo hecho de saber que alguien escribió pensando en ellos, los emocionaba y esa era precisamente la esencia de esta actividad que también hacia parte de la celebración.

Solo un hasta luego

Prensa Escuela Letras que emocionan, lugares que inspiran, personas que transforman, todo esto  había hecho parte de aquella mañana azul.

Llegado el medio día, se acercaba la hora destapar las loncheras, de ir al restaurante, de tomar un poco de leche y algo de dulce. En pocos minutos, los estudiantes regresarían a sus casas y el equipo de Prensa Escuela también tomaría su camino de vuelta. “De verdad, gracias por venir. Los estudiantes disfrutaron mucho”, dijo la maestra Natalia Ayala.

Después de algunos abrazos y de varias “gracias”, era el momento de decir adiós. Varios de los niños respondieron alzando su mano, mientras que se comían sus loncheras.

Pero las talleristas no podían atravesar la puerta, sin antes echar un nuevo vistazo al Colegio, eso de la limpieza y el orden podría ser solo porque estaban a primera hora del día. Pero…¡vaya sorpresa!, volvieron a mirar y encontraron una Institución igual de limpia a la que vieron en la mañana. Nada había cambiado: los paredones y jardines impecables,  los pisos intactos y las  letras que hacían alarde del Día del Idioma, seguían ahí como si el reloj se hubiera detenido.

Prensa Escuela

Eso mismo querían las talleristas; que esta mañana no acabara, que las letras, las miradas atentas sobre las publicaciones, las caras de asombro y las sonrisas no cesaran. Pero este era solo un hasta luego, todo esto podría repetirse, porque Prensa Escuela siempre estará ahí, como dijo la Hermana Carmen Suleyda Castro, para llenarlos de felicidad a todos.

 

Un premio hace honor a la Fundación Jordi Sierra i Fabra

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela

El Ayuntamiento de Barcelona concedió a la Fundación Jordi Sierra i Fabra, la Medalla de Honor de la Ciudad de Barcelona 2015. Este galardón reconoce la labor profesional o social de personas y entidades que han contribuido al desarrollo de la conciencia ciudadana y los valores cívicos.

Prensa Escuela EL COLOMBIANO felicita a la Fundación, a Jordi Sierra i Fabra, a sus voluntarios, colaboradores y socios por este merecido reconocimiento que hace honor a su labor cultural. Para nosotros es un gusto trabajar de la mano de la Fundación Taller de Letras que en varias oportunidades ha apoyado nuestro compromiso de formar lectores con criterio y de fomentar la escritura con responsabilidad.

Conozca aquí más detalles de este galardón que se entrega anualmente a 25 personas o entidades.

 

Instituciones Educativas celebraron con Prensa Escuela el Día del Idioma

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela participó de la celebración del mes del Idioma en 12 Instituciones Educativas. El programa apoyó las diferentes actividades pedagógicas con talleres de formación orientados para el reconocimiento de la prensa, y con la entrega de 800 cortesías del periódico EL COLOMBIANO y de aproximadamente 1250 publicaciones, entre ellas separatas y cartillas.

Prensa Escuela

Prensa Escuela EL COLOMBIANO Escuchar y reflexionar a partir de la prensa

La información se convirtió en el alma de los talleres que recibieron los estudiantes de los Colegios Sagrada Familia Aldea Pablo VI, Londres, Benedictino, Colombo Británico y de la Escuela Normal Superior Antioqueña, en el marco de la celebración del Día del Idioma.

Desde preescolar hasta secundaria, los estudiantes participaron en diversas actividades a partir de la prensa, lo que les permitió, entre otras cosas, desarrollar su creatividad, su capacidad de escucha, su nivel de comprensión y reflexión.

Actividades de lectura en voz alta; dibujos con los más pequeños a partir de C para ti, publicación dominical de El Colombiano, y la representación mímica y gráfica de artículos del periódico fueron algunos de los ejercicios propuestos en el evento de formación orientado por la tallerista Jessica Alejandra Velásquez.

Niños y jóvenes inventores

Inventos insólitos de un soñador fue el nombre del artículo del periódico EL COLOMBIANO publicado el 4 de abril de 2015, que puso a hablar y a crear a los niños y jóvenes de los Colegios Colombo Británico y Benedictino de Santa María en la Semana del Idioma.

Como el protagonista de esta noticia, los estudiantes debían dibujar su propio invento insólito. Máquinas teletransportadoras, detectores espías, flores voladoras, cargadores solares para el celular y pestañas para conquistar fueron algunos de los inventos que surgieron a partir de este artículo propuesto por la tallerista, Deisy Barbosa.

Prensa Escuela

El Día del Idioma se celebró en algunas de las Instituciones Educativas con actividades alusivas a la palabra, a algunos autores memorables y a sus obras literarias.

En el Colegio Londres, por ejemplo, los estudiantes participaron activamente de concursos de ortografía, cuentos y carteleras que hicieron referencia a algunas de las obras más importantes de la literatura universal.

 

Una fecha para compartir el conocimiento

Prensa Escuela Ferias del Libro, ponencia de trabajos significativos, carreras de observación y elaboración de cartas fueron otras maneras de celebrar la fecha.

Estudiantes de Undécimo de la Escuela Normal Superior Antioqueña compartieron sus conocimientos sobre el periódico EL COLOMBIANO con sus compañeras de primaria. Las jóvenes, quienes participaron en años anteriores del Taller de Apoyo a Medios Escolares de Prensa Escuela, explicaron cada una de las secciones del diario, hablaron con sus compañeras sobre géneros periodísticos y debatieron sobre la información noticiosa.

Otras Instituciones Educativas recibieron, además de las cortesías del periódico EL COLOMBIANO, otro tipo de material didáctico para trabajar en las diferentes actividades programadas para conmemorar la fecha.

Las publicaciones El Taller 2014 y Prensa Escuela: 20 años de evolución y experiencias; la cartilla Las noticias…¡Todo un cuento!, ylas separatas especiales Hasta siempre, Gabo y El Colombiano Ejemplar, también hicieron parte de la celebración del Día del Idioma en el Colegio Paula Montal, la Institución Educativa El Guayabo, el Preescolar Peluchín, El Colegio La Salle de Envigado y la Institución Educativa El Progreso.

“El periódico no solo es útil en el área de español”

Prensa Escuela

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Docentes de matemáticas, informática, filosofía, lengua castellana y ciencias sociales del Colegio Londres, trabajan en equipo para usar el periódico como recurso didáctico. Un solo artículo se lee de manera interdisciplinaria con el fin de que los estudiantes puedan analizar la prensa con mayor profundidad. 

La iniciativa es liderada por el docente, Jhoan Fransua Gómez, quien habló en entrevista para el blog de Prensa Escuela y compartió su experiencia.

Prensa Escuela

La idea es exaltar la palabra, la capacidad de comunicarnos que todos tenemos”, esta es una de las principales motivaciones que ha tenido este maestro para trabajar la prensa con sus estudiantes de 6° a 11° y para compartirla con sus compañeros docentes.

Después de participar en uno de los talleres de inducción a Prensa Escuela al comienzo de este 2015, el docente Jhoan Fransua vio el periódico con otros ojos y se fue convencido de que este recurso didáctico podría enriquecer diferentes áreas del conocimiento.

Decidió replicar las enseñanzas que le dejó este evento de formación y ha compartido con los docentes de otras asignaturas algunos artículos de interés, proponiéndoles otras formas de abordar y usar la información.Prensa Escuela

Varios docentes se han sumado a la iniciativa y,después de ponerse de acuerdo, trabajan desde diferentes enfoques un mismo artículo de prensa.

Las actividades que se proponen a partir de la información tienen como premisa la participación del estudianteLecturas en voz alta, ejercicios de debate, de escritura y análisis de los diferentes contextos son algunos de los ejercicios que realizan los docentes.

El profesor comparte más detalles del trabajo interdisciplinario que se ha hecho con Prensa Escuela en la Institución. 

 

El Colegio Londres trabaja de manera interdisciplinaridesde hace varios años, por esta razón  no es extraño ni complejo que los docentes trabajen con la prensa en las distintas áreas y que se comuniquen entre sí para planear actividades y estrategias. El maestro Jhoan Fransua expresa que este siempre ha sido un interés de la Institución pues el conocimiento debe estar unido y no aislado.

Así se trabaja en el Colegio Londres por una propuesta de formación interdisciplinaria. 

Prensa Escuela Para el docente, lo importante es construir el aprendizaje con el estudiante, teniendo en cuenta su contexto, sus intereses, sus habilidades y pasiones.

El proceso evaluativo es diferente con cada estudiante, porque cada uno representa un universo distinto”, esta es otra de las premisas del maestro que resalta la importancia de una educación con enfoque crítico, que le permita a los estudiantes preguntarse y reflexionar a partir de su contexto.

Esta experiencia muestra que Prensa Escuela trasciende el área de lengua castellana y permea todos los campos del conocimiento porque nace a partir de narraciones de la realidad que involucra a todos los miembros de la sociedad. 

Colegio Cumbres recibirá la acreditación AdvancED

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Este equipo de expertos en Educación fue el encargado de hacer la inspección para otorgar la acreditación.

El Colegio Cumbres recibirá en el mes de junio la acreditación internacional AdvancED, que tendrá un aval de cinco años. Esta acreditación se le entrega a las instituciones con calidad en la educación bilingüe y a aquellas que se destacan por  el mejoramiento continuo de sus procesos de aprendizaje.

AdvancED es una organización dedicada a la promoción de la excelencia educativa, mediante un riguroso sistema de acreditación, investigación educativa, servicios profesionales que buscan el mejoramiento del aprendizaje.

Felicitamos a esta Institución, que participa de Prensa Escuela EL COLOMBIANO, por su compromiso con la formación de niños y jóvenes y por promover la lectura y reflexión de los diferentes contextos sociales.

Lo invitamos a conocer más detalles sobre este reconocimiento en el artículo Colegio Cumbres recibirá el AdvancED publicado en el periódico EL COLOMBIANO, el lunes 4 de mayo de 2015.

 

Jóvenes de la Comuna 13 lideran investigaciones

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Memoria y género, bullyng en la escuela, higiene oral y hip-hop, fueron algunos de los temas investigados por 6 grupos de jóvenes de la Comuna 13, con apoyo de la Secretaría de la Juventud y el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia. Estos proyectos se traducen en aportes sociales y culturales, que fueron priorizados por la misma comunidad con recursos del Presupuesto Participativo.

Prensa Escuela Son en total 6 investigaciones las que permitieron que los jóvenes reconocieran su territorio y que analizaran con la rigurosidad científica los diferentes fenómenos sociales.

La investigación permite ahondar en detalles que desarrollan en las personas un espíritu crítico y observador, por esta razón Prensa Escuela EL COLOMBIANO lo invita a leer  el artículo  Jóvenes de la Comuna 13 lideran investigaciones escrito por el periodista Gustavo Ospina y publicado el 25 de abril de 2015.

Que este texto sea una inspiración para que estudiantes y maestros emprendan el camino de la investigación, motivados por las ideas, las preguntas, y los fenómenos sociales que viven a diario. Así como todos tenemos algo que contar, también tenemos mucho por investigar 

Foto cortesía. 

Tenemos Tierra en la cabeza y en el corazón

El Colombiano

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

“La tierra es origen y fin. Todo comienza siempre en la Tierra y todo vuelve a ella”. Este parece ser, según el arqueólogo Santiago Ortiz, director del Museo de la Universidad de Antioquia, un principio obvio, pero olvidado por la mayor parte de los pobladores del planeta. Y qué mejor fecha para recordarlo que este mes de abril, en el que se conmemora el Día Internacional de la Tierra.

Prensa Escuela lo invita a leer el  artículo Tenemos tierra en la cabeza y en el corazón, escrito por el periodista John Saldarriaga,  y dedicado al valor simbólico que tiene el planeta para los seres humanos.

Este artículo, publicado en EL COLOMBIANO el 22 de abril de 2015, hace un recorrido histórico por las diferentes manifestaciones artísticas y la mirada que la han dado a la relación del hombre con su hábitat.

Este es un recurso didáctico que le permitirá generar un diálogo con sus estudiantes en torno a la música, la literatura y el cine, y a la concepción que tienen del planeta.

Que este artículo sea un motivo más para hablar sobre la importancia del cuidado ambiental y del amor por los lugares que nos ven nacer, crecer y morir.

Nota: Fotografía de Donaldo Zuluaga, reportero gráfico de EL COLOMBIANO.

Tenemos Tierra en la cabeza y en el corazón

Gabo sigue vivo

elcolombiano.com Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

El periódico EL COLOMBIANO hace hoy un homenaje al autor de El Coronel no tiene quien lo escriba, al creador de Cien años de soledad y al personaje que se atrevió a tomar de la realidad, detalles que superarían la magia de la ficción.

Gabo sigue vivo es el título del especial de hoy, 17 de abril de 2015, día en el que se cumple el primer aniversario de su muerte. En estas páginas, es considerado un personaje que perdura en el tiempo, pues como expresa la escritora Piedad Bonnett, para un escritor estar vivo significa seguir siendo leído y escuchado, y eso es lo que ha pasado con García Márquez.

Otros escritores, poetas y periodistas, que conocieron y leyeron a Gabo, hablan del recuerdo, de este primer año sin él y de la vigencia de sus historias.

Prensa Escuela EL COLOMBIANO lo invita a leer este especial, que entre otros temas, trae un análisis sobre la lectura que se hace de sus obras en la escuela y un perfil sobre Mercedes Barcha, la esposa eterna del Nóbel.

Recordar a Gabo, es recordar sus obras. Estas historias contextualizan a niños y jóvenes,  llevándolos de viaje por el pasado y la memoria de  nuestro país.

Acá podrá ver las páginas del periódico El Colombiano, dedicadas al Nobel, el 17 de abril de 2015.

La Gaba estudió en Medellín

La peste del no olvido. Pág 1.

La peste del no olvido. Pág 2. by Prensa Escuela EL COLOMBIANO

El coronel no tiene quien le escriba…ni quien lo compre

Leer al Nobel desde la escuela y no parar

Un maestro en el laberinto literario

Desde leer a Gabo, hasta guardarlo en la biblioteca

Cómo hemos leído en Colombia: una de las temáticas centrales de las XIV Jornadas del Maestro Investigador

Blog Prensa Escuela

Laura Marcela Palacios Muñoz
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Prensa Escuela EL COLOMBIANO  estuvo presente en las  XIV Jornadas y el II Congreso Internacional del Maestro Investigador, en la Universidad Pontificia Bolivariana.

Fueron tres días en los que se abordaron temáticas como la responsabilidad social y ética en la investigación educativa, la incorporación de las TIC como herramienta pedagógica y la educación intercultural.

Blog de Prensa Escuela El encuentro generó un proceso de diálogo y reflexión a partir de las experiencias  y productos de investigación liderados por docentes e investigadores de este campo del conocimiento, según Adriana Álvarez, docente de la Facultad de Educación y coordinadora de este evento de formación.

Uno de los invitados especiales a estas XIV Jornadas del Maestro Investigador, Óscar Hincapié, habló en entrevista para el blog de Prensa Escuela EL COLOMBIANO.

El docente e investigador de la UPB adelanta actualmente una investigación dedicada a la écfrasis de una crónica de Indias inédita y otra acerca de los cuentos pintados y morales de Rafael Pombo.

Docente Óscar Hincapié. Foto tomada del sitio web de la Universidad Pontificia Bolivariana

Docente Óscar Hincapié. Foto tomada del sitio web de la Universidad Pontificia Bolivariana

Laura Palacios: ¿Cuál fue el mensaje principal de su ponencia “La historia de la lectura en Colombia a través de los sistema educativos”?

Óscar Hincapié: “La ponencia partió de la historia de la lectura y no tanto de la literatura, fue importante hacer esa distinción desde el principio. La pregunta que se respondió fue cómo hemos leído a lo largo de la constitución de nuestro de país. En Colombia, la lectura pública se refiere es al momento en que empieza la República, es decir, un momento después de las guerras de independencia porque antes el país estaba sumergido en el analfabetismo pleno.

En orden histórico traté el modo en que hemos leído, pero sobretodo las causas y los antecedentes de la forma de leer en el país, para al final proponer unas alternativas de lectura sobre las que ya existen”.

Laura Palacios: y… ¿cuáles son esas causas o esos antecedentes?

Óscar Hincapié: “Quienes recibían el título de doctor en la época de la Colonia debían saber leer, pero nada garantizaba que lo hacían, o quizás sí, pero me refiero es a que hacían una lectura mecánica. Se doctoraban en Teología, en Jurisprudencia y no se sabía si realmente sabían leer o no. Entonces ni siquiera la élite sabía leer.

El pueblo raso que apenas estaba empezando en esa constitución sincrética de culturas entre africanos, indígenas y españoles tampoco sabía leer.

Blog de Prensa Escuela Así, cuando empieza la República, después de las guerras de Independencia, algo que tenían claro los intelectuales de ellas, entre los que hay que subrayar a Andrés Bello, que lo hemos desconocido mucho en la historia de las lecturas, es que si no querían que esto, que había empezado con unas guerras, se acabara, había que enseñarle a leer a las personas, y ahí nace el concepto de lectura pública.

Empieza una historia de la lectura porque era a través de ella que se podían enviar mensajes mediante la prensa y llegar a la mayor cantidad de receptores posibles, logrando mantener en pie el estado de Independencia.

Entonces la lectura en Colombia surgió como un interés político y había un nivel tan bajo de lectura, que la palabra iba a ser palabra muerta en sentido literal, es decir, juntar letras, pero sin comprender o interpretar”.  

Laura Palacios: ¿Cómo influye esa intención que había de fondo en la forma de leer en Colombia?

Óscar Hincapié: “Hubo fuerzas políticas que empezaron a manipular ese proceso en torno a la lectura. Entonces desde el liberalismo, que luego iba consolidándose, se buscaba lectura para todos, que generara opinión pública, contrario a la tendencia del conservatismo que no le interesaba tanto, que elitizaba la lectura y que controlaba lo que se leía.Frase en cuadro 3

El proyecto de enseñar a leer empieza a ser manipulado de acuerdo a las tendencias políticas, y esto cala en las nacientes repúblicas latinoamericanas. No se leía de la misma manera en un sistema que en el otro.Y este va a ser el legado y va marcar la forma en que leemos en Colombia”.

Laura Palacios: ¿Por qué los maestros deben conocer cómo se ha leído en Colombia, por qué es importante este tema para ellos?

Óscar Hincapié: “Esas manipulaciones políticas adquirieron cuerpos y en el Siglo XX y XXI esos cuerpos se disgregaron en mil formas y por eso hay muchas maneras de leer que son invisibles y que necesitan investigarse más para poder visibilizarlas.

Entonces sucede que el maestro en formación o ya en ejercicio con sus estudiantes, se convierte en el vehículo de una de las muchas formas de lectura sin saberlo.

Por eso, este tema le llama la atención al maestro sobre su práctica, no solamente sobre él como sujeto, sino que lo invita a que se interrogue sobre el tipo de lectura que ha hecho y que le ha transmitido a sus estudiantes, proponiéndole nuevas alternativas para hacerlo”.

Próximamente, en este sitio encontrará las memorias académicas sobre las XIV Jornadas y el II Congreso Internacional del Maestro Investigador que le permitirán conocer las nuevas alternativas de lectura propuestas por el docente Óscar Hincapié.

Capacitados para servir

Danielle Navarro Bohórquez  
Guía del Programa de Visitantes Conozcamos EL COLOMBIANO 

Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Ya voy a ajustar un año de ser guía en el programa de visitantes “Conozcamos El Colombiano” y aún siento el mismo susto que tuve la primera vez que hice un recorrido. El pasado jueves 18 de marzo, además de ese “susto”, me sentía enferma, tenía escalofrío, mareo y un leve resfriado, pues había llovido por esos días y la noche anterior me había mojado mucho.

Para ese jueves tenía programado un recorrido a las dos de la tarde. Siempre suelo preguntar qué tipo de grupo es con el fin de saber qué parte del guion debo estudiar más o cómo debo preparar la visita; sin embargo, esa vez no tenía la menor idea de quiénes serían los visitantes.

Durante la mañana estuve tratando de comunicarme con Mónica, la coordinadora del programa de Visitantes, con el fin de pedirle un reemplazo para ese día; realmente me sentía indispuesta.

No pude contactarla y tampoco logré convencer a ninguno de los otros guías de que me reemplazara, por lo tanto, a la una de la tarde tomé el bus desde la Universidad EAFIT para ir a El Colombiano.

A esa hora normalmente no vienen colegios. No vienen niños, ni jóvenes adolescentes. No, esa es la hora favorita de los universitarios. Debo confesar que estos son los grupos que más me producen ese “susto”, en especial los de carreras de Ingeniería, porque suelen preguntar tecnicismos de máquinas y energía que desconozco.

Pero ese día, a las dos de la tarde, no venía precisamente un grupo de estudiantes interesados en asuntos técnicos de las máquinas, ni en las políticas de calidad de la empresa, ni en cuánta energía consumen la Manroland y la Goss Metro Liner, ni en por qué la rotativa está ubicada de esa manera y no de otra, ni en cuántos periódicos salen con cada rollo de una tonelada de papel.

No. Ese día, un poco pasada la hora acordada, un grupo de aproximadamente veinte personas de ojos rasgados y cabello muy liso se asomó a las instalaciones del Grupo Editorial El Colombiano: eran jóvenes de la Fundación Luisa Fernanda para niños con Síndrome de Down.

Puede parecer forzado y exagerado lo que voy a decir a continuación, pero no miento: realmente, el malestar que tenía se me quitó y una inmensa alegría reemplazó esa incómoda sensación que pensé que me iba a impedir disfrutar el recorrido.

Con quien primero sentí empatía fue con Melisa, una mujer hermosa, hermosa,hermosa, quien desde que dijimos que separaríamos el grupo en dos –uno con la guía Laura García, el otro conmigo- dijo que quería estar en el mío. Su piel, muy blanca; su cabello, negro y muy liso, de apariencia tan suave como la de una seda. Tenía unos ojos rasgados y coquetos que a veces miraban perdidos a ninguna parte, pero siempre con una sonrisa suspicaz, de esas que esbozamos las mujeres cuando tenemos un propósito en la mente.

Blog Prensa Escuela

Foto tomada por: Laura Marcela Palacios Muñoz

Melisa me presentó a su novio, Daniel, un joven también de piel muy blanca que contrastaba con su cabello negro, tan liso y suave como el de su novia. Sus anteojos negros y de marco grueso cubrían un poco sus ojos también rasgados, y su sonrisa, como la de Melisa, también tenía vestigios de una sutil coquetería.

Los dos me cogieron la mano y caminamos con el resto del grupo hacia el Linotipo, esa primera máquina, enorme, con la cual hace 103 años se construían los textos que se publicaban en el periódico.

Diez jóvenes de la Fundación Luisa Fernanda iban conmigo. Recuerdo mucho a Laura, con su mirada perdida; a Frank, con su distracción permanente; a Diego, con su atención y concentración constantes; y a una pequeña, de quien no recuerdo su nombre, que todo el recorrido me cogió la mano y me miraba atenta, muy atenta, y respondía acertadamente a algunas de las preguntas que les hacía a todos.

Empecé a contarles la historia y todos me miraban como si estuvieran muy interesados. Repetimos juntos varias veces la palabra Lino-tipo, con varios acentos, entonaciones y separaciones de sílabas, de manera que ellos pudieran recordarlo. Sin embargo, cuando pasamos a la prensa, esa palabra “linotipo” que suele ser tan difícil de aprender para gran parte de los grupos, efectivamente, se les había olvidado. La repetimos de nuevo: “Lino – tipo”, y lo mismo con “pren-sa”. Así, muy despacio, por sílabas y con algo de música.

Yo les hablaba y les hablaba; ellos me miraban y me miraban. A cualquier pregunta que les hacía me respondían “sííí”, con un acento prolongado, o simplemente guardaban silencio.

Ante esta última expresión me di cuenta de que debía cambiar la manera de contarles esta historia. Me acordé de Deisy Barbosa y de María Cristina Muñoz, quienes nos capacitaron para orientar visitas de personas con algún tipo de discapacidad.

Todos los guías estamos capacitados para prestar este servicio, no obstante, ese día pensé que más bien son ellos quienes nos lo ofrecen a nosotros: terapias de alegría, de risa y un fuerte entrenamiento de la paciencia. En mi caso particular, la terapia fue tan efectiva que por una hora y media el malestar de la gripa que me estaba dando desapareció por completo.

Para explicarles lo que sucede en la sala de redacción, hicimos de cuenta que Melissa coordinaba las revistas; Diego, la sección de deportes; Laura, la de Tendencias, y así, entre todos, “construimos el periódico”.

Cuando entramos a la zona de producción, la rotativa Goss Metro Liner estaba funcionando. Ellos miraban atentos mientras yo les contaba historias que se perdían en medio del ruido de esta zona. Luego hablamos sobre las tintas, les conté que antes, hace 103 años, en el periódico solo podían verse letras negras, y que ahora, para poder ver todos los colores del mundo en el papel, combinábamos el amarillo, el azul, el rojo y el negro.

Entonces, ¿para qué creen que sirve la tinta? —Les pregunté.

Todos me miraban fijamente esperando a que yo respondiera, pero ninguno decía nada.

Entonces, ¿para qué creen que sirve la tinta? —Les pregunté de nuevo.

Silencio, silencio, silencio. Silencio en medio del ruido de las máquinas. Era como si las historias que les contaba fueran solo ondas acústicas que rebotaban en sus oídos. Hasta que de pronto, la joven que nunca me soltó la mano dijo, casi entre dientes y sin mirar a nadie: “color”.

¿Cómo dijiste? —Le pregunté entusiasmada.

¡Color! Dijo ella con un poco más de volumen.

¡Color! Eso es, le dije, y ella se emocionó por haber sido la única que había respondido.

Por un momento me llegué a sentir discapacitada para guiar la visita. Sentía que hablaba enredado, que no me hacía entender y que no estaba preparada para dirigirme a un público tan exigente. Sentía que eran ellos quienes me estaban dando una lección, como dije ahora: “terapias de alegría, de risa y un fuerte entrenamiento de la paciencia”.

El Síndrome de Down resulta de una combinación cromosómica distinta de la nuestra, generalmente, cuando hay una copia extra del cromosoma 21. Causa problemas con la formación del cuerpo y el cerebro, y es por esta razón que las personas con Síndrome de Down presentan una discapacidad intelectual que hace lento su aprendizaje.

El pasado sábado 21 de marzo se celebró el 10º aniversario del Día Mundial del Síndrome de Down. El tema de este año: «Mis oportunidades, mis opciones. Disfrutar de plena igualdad de derechos y el papel de las familias».

Creo que la visita de la Fundación Luisa Fernanda al Periódico El Colombiano fue una especie de celebración por este día, puesto que es una linda oportunidad para ellos de vivir experiencias ajenas a lo cotidiano.

El recorrido fue muy corto y la experiencia muy grande. Aún guardo en mi mente la sonrisa de Melisa, el rostro de Daniel, la mirada perdida de Laura, la distracción permanente de Frank, la concentración y atención de Diego y la mano cariñosa de esa chica morena que no quiso soltar la mía.

Cuando los niños de la Fundación Luisa Fernanda partieron, volví a sentir el malestar de la gripa; sin embargo, me acompañaba una sensación de inmensa alegría.