Así ejecutaron una masacre frustrada

Aún no sabe quién tomó la decisión, pero todo apunta a que un grupo de personas hizo una colecta de 100 millones de pesos. El propósito: masacrar a varios presuntos integrantes de la banda ‘Pachelly’, que delinque en el municipio de Bello y el norte del Valle de Aburrá.

El ofrecimiento se regó por el bajo mundo y una docena de sicarios de diferentes combos y barrios, se asociaron para hacer ‘la vuelta’ y ganarse la plata. Cuando los objetivos fueron ubicados, el operativo criminal comenzó a rodar a las 4:00 p.m. del anterior miércoles 29 de junio, en el barrio Castropol de la comuna El Poblado, en el suroriente de Medellín.

En esta edificación del barrio Castropol se presentó la acción sicarial.

En esta edificación del barrio Castropol se presentó la acción sicarial.

 

El lugar exacto era la exclusiva urbanización Portón de Hungría, localizada en una pendiente con accesos por la Vía Las Palmas y la avenida El Poblado. Los de ‘Pachelly’ ocupaban el apartamento 702 desde febrero, aunque de manera esporádica. Nunca hicieron un ‘trasteo’, el recinto no estaba amoblado y al parecer apenas tenía una cama.

Aún así, de vez en cuando aparecían diferentes hombres en vehículos blindados de alta gama, se congregaban en el apartamento por unas cuantas horas y luego de iban. Esta actitud al parecer no levantó sospechas en los vecinos, ni en la administración o los celadores, quienes nunca reportaron la situación a las autoridades.

Los mercenarios hicieron un estudio preciso del lugar y a la hora mencionada  arribaron en por lo menos dos automóviles y cuatro motocicletas de alto cilindraje. Según la evidencia recopilada en cámaras de seguridad, se dividieron las funciones: unos cubrían el escape y protegían al grupo de una eventual persecución, derramando combustible en la calle y arrojando tachuelas metálicas en las dos entradas viales; otros debían someter a los vigilantes del edificio; y unos más subir hasta el apartamento para sorprender a las víctimas.

Estas fueron las tachuelas metálicas que regaron para cubrir el escape.

Estas fueron las tachuelas metálicas que regaron para cubrir el escape.

Uno de los celadores del conjunto residencial, me relató la situación de esta forma: “Yo acababa de terminar mi turno y estaba revisando una cosa en la manga, cuando entraron esas personas. Tenían armas y a mí y al compañero nos encerraron en la portería, a él le pusieron esposas, y dejaron a un tipo cuidándonos”.

La entrada a la urbanización fue fácil porque vestían ropas con logos antiguos de la Sijín (Seccional de Investigación Criminal de la Policía). Un puñado de hombres subió al séptimo piso y tocaron la puerta del 702, dentro del cual permanecían seis tipos.

Como nadie abrió, emplearon un mazo que llevaban para golpear la chapa. Los inquilinos también estaban armados, y con fusiles. Tres de ellos se dedicaron a repeler el ataque y se agarraron con los incursionadores en una balacera a través de la puerta. De los agredidos, murió tiroteado Marceliano Pineda Monsalve.

Aquí se ve cómo la vía de acceso a la urbanización quedó recubierta del combustible derramado por los mercenarios.

Aquí se ve cómo la vía de acceso a la urbanización quedó recubierta del combustible derramado por los mercenarios.

Los otros tres sujetos se tiraron por una ventana; dos sobrevivieron con fuertes traumas en tórax y cabeza, y el tercero se mató. Por no tener documentos, quedó registrado como NN alias ‘El Gordo’, de unos 40 años.

Al parecer el combustible que usaron fue aceite quemado.

Al parecer el combustible que usaron fue aceite quemado.

 Una patrulla policial estaba cerca y al oir los disparos acudió al sitio. En la entrada se enfrentó a bala con cuatro de los matones, hiriendo a uno de ellos. Una segunda patrulla motorizada que venía en apoyo, se resbaló en el combustible vertido y los funcionarios padecieron heridas leves. A este cuarteto lo detuvieron.

La mitad de los agresores logró escapar, otros dos que se metieron por una cañada vecina fueron capturados también, para un total de seis: Víctor Zapata, Yonatan Giraldo, Jorge Herrera y Juan Urrego, alias ‘Juan Gurre'; de igual manera  apresaron a Luis Jaramillo, apodado ‘Juan Joyita’, y Yesid Gómez, conocido como ‘La Chinga’.

“Todo eso duró como 20 minutos”, contó el vigilante.

El general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana, declaró que estas personas provenían del barrio La Sierra, Bello y Envigado. Les inmovilizaron un automóvil y dos motos, y les incautaron una pistola 9 milímetros y una subametralladora MiniUzi.

Los inquilinos, supuestos militantes de ‘Pachelly’, también tendrán que responder ante la ley, pues en la cocina les encontraron dos fusiles M4, un radio de comunicaciones y municiones para fusil y pistola. Les inmovilizaron siete vehículos (dos blindados) y dos motos. Se trata de Mauricio Pizarro, Jorge Vallejo, Esneider Giraldo y Jaime Cano, alias ‘El Papi’.

El saldo total de la incursión fue de dos muertos, cuatro inquilinos capturados y seis agresores detenidos (uno herido).

El saldo total de la incursión fue de dos muertos, cuatro inquilinos capturados y seis agresores detenidos (uno herido).

Tras ser llevados a la audiencia de control de garantías, a los 10 les legalizaron las capturas y los enviaron a las cárceles de Bellavista y El Pedregal, con medida de aseguramiento intramural. Unos tendrán que responder por homicidio agravado y porte ilegal de armas, y otros por porte ilegal de armas solamente. Quedan pendientes otras investigaciones por más conductas punibles, como concierto para delinquir y uso de prensas privativas de la Fuerza Pública, además de otros homicidios cometidos en el Valle de Aburrá con un modus operandi similar. 

Al mercenario herido tuvieron que reforzarle la vigilancia policial en el centro médico, pues al parecer la gente de ‘Pachelly’ buscaba la revancha. Los cabecillas de esta banda, después de la desaparición forzada de alias ‘Gancho’ en 2010, son ‘Alber’, ‘Guayabo’ y ‘Lancha’.

El general Vásquez presentó las armas incautadas en el operativo de reacción. Cortesía Policía.

El general Vásquez presentó las armas incautadas en el operativo de reacción. Cortesía Policía.

No se ha establecido si los 100 millones de pesos se pagaron en su totalidad, pero es seguro que este caso va a generar más atentados en el futuro cercano, de lado y lado.

El Inspector.

52 comments

  1. camaleon   •  

    eljusticiero, ya que mencionas lo de neron, dicen que era mano derecha de alias guayabo, quien esta detenido, pero el cuento es largo, dicen que en enero en declaracion a la fiscalia, alias guayabo, tiro al charco a varias personas, tanto politicos, narcos, policias, y otros, y parece que la fiscalia iba a ubicar a alias neron, toda vez que es el socio de guayabo, pero como siempre pasa, la informacion vale plata y este tipo de informacion si que mas, entonces llego a manos de los delincuentes, y le dieron de baja a neron. eljusticiiero, tenes el dato de la muerte, y el nombre de neron. de neron dicen que era el remplazo de guayabo, y controlaba todo eso, y guayabo esta buscando escondite en la carcel, pues dicen que sigue el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>