<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Pelea entre campesinos y Esmad deja 2 muertos y 75 policías secuestrados

Los agentes terminaron sometidos por los manifestantes que protestaban contra la petrolera Emerald Energy en Caquetá. Delegación del Gobierno no pudo ingresar.

  • Los policías del Esmad fueron sometidos por los campesinos que protestaban contra las actividades petroleras de Emerald Energy. FOTO: CORTESÍA
    Los policías del Esmad fueron sometidos por los campesinos que protestaban contra las actividades petroleras de Emerald Energy. FOTO: CORTESÍA
  • Pelea entre campesinos y Esmad deja 2 muertos y 75 policías secuestrados
  • Pelea entre campesinos y Esmad deja 2 muertos y 75 policías secuestrados
  • Pelea entre campesinos y Esmad deja 2 muertos y 75 policías secuestrados
03 de marzo de 2023
bookmark

La protesta de un grupo de campesinos de Caquetá contra la empresa Emerald Energy terminó en una emergencia de tales proporciones que ni los cinco emisarios que envió el Gobierno Nacional para controlar los disturbios pudieron ingresar a la zona. Los enfrentamientos entre manifestantes y la Fuerza Pública dejaron un saldo de dos fallecidos (un campesino y un policía) y 75 personas retenidas.

La emergencia comenzó a las 3:00 de la mañana del jueves cuando los locales se tomaron la sede de la compañía en San Vicente del Caguán e intentaron quemar el edificio en rechazo a las actividades de extracción de petróleo que la empresa había realizado en la zona.

Sin embargo, en el lugar apenas quedaban 6 trabajadores porque el resto tuvieron que irse desde enero, cuando la organización dejó de extraer crudo de esa zona de pozos por las intimidaciones que recibían por parte de la guardia indígena y los campesinos que se oponían a la actividad extractivista. Desde entonces, el lugar estaba custodiado por policías ante la imposibilidad de los trabajadores de la petrolera de acceder al lugar.

Aprovechando que el recinto estaba casi vacío, los manifestantes intentaron prenderle fuego a la sede de la compañía de origen británico y los uniformados pidieron refuerzos. Pero la fúrica turba provocó un desenlace peor: los campesinos retuvieron a los 6 empleados, a 75 policías (entre ellos agentes del Esmad) y hasta al personero del pueblo que llegó para intentar mediar. Fue imposible.

El subintendente de la Policía, Ricardo Arley Monroy, falleció por heridas ocasionadas con un arma blanca y el campesino Reinel Arévalo también perdió la vida en medio de los enfrentamientos entre la Fuerza Pública y los habitantes. Otros ocho uniformados resultaron heridos.

Y aunque la protesta solo se salió de control hasta la madrugada del jueves, esa manifestación en la vereda conocida como Los Pozos llevaba 40 días sin que la administración local ni el Gobierno Nacional lograra resolverla.

La secretaria de Gobierno de Caquetá, Sandra Rodriguez Pretel, advirtió que “varios policías fueron retenidos en calidad de secuestrados y también tenemos varios policías heridos y un muerto confirmado. Nos preocupa demasiado lo ocurrido, ya que es una situación de hecho que viene presentándose desde el mes de noviembre. El Gobierno Nacional ha tenido dos visitas a la zona sin presentar una solución a este conflicto sociopolítico”.

Ni el Gobierno logró mediar

La primera movilización se dio justamente en noviembre de 2022. Pese a las intermediaciones de las autoridades, los campesinos no llegaron a acuerdos con la empresa y para este 2023 los trabajadores de la petrolera se fueron.

El mismo presidente Gustavo Petro anunció a las 11:00 de la mañana del jueves que acababa de despegar una comisión conformada por delegados del Ministerio de Defensa, del Ministerio del Interior y las Fuerzas Militares para atender las hostilidades.

“He ordenado detener los hechos de violencia”, escribió en Twitter. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición esos funcionarios de la Casa de Nariño no habían logrado entrar al sector de Los Pozos y, por el contrario, tuvieron que quedarse en zona urbana de San Vicente del Cagúan.

En videos quedó registrado cómo un agente del Esmad fue sometido por decenas de campesinos que lo tumbaron al pasto, le quitaron las insignias de la Fuerza Pública y lo arrastraron hasta un lugar desconocido gritando “sáquenlo, sáquenlo”.

A los policías los custodiaron con los bolillos que usa la guardia campesina como armamento y hasta ellos mismos se escoltaron entre sí con los escudos de protección que le quitaron a agentes del Esmad.

“Ya el Esmad se entregó. La gente quiere matarlos, que quemarlos, otros quieren que los dejen ir. La petrolera está que hecha humo, para que las crean”, se escucha que dice un hombre en el video. Tres capellas (segmentos de los campos) fueron quemados.

Ante la falta de control en Caquetá la oposición criticó que “este Gobierno viene avalando vías de hecho, confundiendo la protesta social (que es un derecho) con la violencia, el vandalismo y el terrorismo. Y, además, viene desmoralizando a los héroes que son los encargados de garantizar la seguridad y los derechos de los colombianos”, sentenció la senadora del Centro Democrático, Paola Holguín.

La Asociación Colombiana del Petróleo y Gas (ACP) sostuvo que los bloqueos en Caquetá “han constituido hechos de carácter delictivo” y le pidió al Gobierno intervenir para garantizar la situación de derechos en la zona.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD