Medio siglo del desarrollo del fútbol femenino en Antioquia

  • El 11 de noviembre de 1971, partido benéfico para la institución Don Bosco en el estadio Atanasio Girardot.
    El 11 de noviembre de 1971, partido benéfico para la institución Don Bosco en el estadio Atanasio Girardot.
  • Primeros toques del fútbol femenino a nivel nacional, con Antioquia como protagonista.
    Primeros toques del fútbol femenino a nivel nacional, con Antioquia como protagonista.
  • Mientras las mujeres mostraban su talento en la cancha, los hombres disfrutaban desde afuera (1979).
    Mientras las mujeres mostraban su talento en la cancha, los hombres disfrutaban desde afuera (1979).
  • Imagen de 1985, cuando el fútbol femenino ya hacía méritos para llegar a la Liga local.
    Imagen de 1985, cuando el fútbol femenino ya hacía méritos para llegar a la Liga local.
  • Con la ciudad de fondo, en cualquier manga, las mujeres jugaban con los varones los “picaítos”. Año 1991.
    Con la ciudad de fondo, en cualquier manga, las mujeres jugaban con los varones los “picaítos”. Año 1991.
  • Primera Selección Antioquia oficial, en 1991. En este estreno en el Torneo Nacional fue subcampeona.
    Primera Selección Antioquia oficial, en 1991. En este estreno en el Torneo Nacional fue subcampeona.
  • El equipo de Envigado, orientado por Margarita Martínez, ganó varios títulos como este, en 1993.
    El equipo de Envigado, orientado por Margarita Martínez, ganó varios títulos como este, en 1993.
Por Wilson Díaz Sánchez | Publicado el 19 de marzo de 2019
espere mañana

Liliana y Luz Estela Zapata, otras dos pioneras que derrumbaron barreras y siguen firmes en el balompié femenino de Antioquia y Colombia. Hoy luchan juntas por las nuevas generaciones.

Tener que abandonar la cancha cuando los hombres llegaban a jugar. Salir corriendo porque, en pleno partido, las vacas invadían el terreno. Soportar insultos de la gente que las llamaba “marimachas”, o simplemente por practicar un deporte que se creía solo para varones. Esquivar la discriminación, pues las señoras del barrio no veían con buenos ojos que, en vez de muñecas, los papás les regalaran balones y uniformes como traídos del Niños Dios.

Así relatan las forjadoras del fútbol femenino antioqueño las dificultades que debieron enfrentar en sus inicios, hace casi 30 años, y que hoy se mantienen firmes en su lucha, levantando su voz para reclamar un espacio que les pertenece y que, aún, no logran consolidar a pesar de sus méritos deportivos.

Margarita Martínez, a quien los protagonistas de este deporte en la región llaman “la verdadera pionera” del balompié femenino, mira el pasado y sonríe. Sabe que aunque hay mucho por lograr, las batallas de todos estos años ya han dado frutos.

Contar la historia de esta mujer de 60 años –dice que su condición de gerontóloga desterró en ella la vergüenza de esconder la edad– es como retratar la evolución de esta actividad en Antioquia.

Todavía vigente como entrenadora y con mucha energía por ofrecer, cuenta que fue una habilidosa mediocampista. Las compañeras recuerdan que una vez esta mujer rubia y de tez blanca se tiñó su frondosa cabellera, y los aficionados decían que era idéntica al lateral argentino Alberto Tarantini, una anécdota que le despierta una carcajada.

En ese entonces ella jugaba en Danza Azul, un equipo que fue famoso en La Floresta y que patrocinaba el médico Rubén Sánchez.

En los predios de Everfit (la 65), Castilla, Doce de Octubre, La Tablaza, Envigado, Sabaneta, Caldas, Rionegro, Itagüí, Alejandro Echavarría, la Marte 3, el Playón de los Comuneros, entre otros lugares a donde la gente acudía en buen número a presenciar las habilidades de esas mujeres vestidas de futbolistas, también exhibió su talento.

“Iban muchas personas a vernos, pero no nos valoraban... La lucha ha sido dura porque son pocos los dolientes del fútbol femenino; hemos padecido muchos señalamientos”, dice, con tristeza, la mujer que en su juventud también practicó balonmano y voleibol.

Pero reconoce que esa mala fama de los comienzos era culpa de ellas, pues entre sus colegas “muchas tomaban trago después de los partidos. Yo sí salía volada para la casa, pero otras se quedaban y había indisciplina”.

Margarita, con voz pausada, expresa que ella fue una niña privilegiada, así como les sucedió a Luz Estela Zapata y Liliana Zapata, otras dos referentes de la época, porque encontraron apoyo de algunos miembros de la familia.

La Profe, o Márgara –así la llaman sus amigos cercanos– relata que en su hogar nunca encontró barreras para practicar fútbol. “Solo unos vecinos me trataban mal cuando me veían jugando con hombres en el barrio La América, cerca de El Danubio, donde crecí”.

El paso del tiempo

Sus actuaciones, como las de muchas paisas que, aferradas a sus convicciones, desafiaron las críticas y cambiaron paradigmas, quedaron en las anécdotas de los torneos barriales y en los partidos amistosos de los fines de semana durante la década del 80.

De los equipos que más recuerda menciona a Masajes Apolo, patrocinado por Hernando Hernández, un mensajista al que le faltaban las dos piernas. Y Bodegas El Cid, orientado por el cantante Tony del Mar.

Cuando empezaron los 90, la Liga Antioqueña de Fútbol, después de muchos ruegos, abrió un espacio para un campeonato femenino, que representó el despegue definitivo de “esta revolución”.

Martínez estaba de salida como jugadora y “la picó el bicho” de la dirección técnica. Armó sus equipos y, con la Escuela Metropolitana, Envigado y Papas Margarita reinó por varios años. Con orgullo señala que ganó 14 títulos.

Esos logros hicieron que el dirigente Arturo Bustamante (q.e.p.d.) le echara el ojo y en 1993 le entregó la Selección Antioquia para ir al Campeonato Nacional. En la primera edición del certamen organizado por la Difútbol, en 1991, el conjunto orientado por Marta Restrepo y Tony del Mar había fracasado ante Valle y al año siguiente, cuenta La Profe, no viajó a Granada, Meta, por falta de presupuesto.

“Me dieron muchas tareas en la Liga y junto a Óscar López (coordinador deportivo q.e.p.d.), dirigíamos todo lo que fuera de las mujeres”. Esa confianza le alcanzó para enrutar a sus jugadoras a ganar el Nacional en 1995, 1998 y 2000, impulsar la competencia regional en todas las categorías y convertirse en un ejemplo para muchas generaciones.

Vistió la camiseta tricolor en el Sudamericano de Mar del Plata, Argentina, como asistente del técnico Juan Carlos Gutiérrez, en la primera participación internacional de Colombia, en 1998.

Una pionera que, a pesar del paso del tiempo, sigue aportando con tesón y optimismo a la historia del fútbol femenino antioqueño que retrata su vida deportiva.

Contexto de la Noticia

Amiga del deporte y la academia Margarita Martínez (Entrenadora)

Además de haber sido una “10” de calidad, como ella misma se define, estudió Tecnología en Deportes en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid e hizo la licenciatura de Educación Física en la Universidad Católica de Oriente. También estudió Gerontología.

Participante activa en todos los seminarios de Ascenfútbol y Acord Antioquia. Tres veces campeona con Antioquia y con múltiples logros en la Liga departamental, hoy en día dirige su club Marmar, proyecto social y deportivo.

ANTECEDENTES La incursión de los colegios

Uno de los potenciales que tiene este deporte son las instituciones educativas que, sin embargo, no han dado el paso definitivo para surtir los seleccionados departamentales, como lo afirma el dirigente William Montoya, del club Molino Viejo.

En la década del 2000, por la influencia norteamericana y europea y por el mensaje de Margarita Martínez y Liliana Zapata, algunos colegios privados, como el Marymount, el Montesori y el Columus School abrieron las puertas a esta especialidad con mayor notoriedad. Un fruto de ese proceso es Isabella Echeverri, una líder del balompié.

Wilson Díaz Sánchez

Comunicador social periodista de la U. de A. Sigo el fútbol profesional y aficionado, la gimnasia, el voleibol y las otras disciplinas del ciclo olímpico. Redactor de El Colombiano

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1