<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Mala hora del fútbol antioqueño

  • Para el clásico del 27 de abril, Nacional y Medellín podrían llegar sin opción de clasificar. FOTO juan sánchez
    Para el clásico del 27 de abril, Nacional y Medellín podrían llegar sin opción de clasificar. FOTO juan sánchez
  • Mala hora del fútbol antioqueño
  • Mala hora del fútbol antioqueño
  • Mala hora del fútbol antioqueño
  • Mala hora del fútbol antioqueño
Por juan felipe zuleta valencia y luz élida molina marín | Publicado el 02 de abril de 2019

Es cierto que el hecho de que los cuatro equipos antioqueños estén por fuera de las finales de la Liga responde a situaciones y contextos diferentes, solo que el unánime mal momento de las escuadras menoscaba la tradición del fútbol local que se acostumbró a estar presente en finales y disputando los títulos.

Porque si bien Nacional y Medellín son las caras de la tradición y el éxito, Rionegro, desde su ascenso a primera, supo hacer uso de sus recursos para ser un equipo competitivo. No en vano desde 2012 logró ocho clasificaciones de 14 posibles a pesar de tener nóminas modestas en relación con clubes con mayor capacidad económica y tradición en el rentado nacional.

En cuanto a Envigado, está próximo a sumar un nuevo intento fallido de retornar a fases de definición del torneo, tal como se acostumbró a hacerlo durante la primera década de los torneos cortos.

Desde 2015 el cuadro naranja no clasifica a las finales. Son más de tres años en los que las campañas irregulares, como en el Finalización 2016 en el que se quedó fuera de los ocho por un gol, o temporadas decididamente malas en las que no pudo zafarse de punta a punta de los últimos puestos de la clasificación.

Y si bien el objetivo como institución nunca ha sido luchar por títulos, la exclusión de los sitiales importantes le ha privado mostrar jugadores prometedores en la misma forma y proporción como lo hizo durante varios años y le permitió ser un club con una vocación clara y exitosa. Los grandes perjudicados son los hinchas que les toca ver las emociones del torneo desde una fría distancia.

Contexto de la Noticia

en nacional se extinguió la huella

De los habituales titulares de Nacional este semestre solo Daniel Bocanegra (217), Helibelton Palacios (60) y Vladimir Hernández (58) superan los 50 juegos con el equipo verde. Aldo Leao, quien solo ha sumado minutos, tiene 217 partidos en el cuadro verdolaga. Por lo demás, Paulo Autuori cuenta con un plantel en el que la mayoría aún no llega a los 20 partidos con el equipo. Esto explica, en buena medida, la incapacidad para imponerse en escenarios de mediana o alta complejidad, como clásicos, los partidos por Libertadores o cualquier encuentro de local en el que la presión de la hinchada arrecia.

Nacional es, en definitiva, un conjunto inexperto y de poco rodaje, que la directiva intenta potenciar con la sabiduría del técnico brasileño. De hecho, el presidente Juan David Pérez expresó en diálogo a Múnera Eastman que el proceso sigue firme: “No podemos caer en el juego de cambiar de técnico de cada seis meses”, expresó.

Y aseguró que ya está pensando en cómo armar el plantel para el segundo semestre y dotarlo de mejores herramientas para superar situaciones como las lesiones simultáneas que lo afectan actualmente. Lo cierto es que, a pesar de la impotencia de la hinchada, es contraproducente valorar este elenco con base en lo que lograron nóminas anteriores. La jerarquía que logró la institución en otro momento no es permutable, porque este grupo, formado en gran medida por juveniles, con el aporte de varios hombres de experiencia, está en fase de “quemar” etapas. No hay que olvidar que de todos los jugadores que han visto actividad este semestre hay 19 que jamás han sido campeones, lo cual es elemental teniendo en cuenta que el 43 por ciento de los futbolistas de la nómina apenas comenzó de lleno en el profesionalismo hace cinco meses. Este es el panorama que le resta a Nacional para clasificar a los ocho. Se ilustra la estadística de los últimos cinco juegos ante cada rival y condición a modo de referencia.

Partidos de local: Alianza Petrolera (5 victorias), Patriotas (4V, 1E), DIM (3V, 1E, 1D), América (4V y una derrota que data de 2009) y Santa Fe (3V y 2D).

De visitante: Junior (3E y 2D), Águilas (3V y 2E), Envigado (3V y 2E).

medellín no cualificó su nómina

De la mano de Octavio Zambrano, DIM se acostumbró a ser reactivo, presto a afrontar contingencias pero no a prevenirlas.

El semestre pasado el cuadro rojo remontó un inicio de campaña adverso para meterse a los ocho y disputar la final. Este semestre, tras un comienzo similar al anterior, mostró signos de mejoría entre la fecha 7 y la 11, pero nuevamente afronta la realidad en la tabla y dudas en su desempeño.

Del semestre anterior salieron 12 jugadores, todos, salvo Juan Fernando Caicedo, por no cumplir con las expectativas.

Este año llegaron 13 futbolistas de los cuales solo Héctor Urrego (por lesión de Hernán Pertuz) y Diego Arias son titulares. Los demás rotan en la nómina entre altas y bajas en su desempeño.

De ahí que a pesar de darle continuidad al cuerpo técnico y sus conceptos, la hinchada roja no perciba una evolución en su elenco. DIM carece de intérpretes y en ese vaivén de rendimiento individual e inestabilidad colectiva lo único constante es la producción goleadora de Germán Cano, y en un segundo escalón el aporte de Andrés Ricaurte.

De las razones por las cuales Medellín no cualificó su nómina para superar lo hecho en 2018-2, la directiva roja adujo dificultades en el mercado. Con la venia del cuerpo técnico llegaron jugadores que no han aportado las soluciones técnicas y tácticas que requería el conjunto: seguridad defensiva, recuperación y distribución en el mediocampo, creación, desequilibrio por los costados y complemento ofensivo para Cano.

En consecuencia, no solo se han puesto en riesgo los objetivos deportivos sino institucionales, pues el ideal de insertar canteranos a la competencia paulatinamente y así enriquecer los valores del club, no ha sido posible y, por el contrario, la búsqueda de soluciones ha llevado a exponer a varios canteranos y a endilgarles la responsabilidad de ofrecer cambios sustanciales. Este es el escenario con el que se encontrará DIM en el tramo final:

Partidos de local: Caldas (2V, 2E y 1D), Bucaramanga (4V y 1D), Jaguares (2V y 2E) y Huila (4V y 1E).

De visitante: Pasto (1V, 2E y 2D), Nacional (1DM 1E y 3D), Alianza (2V, 2E y 1D) y Tolima (3V y 2D).

juventud, arma de doble filo naranja

“Siempre mis jugadores se dan al máximo en la cancha, sé que todos entregan lo mejor y no escatiman una gota de sudor en el campo. Pero es un grupo muy joven y a veces ese ímpetu nos juega malas pasadas, porque no sabemos concluir una acción o manejar algunos momentos de los partidos. Trabajamos en semana, pero son ellos, los jugadores, quienes en caliente tienen que tomar las decisiones en el campo y eso a veces nos ha costado”. Así resumió Eduardo Lara Lozano a su equipo tras el empate ante Santa Fe.

Una radiografía que deja al descubierto eso que plasma el cuadro naranja en la cancha: ganas, sacrificio, talento y vehemencia a un ritmo desenfrenado.

Esas características, unidas a la presión que tiene el grupo por estar en zona de peligro en la tabla del descenso, han llevado a que el equipo pierda puntos vitales en casa.

Envigado logró estar entre los ocho en las fechas 9 y 10, pero en el Polideportivo Sur resignó partidos que eran claves para mantenerse en una buena posición; empató 0-0 ante Santa Fe, 1-1 frente a Rionegro y 0-0 con Patriotas, resultados que lo llevaron a sumar 3 de 9 puntos posibles.

En general el rendimiento del cuadro naranja es de 41.6% con 3 victorias, 6 empates y 3 derrotas.

Este miércoles tendrá de nuevo una opción de oro cuando se mida de local ante Bucaramanga, rival directo en el descenso. Esos tres puntos son obligatorios para seguir con la aspiración de volver a estar en zona de clasificación. Actualmente, el elenco naranja tiene 15 puntos, a 3 del octavo, para asegurarse entre los clasificados le harían falta 15 puntos, por lo cual tendría que ganar todos sus partidos en casa. Con 12 goles a favor y 12 en contra, el cuadro que dirige Lara tiene un promedio muy bajo de gol a favor, uno por fecha, y por ello es una de las tareas pendientes. Aquí, lo que le resta:

Partidos de local: Bucaramanga (1V y 3E), Huila (2V, 1E y 2D), Unión (no se enfrentan desde hace 15 años) y Nacional (2E y 3D).

Visitante: Caldas (2E y 3D), Jaguares (2v Y 3D), Equidad (2v, 1E y 3D) y Cali (1V, 2E y 2D). Panorama: necesita eficacia: registra un promedio de 10 remates a gol por juego.

falta de gol, el pecado de rionegro

El cuadro antioqueño arrancó el semestre con 12 cambios en su nómina, lo que ha impedido que el grupo se compacte y alcance los resultados que logró en el Finalización 2018, cuando clasificó entre los ocho y ganó cupo para la Copa Sudamericana.

Tanto al extécnico Jorge Luis Bernal, como a Sergio “Jeringa” Guzmán, quien fue encargado (2 partidos) y el paraguayo Ever Hugo Almeida, quien llegó hace tres semanas, les ha costado consolidar el equipo.

Eso, unido a la pobre producción ofensiva, (suma 9 goles en 12 juegos, para un promedio de 0,75%,), imposibilitan al onceno del Oriente antioqueño a recuperar el tono competitivo de otras temporadas. El único valor a destacar en ofensiva es Jáder Obrian, quien ha marcado 5 de los 9 goles que registra el club en la actual temporada, y es de paso el único refuerzo con peso dentro del esquema.

Individualmente también destaca el lateral Daniel Muñoz, quien ha sido incluido por la Dimayor entre la nómina ideal fecha tras fecha. Pero a pesar de su buena presencia, Rionegro es, junto a Jaguares y Huila, los equipos con más goles en contra: 20 y 21 respectivamente. “Hemos trabajado en la recuperación de la confianza del grupo, y en trabajos específicos para corregir los errores que se han cometido en los juegos, pues contamos con jugadores talentosos y comprometidos con mejorar el nivel”, dijo en rueda de prensa el técnico Almeida.

De local: Huila (4V y 1E), Unión (primer duelo en la A), Nacional (2E y 3D) y Pasto (3V y 2D).

Visitante: Jaguares (1E y 3D), Equidad (3V, 1E y 1D), Cali (1E y 4D) y Millonarios (2E y 3D) Panorama: las estadísticas del cuadro paisa están en saldo rojo, su rendimiento general es del 19 % con una sola victoria, siete derrotas y cuatro empates. De ahí que la mejor ubicación en la tabla en la presente temporada sea el puesto 16 que registró en la fecha 5, pues en las demás apareció entre el último lugar (ocho fechas) y las casillas 19, 18 y 17. Hoy se medirá en casa, por la fecha 13, ante Huila, rival directo en el descenso. Tendrá la ausencia del arquero David Valencia, por lesión muscular. Otras novedades serían el regreso a la titular de Álvaro Angulo y David Contreras.

Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS