<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
“Tras espionaje está generación del 70”
POR JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 04 de febrero de 2014
Un grupo de altos mandos militares conocidos como la "generación de los 70", entre los que hay coroneles y generales, son los que orquestaron la pequeña oficina que, desde un local en Bogotá, adelantó supuestas labores de espionaje a Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo y Alejandro Éder, integrantes del equipo negociador con las Farc, en La Habana, aseguró un alto oficial de Inteligencia que dialogó con este diario.

Sería un grupo de 10 personas que estarían haciendo presión al presidente Juan Manuel Santos para que se cambien las reglas del proceso de paz que se adelanta con las Farc o, en su defecto, se termine con los diálogos.

Este oficial reveló que por lo menos 70 generales en retiro tienen reuniones periódicas con herramientas tecnológicas, con el responsable de esta oficina, un general (r) que se encuentra fuera del país, y que mientras estuvo en la Fuerza Pública, fue de los más acérrimos enemigos del proceso de paz con la guerrilla.

"Esa oficina no funcionaba hacía poco. El grupo fue creado durante la comandancia del general Mantilla", precisó el oficial de inteligencia quien además aseveró que Mantilla Sanmiguel salió del Ejército porque su cabeza fue pedida desde La Habana, Cuba.

Además, detalló que el alto oficial "fue coordinado por un amigo que estuvo allá, de apellido Ramírez y fue el duro de inteligencia".

No es la única en el país
Datos entregados por la fuente oficial advierten que la oficina descubierta en Bogotá no fue la única del país. Otra que se dedicó a estas tareas de espionaje fue encubierta en una habitación de un lujoso y céntrico hotel bogotano, "desde donde se realizaron escuchas".

Relató el oficial de inteligencia que hay oficinas de estas en las distintas ciudades capitales. "Por ejemplo, allá donde usted está (Medellín) hay una y esa es la más moderna de todas".

Luego del allanamiento de la oficina de interceptaciones de Bogotá hace 10 días (donde hubo una captura de un capitán y dos cabos), las autoridades pudieron establecer que los programas usados para realizar las interceptaciones de correos electrónicos, de mensajes de texto y de otro tipo de comunicaciones, fueron adquiridos en Miami (E.U.) y en Panamá.

"Estos programas fueron adquiridos de manera legal y entraron al país por personas que están vinculadas a estas oficinas. Haremos el rastreo", dijeron fuentes de la Fiscalía.

En esa acción judicial, se encontraron 26 computadores y algunos libros sobre cómo realizar chuzadas, los cuales fueron incautados hace más de una semana en un operativo realizado al local en Bogotá por miembros del CTI.

Los objetos incautados se encontraban camuflados detrás de una puerta falsa. Según la Fiscalía, "los computadores estaban organizados en mesas, tipo café internet.

El alto oficial de inteligencia aseguró que varias de estas oficinas se han convertido en mercenarias de la información, "pues se venden al mejor postor. A cambio de dinero realizan tareas de espionaje que van a parar a otros objetivos no tan santos".

Santos pidió investigar
Tras conocer la denuncia de las interceptaciones, el presidente Juan Manuel Santos solicitó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y a la cúpula militar, investigar quiénes son los responsables tras las intervenciones presuntamente realizadas por miembros de Inteligencia del Ejército. "No es aceptable que la inteligencia se haga contra los ciudadanos legítimos, contra la oposición política, y menos contra funcionarios del propio Estado", dijo Santos, y expresó que tras estas intervenciones hay "fuerzas oscuras", que están en contra del proceso de paz con las guerrillas.

El Jefe de Estado dio instrucciones precisas para que se adelanten las investigaciones de forma rápida, y que se aclare por qué si la Fiscalía realizó el allanamiento hace diez días, apenas viene a conocerse el resultado.

"Estas "fuerzas oscuras" están tratando de sabotear el proceso de paz, necesitamos saber si tienen contactos internos (en las Fuerzas Armadas). Eso quiero que lo investigue a fondo", dijo Santos.

La petición del presidente sobre la investigación será asumida por el fiscal general de la nación, Eduardo Montealegre, cuyas primeras pesquisas ya se encuentran en el despacho del funcionario.

Fuentes oficiales informaron a este diario que ayer hubo reuniones del alto Gobierno con la Cúpula Militar y otras Fuerzas del Estado, por lo que se presume se daría el remezón de los comandantes del Ejército. Al final del día, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, informó que se tomaron decisiones, entre estas el relevo de dos cargos de comandantes militares (uno, el de Inteligencia), y la apertura de dos investigaciones: una, por la Justicia Penal Militar; y la segunda, la que asumirá Montelagre para establecer los responsables de otro escándalo de "chuzadas" en el país.