<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Bolsonaro: el negacionista de la pandemia que ahora tiene covid

Aún diagnosticado con la enfermedad, no usa tapabocas. Estuvo de fiesta con sus ministros el pasado sábado 4 de julio.

  • Tras anunciar que dio positivo para coronavirus, el presidente de Brasil se retiró el tapabocas en una rueda de prensa. FOTO afp
    Tras anunciar que dio positivo para coronavirus, el presidente de Brasil se retiró el tapabocas en una rueda de prensa. FOTO afp
Image
JULIANA GIL GUTIÉRREZ | Publicado el 08 de julio de 2020
Infográfico

Minutos después de confirmar que dio positivo para coronavirus, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro se quitó su tapabocas en plena rueda de prensa para cerrar las declaraciones en las que anunciaba que él es uno de los cerca de 1,6 millones de brasileños que se contagiaron.

A pesar de estar infectado y pasar el día en un hospital militar con mal estar y fiebre de 38 grados, sigue creyendo que las medidas sobre la enfermedad son una exageración. Es más, prometió seguir en sus funciones y tuvo contacto con más personas después del diagnóstico, cuando la sugerencia que hace la Organización Mundial de la Salud es aislarse.

Su historia con el coronavirus comenzó a finales de febrero y sumó más capítulos conforme avanzaba la pandemia en Brasil, que en la actualidad es el segundo país con más contagios y también ocupa el segundo eslabón en la lamentable lista de decesos, con 65.487 muertes y sumando.

Y es que cuando llegó la pandemia, mientras el planeta se confinaba, él lanzó a su gente a la calle. Bien lo dejó claro desde mazo, cuando apenas aparecían los primeros brotes. “¿Van a morir algunos? Van a morir, lo siento. Esta es la vida, esta es la realidad”, aseguró.

Lea tambien: El Messías que conduce Brasil entre disputas e irreverencias

En ese tiempo las fronteras internacionales se cerraban y él, con su comitiva presidencial, zarpó rumbo a Estados Unidos para reunirse con su par Donald Trump a mediados de marzo en la Casa Blanca. Pocas naciones tenían sus vuelos habilitados para entonces, como medida de prevención, pero el mandatario brasileño insistió en su viaje y se reunió con el republicano en el Despacho Oval.

Y de esa travesía en tiempos de cuarentena llegó el primer contagio en su equipo de Gobierno, un asistente que estuvo en la misma oficina que los dos presidentes y sus respectivos embajadores. A Jair Messías Bolsonaro, sí, Messías, el nombre con el que se rebautizó después de ganar las elecciones, le hicieron su primera prueba, pero salió negativa.

Siguió tranquilo. Al fin de cuentas, para él la pandemia es “una gripita”. Ese resultado le dio alas. La enfermedad escaló, su epicentro pasó de Europa a América y Brasil fue ascendiendo escaños en una carrera que muchos gobiernos no quieren ganar: ser los que más contagios tienen entre sus ciudadanos. Superó a China, España e Italia, también al Reino Unido y hasta a Rusia hasta colocarse en ese puesto que hoy ocupa su nación.

En abril una periodista le preguntó sobre los decesos por la enfermedad, que en ese momento superaban los 5.000, pero su respuesta fue indiferente. “¿Y qué? Lo siento. ¿Qué quiere que haga? Soy Mesías, pero no hago milagros”, dijo.

Puede leer: Brasil y el interrogante sobre datos de la covid

Disputas de Bolsonaro por el covid

No quiso escuchar. A su primer ministro de Salud, el médico Luiz Henrique Mandetta, lo destituyó el 16 de marzo. Mientras él pedía aislamiento, el mandatario insistía en salir. Llegó otro doctor al cargo, Nelson Teich, pero no duró ni un mes en la cartera. Su frase de despedida fue que “es difícil conciliar la ciencia con la visión del Ejecutivo”.

Ya luego desde el Palácio do Planalto anunciaron al empresario Carlos Wizard como próximo ministro, pero este dijo que cambiaría la forma de medir los datos de los casos del covid. De cuenta de esas afirmaciones llegaron críticas desde los medios y no alcanzó ni a juramentarse.

Entonces, el presidente hizo lo suyo: nombrar a un militar sin experiencia como ministro. Así el general Eduardo Pazuello terminó a cargo de la cartera encargada del bienestar ciudadano en medio de una pandemia y su primera decisión fue destituir al equipo de asesores técnicos del departamento, para nombrar a nuevos uniformados, como el coronel Antônio Elcio Franco.

“Bolsonaro no gobierna solo, sino basado en los militares que son casi mayoría en su gabinete y con consejos de su gurú Olavo de Carvalho, un astrólogo que representa el ala del oscurantismo negacionista que también lo llevó al poder. Han acompañado sus decisiones respecto al coronavirus y el ministro actual hace todo lo que quiere el presidente”, afirma la investigadora de Flacso, Cristina Gomes.

Gomes también es especialista en Salud Pública de la Escuela Nacional de Salud Pública de la Fundación Oswaldo Cruz y apunta que el manejo de la pandemia es uno de los aspectos que han afectado la popularidad del presidente. La encuesta de la firma Dataholfa de junio indicó que solo el 32 % de los ciudadanos aprueba su gestión, mientras el 44 % la desaprueba y el restante la califican como “regular”.

Le puede interesar: La prepotencia ante la pandemia

Otro estudio de la misma firma publicado hace dos semanas señaló que el 65 % considera que la covid está empeorando. Aún así, el mandatario insiste en abrir todas las escuelas e incluyó a los gimnasio, peluquerías y otros establecimientos que no son de primera necesidad en la lista de actividades esenciales para presionar a mantener su apertura en los estados que, de manera unilateral, optaron por declarar la cuarentena, como São Paulo.

Y ese ha sido otro de sus frentes de batalla: discutir con las autoridades locales que toman las medidas que la Organización Mundial de la Salud sugiere, una instancia internacional de la que el gobierno ya amenazó con retirarse.

La internacionalista de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales, Carolina Silva, explica que “los problemas del gobierno en términos políticos están involucrados con cuestiones ideológicas y disputas internas entre distintos grupos que componen su coalición de base”, una imagen en caída a la que se suman el escándalo de corrupción de uno de sus hijos y la economía.

Desde hace unos tres meses y todos los domingos, Bolsonaro acompaña marchas en Brasilia contra la cuarentena. En ellas abraza a sus seguidores, se toma fotografías y lanza pullas contra las cortes. Siempre asistía sin tapabocas, porque está convencido de que “no hay motivo para el pánico”, hasta que una Corte lo obligó a portarlo en público.

Pero ayer desobedeció a los jueces y se retiró la barrera de protección cuando ya estaba confirmado su contagio del coronavirus, una pandemia que le juega una mala pasada a su salud después de que estuvo convencido de que su pasado de atleta no lo dejaría enfermarse .

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección