<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Rusia y Occidente bloquean medios de información para controlar el relato de la guerra

La guerra en Ucrania no solo se libra sobre el terreno, sino también en Internet.

  • Imagen ilustrativa de medios de comunicación rusos. FOTO GETTY
    Imagen ilustrativa de medios de comunicación rusos. FOTO GETTY
Por MANUEL DAVID VILLEGAS SIERRA | Publicado el 10 de marzo de 2022

Los medios escandinavos comenzaron a traducir sus noticias al ruso para contrarrestar la desinformación que hay sobre la guerra en Ucrania. La medida comenzó desde este jueves y se da después de que el parlamento ruso aprobó una ley que condena con hasta 15 años de prisión a la persona que divulgue “noticias falsas” sobre la guerra con Ucrania, el pasado 4 de marzo.

Esta ley fue impulsada por el propio Vladimir Putin, porque la guerra ruso-ucraniana también se libra en internet. Esta ley viola a tal punto la libertad de prensa, que la BBC decidió suspender el cubrimiento desde el terreno (Rusia) hasta entender el alcancé de la norma.

El presidente de la Duma, Viacheslav Volodin justificó la medida al afirmar que la intención es castigar a todos aquellos que mintieron con el propósito de desacreditar a las fuerzas armadas rusas. Putin enfatizó en que si los medios de comunicación, que operan en Rusia, quieren informar sobre el conflicto con Ucrania, envés de invasión, deben referirse a la intervención en Ucrania, utilizando la expresión “operación militar especial” y que el propósito de Rusia es “desmilitarizar” y “desnazificar” a Ucrania, detener la expansión de la OTAN y no apoderarse de la región del Donbass (Donetsk y Lugansk).

El propósito del Estado ruso es que sus ciudadanos consideren que las operaciones rusas son de pequeña escala y netamente defensivas. Con esto en mente, ha censurado a medios occidentales como: DW, CNN, BBC, La voz de América, Radio Free Europe/Radio Liberty, Meduza y medios rusos independientes como Dozhd.

También, según Amnistía Internacional censuró periodistas rusos críticos con gobierno: el presentador de televisión Ivan Urgant y la respetada periodista Elena Chernenko, y solo permite a la población informarse sobre lo que está pasando en Ucrania a través de medios alineados con el discurso del Kremlin: RT y Sputnik.

Además de la censura a medios y periodistas no alineados con su discurso, el Estado ruso tomó dos medidas más. La primera, bloquear el acceso en Rusia a Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, afectando a una gran parte de la población del país.

Pero la desconexión se da desde ambos bandos porque esas plataformas ya estaban señalando como posible información falsa las publicaciones que contaban el relato ruso de la guerra. Según la base de datos Statista, Facebook lo utiliza el 37% de los rusos encuestados, Youtube el 68%, Instagram el 59% y Twitter el 14%.

La segunda medida, según ordenó el Ministerio ruso de Desarrollo Digital, Comunicaciones y prensa, será desconectar su sistema de internet de la red global. La ONG Internet Society, por medio de su director David Frautschy, denunció estas medidas al afirmar: “La verdad es que lo único que hay aquí es el deseo de controlar la información, de controlar lo que la gente piensa y lo que la gente comparte, y esto es una idea aterradora”.

Sin embargo, Rusia defiende su decisión, comparándose con China, un país con barreras digitales más amplias que cercó el acceso a servidores de internet occidentales. Rusia tomó estas medidas en respuesta a la Unión Europea, que decidió censurar a los medios rusos Rusia Today y Sputnik. Medios alineados con el gobierno ruso, por lo tanto, cuentan una versión sobre la guerra en territorio ucraniano, contraria a la de los medios occidentales.

El bando ucraniano está publicando información que a los expertos les generan dudas porque el ejército de ese país tiene una menor capacidad operativa que el ejército ruso. Una de estas posibles hazañas es la historia de “el Fantasma de Kiev”. Esta historia narra que en los primeros días de la guerra, un piloto se convirtió en el primer héroe de guerra, al derribar, él solo, varios cazas rusos.

El Servicio de Seguridad de Ucrania, la principal agencia de seguridad del país, publicó la proeza en su cuenta oficial de Telegram, que cuenta con más de 700.000 seguidores. Ha sido compartida, a través de las redes por millones de personas. No obstante, el material difundido en redes sociales, no está cien por ciento verificado y podría tratarse de un mito urbano para subir la moral de los soldados.

La guerra mediática no es algo nuevo, en un conflicto cada bando participante tiene la necesidad de exaltar y justificar sus acciones y de desacreditar las del contrincante. Un ejemplo de ello era la Alemania nazi por medio de su ministro de propaganda Joseph Goebbels. Por lo tanto, surgen dos preguntas: ¿Por qué se da el fenómeno de la censura en tiempos de conflicto? Y ¿quiénes son los más perjudicados cuando se restringe la circulación de información?

En diálogo con EL COLOMBIANO, el internacionalista y docente de Ciencias Políticas de la UPB, Nicolás Beckmann, planteó que la censura en tiempo de guerra “es bastante evidente, es un esfuerzo por controlar la opinión de las personas en un escenario en el que habrá sufrimiento, sangre, escasez, entonces cada parte en ese conflicto intenta controlar hasta cierto punto su población y también cómo la propia gente y la de otros países opinan sobre la guerra y el avance militar en ese conflicto. No les conviene tener una oposición muy fuerte a nivel interno”, expuso el académico.

En ese sentido, Beckmann apuntó que “los más perjudicados con esta censura son quienes buscan informarse a través de medios informativos, jóvenes que busca información en internet, que tratan de evaluar una información que llega a través de los medios oficiales. Ese tipo de personas son las que se ven más perjudicadas. Los que buscan información que contradice con lo que plantea el propio gobierno. El cierre de canales de televisión tanto rusos como internacionales perjudica el debate, la opinión pública y a todas las personas que no necesariamente creen en la narrativa rusa sobre el conflicto”.

La censura de los medios de comunicación es una práctica común durante una guerra, sobre todo cuando se enfrentan dos o más bandos y cada uno tiene visiones de mundo e intereses geopolíticos diferentes (en este caso Rusia y EE.UU. y sus aliados), porque existe una falta de voluntad de entender cómo piensa el otro.

Manuel David Villegas Sierra

Historiador de la UPB. Me encanta la historia poco conocida en occidente: Asia, África y Oceanía para entender las diferentes culturas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección