<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Se incendió la casa del árbol en Medellín

En la noche de este domingo, circularon videos en redes sociales en las que se muestra como ardió la casa construida en la copa de un árbol.

  • Así se vio en la noche de este domingo el incendio de la casa del árbol, cercana a la autopista Sur. FOTO Cortesía Denuncias Antioquia
    Así se vio en la noche de este domingo el incendio de la casa del árbol, cercana a la autopista Sur. FOTO Cortesía Denuncias Antioquia
26 de marzo de 2023
bookmark

La casa de Juan Carlos Quintero, un habitante de Medellín de 38 años, no era común. Se trataba de una humilde vivienda construida sobre la copa de un árbol, a orillas de la autopista Sur, que se incendió en la noche de este domingo.

Entérese: Incendio en Belén Aguas Frías dejó una mujer herida y una vivienda en pérdida total

Diversas personas que se desplazaban por esta arteria vial, cerca al cerro Nutibara, difundieron videos para lamentar la situación.

El Dagrd informó que unidades de Bomberos Medellín se hicieron presentes en el lugar, carrera 62 con calle 33, y lograron controlar el incendio.

Lea también: Choque de tres buses en Robledo dejó nueve heridos, entre ellos una embarazada

Agregó que según informe de Policía Nacional, la persona que la habitaba se había retirado del lugar y que en el hecho no se presentan personas lesionadas. Aún se desconocen las causas del incendio.

EL COLOMBIANO, en su edición de octubre de 2021, registró esta historia. Entonces, hacía más de un año que Juan Carlos Quintero había decidido instalar su “apartamento” sostenido por las ramas de un árbol a un costado de la Autopista Sur. “Es una “vivienda” de no más tres metros en la que tiene cama, baño, cocina y los elementos necesarios para vivir sin sufrir de frío, calor o chuparse aguaceros”.

Se agregó en la publicación que Juan cuidaba carros, pero que la pandemia acabó con su labor y por ello decidió refugiarse en su nido, al que subía por unas escalas que él mismo instaló.

“Desde allí divisa la ciudad, el río, los carros que pasan y escucha el canto de las aves que llegan. Es feliz, al fin de cuentas, y dice que no le hace mal a nadie”, dijo Juan en 2021 a EL COLOMBIANO.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD